Tarefas dos BioNautas (A viña de Pesqueiras)

Podedes extraer máis información na nosa WEB: www.seminariodelugo.org

Entre as tarefas que máis nos molan está a de traballar nunha viña da Ribeira Sacra con moita ilusión desde hai catro anos. Os bacelos novos xa darán uva este ano.

As muras (en castelán dise «bancales») permiten unha insolación ideal ademáis de soportar o escaso solo fértil en fortes pendentes, que doutro xeito desaparecerían pola erosión da escorrentía e polas tarefas agrícolas.

A viña está na aldea de Pesqueiras, frente ó encoro de Belesar, preto de Chantada. O entorno tamén resulta pintoresco pola riqueza natural e a beleza da paisaxe.

O río Furelos

O Furelos é un pequeno río galego da provincia coruñesa, que baña a Terra de Melide, afluente do Ulla, pola súa marxe dereita.

O río Furelos é unha corrente natural de auga que flúe con continuidade pola comarca de Abeancos (Toques – Melide – Santiso). Este río posúe un caudal rara vez constante o longo do ano, e desemboca no Ulla, sendo o seu afluente principal. Un río está composto por varias partes básicas. Polo xeral, os ríos, especialmente os máis grandes, divídense en tres partes principais, de acordo coa súa capacidade erosiva e de transporte de sedimentos: curso superior, curso medio e curso inferior. No Furelos predomina o curso superior e só discorre paseniñamente nos seus derradeiros 4 km de percorrido.

O Furelos nace da confluencia de varios cursos de auga que baixan dos montes da serra do Careón, no concello de Toques, servindo as súas augas de linde entre ese concello e o de Melide, no que termina por entrar, pasando logo a facer linde entre Melide e o concello de Santiso, onde logo dun percorrido por terreo máis ou menos chairo de 26,2 km, únese ao Ulla, contribuíndo con un caudal de 6,63 m3/s. A súa cunca abranxe unha área de 151,6 km2.

O seu principal afluente (pola dereita) é o rego de Catasol.

O Furelos é un un río de réxime pluvial.

Hai dous pequenos encoros que aproveitan o seu curso para produción eléctrica, que son os de Portochao e Portodiz.

3×4 formas de llevar a la práctica la idea de las 3r

El nombre de 3r no es más que una abreviatura de reciclar, reutilizar y reducir. Si conseguimos entre todos que esto se cumpla, ayudaremos a minimizar los daños ambientales, evitar el uno innecesario de nuestros recursos naturales, etc.

Reciclar consiste en devolver los residuos a su ciclo productivo, para que puedan volver a ser utilizados como materia prima. Reutilizar consiste en alargar la vida de lo que podríamos considerar basura. Y finalmente, reducir consiste en realizar cambios en la vida cotidiana para generar una menor cantidad de residuos.

Individualmente, todos podemos ayudar a que esto se cumpla, a cuidar nuestro medioambiente sin tener que hacer un gran esfuerzo para ello, de las siguientes maneras:

Reciclar:

En casa, podemos separar la basura para luego tirar cada materia a su determinado contenedor: al contenedor azul tiraremos los papeles y cartones, las hueveras, etc. Al contenedor verde las botellas de vidrio (no de cristal), los frascos de conservas, etc. Al contenedor amarillo las latas, los aerosoles, los envases de plástico, los bricks, los envoltorios de aluminio o plástico, etc. Mientras que al contenedor de toda la vida los restos orgánicos.

Reutilizar:

Podemos reusar las hojas y cartulinas por los dos lados, los envases de plástico (por ejemplo las botellas de agua o de refrescos), las bolsas de la compra, comprar portaminas en vez de lápices (que aunque son un poco más caros, los podemos reutilizar y reducir al mismo tiempo el número de árboles cortados), los tarros para usarlos como maceteros, las latas de refrescos como lapiceros, etc.

Reducir:

Por ejemplo, si queremos reducir el consumo de agua, deberemos ducharnos en vez de bañarnos, cerrar el grifo mientras nos lavamos la cara o los dientes, etc. Si queremos reducir el número de plásticos desperdiciados podremos usar cestas, carritos o incluso bolsas de papel o tela en vez de las bolsas de plástico de la compra. Si lo que queremos es reducir el consumo de energía (por ejemplo electricidad), intentaremos al salir de una habitación dejar apagados los aparatos electrónicos (incluida la propia luz), no encender la luz de las escaleras si es de día y hay suficiente claridad, etc.