IVÁN FONTELA – Eu gasto moita auga

Eu, na miña casa, gasto moita auga porque me baño e bótoa por fora. E lavando os dentes non cerro a billa. Na miña casa gastamos moita auga pois temos moito tempo a billa aberta, tanto para lavar os dentes como lavar os pratos

A auga é un ben escaso: só o 0,2% da auga terrestre é potable e non se pode desperdiciar.

Para aforrar auga hai que cerrar todas as billas ben e, en vez de bañarse, hai que ducharse.

Nos países pobres coma os de África a auga é escasa e hai pouca potable e para conseguila teñen que percorrer varios quilómetros .

Nos pobos non hai depuradoras porque hai fontes ou teñen pozos e a auga e máis pura que a das cidades por que non trae cloro por iso sabe mellor.

A auga hai que conservala por que sen ela non poderiamos vivir porque as plantas non farían a fotosíntese e non producirían osíxeno, e nós non respirariamos nada.

Nas cidades teñen depuradoras potabilizadoras. Estas máquinas collen a auga do río limpa e vai para as casas da cidade.

Na cidade de Lugo tamén puxeron unha potabilizadora.

No verán, nalgúns sitios hai escaseza de auga porque non chove moito e nas casas non hai auga.

En Chantada, nas ribeiras, hai xente que para aforrar auga fixo o seguinte: no tellado puxeron unha canaleta que recolle a auga e vai a un tanque; logo pónselle unha tubería e despois, no sitio que queres que bote, pos unha chave. Por suposto esa auga non vale para beber.

Eu penso que é unha boa idea os que vivan no pobo que fixesen algo parecido.

Tamén era unha boa idea que en todas as fontes de auga potable puxeran chave de paso pois así non se perdería tanta auga.

Eu comprométome a usar mellor a auga, iso si, algunhas veces seguireime bañando.

DAVID MOURE – La historia del pez Martín

Érase una vez un pez, que vivía en el río Asma, vivía con su familia en la charca que toda la especie conocía como “remanso do peto”.

Era época de invierno, grandes heladas y agua tremendamente fría. El río había crecido más de lo habitual y sus aguas se desbordaban por los campos próximos al recorrido del río. Esta época, es época de bonanza para el pez Martín, pero poco a poco, pasa el invierno, el río disminuye su caudal y los propietarios de las fincas colindantes al transcurso del río, abonan estas con purines y compuestos para mejorar la calidad de los pastos; pero por la contra el pez Martín sufre las consecuencias de estas prácticas.

Este no es el único problema que padecen el pez Martín y sus familiares, los furtivos pescando con productos tóxicos ya han acabado con varios de sus familiares y en la época de pesca, los pescadores desalmados ya se han llevado a varios de sus hijos y sobrinos.

El pez martín está cansado de estas situaciones y está pensando en marcharse a una zona más tranquila y apartada del río, pero los problemas en esas zonas también existen ya que hay vertidos de fábricas y aguas residuales de casas unifamiliares.

La decisión está tomada y el pez Martín ha emprendido su camino hacía una zona más apartada del río, ha escogido un cascada en la que el agua está más depurada debido a la caída de la misma desde una altura de tres metros, es la llamada “fervenza do canizo”.

En la nueva casa del pez Martín, sus hijos se divierten mucho con las corrientes de agua y la velocidad de la misma, además su mujer está menos agobiada ya que tiene a sus hijos más ocupados jugando en la cascada. Pero no todo en la cascada es vida de rosas, el gran problemas en esas zonas son los pescadores, saben que los peces están en esa zona y en infinidad de veces se ve aparecer un anzuelo por inmediaciones, en el último año ha perdido a dos familiares en esta zona.

De todas formas el pez Martín tiene muy avisados a sus hijos para que tengan cuidado con los pescadores; pero Martín valora por encima de todo la pureza del agua y la calidad de vida que tiene en esta zona del río.