Vedra sigue dando ejemplo cuidando su entorno

La Brigada Ecológica Cativos Vedra sigue un paso por delante en responsabilidad medioambiental.

Como ya pudisteis ver en la primera actividad del curso, la EIM de Vedra está ubicada en una zona con especial abundancia de árboles autóctonos. Recordarás que en aquel momento se sentaron las bases de lo que se trabajaría durante el resto del curso en el proyecto Voz Natura, así que la llegada de la primavera supuso un momento perfecto para continuar la experiencia y comprobar la evolución de la Brigada Ecológica Cativos Vedra.

¿Qué será esto?

Como es habitual, la idea de las educadoras es que las actividades realizadas sean lo más motivadoras posible y a la vez tengan una repercusión directa en el medio, así que la idea de pasar toda una jornada por el entorno de la escuela supuso un acontecimiento para los mayores del centro.

Al llevar todo el curso trabajando los conceptos que iban a desarrollar durante la mañana, no fue necesario realizar ningún tipo de explicación especial más allá de definir lo que iban a hacer:

  1. Limpieza del entorno.
  2. Separación de residuos.
  3. Reforestación.
  4. Reutilización de residuos.
  5. Planteamiento de nuevas actividades relacionadas.

¡A plantar!

¿Y cómo iban a hacer todo esto en una mañana? Te preguntarás con razón, pero la respuesta es muy sencilla: teniendo un gran plan.

La brigada salió decidida a ver cómo se encontraba el entorno de la escuela después de llevar una temporada sin visitarlo, aprovechando además la gran cantidad de plantas y fauna autóctona para hacer de exploradores e intentar saberlo todo a cerca de todo lo que se iban encontrando.

Recuperando fuerzas.

De vez en cuando se encontraban algún tipo de residuo, así que lo recogían y lo depositaban en su bolsa correspondiente. Después, se hacían con alguno de los semilleros de especies autóctonas que habían hecho en el cole (castaños o carballos) y lo plantaban en el sitio donde hasta entonces había basura.

Como es lógico, a mitad de la jornada hubo que hacer un descanso para almorzar y recuperar energía, asegurándose al terminar de que quedaba todo perfectamente recogido. Cuando finalmente terminaron de dejar perfecto el entorno de la escuela, volvieron al cole con todo lo que habían encontrado, porque de ahí iban a surgir más actividades.

¿Esto sirve?

En primer lugar habría que examinar los residuos para saber si podían separar algo aprovechable para el taller de reciclaje de la próxima semana. Y por último tenían que analizar todo lo que habían hecho, pues al fin y al cabo tenían un montón de información nueva con la que podrían trabajar en adelante, para hacer un herbolario o ampliar su álbum de fotos de animales con los nuevos que se habían encontrado en la salida.

Y así es como una vez más la Brigada Ecológica Cativos Vedra nos ha dado un ejemplo de cómo podemos cuidar nuestro entorno y pasárnoslo en grande sin realizar prácticamente ningún esfuerzo.

Vedra aúna las fiestas de Carnaval y la Camelia

Llega febrero y en Vedra ya se trabajan las composiciones para la Jornada de Exaltación de la Camelia.

La Brigada Ecológica Cativos Vedra fue la encargada de iniciar este curso Voz Natura en el que nos estamos centrando en el cuidado de nuestros montes y demás espacios naturales.

Pegando pétalos.

Desde inicio de curso está llevando a cabo actividades de protección, recuperación y puesta en valor de la riqueza de sus montes, aunque en esta ocasión han querido hacer más hincapié en la conservación de su identidad y de las tradiciones aunando dos de las celebraciones más importantes de la zona: las Jornadas de Exaltación de la Camelia y el Carnaval con los Xenerais do Ulla.

Quién haya seguido el blog estos últimos años se acordará de la importancia de la camelia en Vedra y el espectacular trabajo realizado hace dos cursos. En todo caso, bastará con aclarar que es la fiesta más importante acerca de esta flor, conocida como “flor de invierno” o “flor de Galicia”. Y es que sin ser una planta autóctona, encuentra en Galicia las condiciones óptimas para su crecimiento, sorprendiendo a expertos de todo el mundo.

En estas jornadas participan asociaciones y particulares de todo el ayuntamiento de Vedra exponiendo una composición hecha con flores de camelia, además de programar contenidos culturales y ayudando a conservar tradiciones.

Por otra parte, los Xenerais da Ulla que ya se han podido ver otros años en nuestras redes sociales por sus visitas a la EIM Vedra. La primera documentación que se tiene sobre ellos corresponde a los años 70 del siglo XIX y son el eje del Carnaval tradicional del entorno de Santiago de Compostela y el resto de ayuntamientos de su comarca, además esta tradición se convirtió en Fiesta de Interés Turístico Gallego.

Solo falla que no se pueda vestir.

Los Xenerais van montados a caballo, disfrazados con vistosas vestimentas militares similares a las de aquella época, pero además incluyen adornos puramente carnavalescos que lucen también las monturas. Los atavíos, tanto de los Xenerais como de sus caballos, llaman la atención por su tradición, originalidad, colorido y grado de elaboración, lo que hace que tengan un gran valor.

Una vez explicados los dos elementos que dan título a esta entrada, ya solo falta saber qué se han inventado en la EIM Vedra para aunar ambas celebraciones. Y el resultado ha sido un tricorne, el sombrero característico de los Xerais, realizado con camelias.

Siguiendo la misma técnica empleada ya otros años, mientras los niños y niñas del centro desmenuzan las flores separando una a una sus hojas y pétalos, las educadoras recortan los patrones de la composición, esta vez en cartón. Cuando ya está todo preparado, es turno de pegar los pétalos siguiendo los patrones para completar la composición y brindarnos, una vez, un trabajo excelso.

Conozcamos a Pepe, el espantapájaros de Vedra

Pepe el espantapájaros de Vedra tiene una presencia imponente en el huerto, sobre todo cuando no le falta la cabeza.

Pepe tiene una gran presencia en el huerto, sobre todo cuando tiene cabeza.

Los niños y niñas de Vedra mantienen su huerto día a día porque saben que la tierra es fuente de vida y por ello no se debe descuidar. Estos días, para poder protegerlo de los pájaros que se llevan sus semillas y frutos han decidido elaborar un espantapájaros.

Para crearlo han necesitado ropa vieja, dos palos grandes y paja para hacer el cuerpo.

Los inicios de Pepe en Vedra

Los inicios de Pepe.

Con la ayuda de las educadoras los peques han colocado los dos palos sobre los que realizaron el muñeco, uno en horizontal para sujetar el torso y otro en vertical para mantenerlo de pie. Para hacer la parte de arriba, los peques han llenado de paja una camisa formando los brazos y la barriga, sujetando las mangas con un cordel para que no se caiga el relleno. Para las piernas han seguido el mismo procedimiento pero esta vez con un pantalón.

A continuación han creado la cabeza valiéndose de una bolsa de tela llena de paja a la que a continuación han pintado la cara. Además, un sombrero es el perfecto complemento que le ayudará a protegerse del sol.

Finalmente ya solo faltaba ponerle un nombre al más reciente ayudante del huerto de la escuela de Vedra, y en esta ocasión han decidido que Pepe era el nombre perfecto.

Fresas y camelias crecen en la escuela de Vedra

Parte de la brigada ecológica Cativos de Vedra en acción plantando una camelia.

Parte de la brigada ecológica Cativos de Vedra en acción plantando una camelia en el jardín de su escuela.

A estas alturas de curso los mayores de Vedra ya han trabajado muchos conceptos que con la llegada de la primavera podrán afianzar con divertidas actividades. Por ejemplo, conocer en profundidad una fruta como las fresas les permitirá volver directamente sobre temas como los colores o las texturas, e indirectamente sobre otros conceptos como el cambio de las estaciones o el crecimiento de las plantas.

Examen exhaustivo.

Examen exhaustivo.

Por eso las profes han decidido llevar fresas al cole y trabajar a fondo con ellas, logrando que su alumnado termine no solo identificándolas perfectamente, si no también estableciendo pautas para diferenciar unas frutas de otras en base al tamaño, olor, gusto…

¡A plantar la fresa!

¡A plantar la fresa!

Muchos de los niños y niñas del centro cultivan fresas en sus casas, por eso siendo una fruta tan familiar para ellos, especialmente ahora que también están en el mercado, sus educadoras han decidido plantarlas en la escuela. Para ello, han solicitado colaboración familiar aportando botellas de plástico, ya que de esta forma cada uno podrá ver perfectamente como evoluciona su planta desde la raíz a la flor, haciendo un seguimiento diario de su crecimiento.

Pero además, Vedra es especialmente conocida por su relación con la camelia, que crece en esta zona como en ninguna otra. Y precisamente por este detalle ha sido la planta escogida para que la brigada ecológica Cativos Vedra continúe el proyecto iniciado el curso pasado.

Después de un buen trabajo...

Tras un buen trabajo…

Nuevamente, el consistorio ha vuelto a colaborar donando las plantas y el terreno, programando la actividad y haciendo los agujeros en los que continuar la plantación, a la que nuestros pequeños héroes y heroínas han acudido acompañados de sus familias, por cierto siempre dispuestas, ¡gracias!

Aunque el tiempo no acompañó, la actividad fue todo un éxito, y al finalizar tan agotadora labor, todos pudieron disfrutar de una merecida merienda con el bizcocho elaborado previamente en el taller de cocina, zumos y batidos de chocolate.

Conociendo los animales de Vedra

Los niños y niñas de Vedra tuvieron unos invitados muy especiales en su cole.

Los niños y niñas de Vedra tuvieron unos invitados muy especiales en su cole.

Los animales son los seres del entorno natural más significativos para los peques debido a su capacidad como compañeros de juego y creadores de experiencias incluso desde la simple observación. Por eso las educadoras de Vedra organizaron una jornada en la que enseñar a su alumnado a reconocerlos como seres vivos dignos de respeto con sus derechos y necesidades, mediante unas breves nociones ecológicas y lo más realistas posible.

Tan suave...

Tan suave…

Para ello se sirvieron de un pollo y un conejo con los que comenzaron la asamblea, primero preguntando sobre los conocimientos de los peques sobre el reino animal, y luego dirigiendo sus preguntas para intentar satisfacer tanta necesidad de conocimiento.

¿Y esto qué es?

¿Y esto qué es?

Una vez finalizada esta primera toma de contacto, los niños y niñas de Vedra han podido conocer de primero mano estos animales, observándolos primero, tocándolos e incluso dándoles de comer para después continuar elaborando un mural.

Esta actividad comenzó con revistas, fotos, postales y en general, imágenes de animales que entre todos han ido reconociendo y sobre los que han compartido conocimientos con la ayuda de las maestras. A continuación cada uno ha escogido su animal favorito y, en una actividad perfecta para el trabajo psicomotriz, lo han tenido que imitar delante del resto del grupo para que este lo pudiese adivinar.

Así se mueven los...

Así se mueven los…

El siguiente ejercicio fue ¡Seguimos el ritmo! Que consiste en mostrar una ficha con el dibujo de un animal y, con la ayuda de una canción, desplazarse y moverse como lo haría el animal de la imagen. Finalmente, este juego dio paso al baile del pollito de Susana Herrera, con el que todos se lo pasaron en grande y terminaron la clase sobre los animales.

Un cerco de camelias para la escuela de Vedra

Reforestación en la EIM Vedra

Reforestación en la EIM Vedra

Las brigadas ecológicas Cativos continúan con su ardua labor de limpiar y reforestar los espacios próximos a las escuelas, como parte del proyecto propuesto por Voz Natura y de su compromiso con el medioambiente en particular. Esta vez fue el turno del cole de Vedra, en el que 24 niños y niñas aprovecharon una soleada mañana y plantaron unas preciosas camelias en el propio recinto escolar, acompañados por sus profesoras y algunos familiares que les ayudaron como solo ellos saben hacer.

Las camelias y la pancarta de las brigadas dieron color a la reforestación

Las camelias y la pancarta de las brigadas dieron color a la reforestación

La plantación empezó a las 10.30 horas, después de que los operarios de Protección Civil que vinieron al cole a primera hora hicieran los agujeros y nos trajesen unas preciosas camelias cedidas por el ayuntamiento. Por si no lo sabíais, estas plantas son muy valoradas en la zona e incluso son protagonistas de unas jornadas que se organizan todos los años en un marco incomparable.

Las regaderas y las palas ya estaban preparadas, así que rápidamente se hicieron los grupos y se distribuyeron para empezar a trabajar. La reforestación fue programada por la concejala de Medioambiente, que nos dijo cuál tenía que ser la separación entre los agujeros, en dónde hacerlos… Y la verdad es que no podemos estar más conformes ¡es genial!

Un experto jardinero

Un experto jardinero

La intención es tener un espacio exclusivo para las próximas plantaciones, y para mantenerlo, vamos a hacer un cercado con camelias alrededor de la escuela para que las proteja de las inclemencias meteorológicas y evitar así perder las cosechas. Además, al estar tan cerca del centro, nuestros jardineros pueden salir en la hora del taller de huerta para controlar el crecimiento de este fabuloso cierre y de paso realizar las tareas de mantenimiento, y por supuesto, presumir de tener la huerta mejor cuidada de la zona.

Así nació el cerco

Así nació el cerco

Al terminar la plantación, los cativos volvieron al cole para disfrutar de una más que merecida merienda, en la que pudieron reponer fuerzas con zumos repletos de vitaminas y el riquísimo bizcocho que hicieron el día anterior en el taller de cocina. Como veis, estos grandísimos trabajadores lo tienen todo controlado cuando se ponen manos a la obra y no se les escapa ni un solo detalle.

La jornada terminó a las 11.30 horas después de repartir los diplomas que acreditaban a las brigadas ecológicas Cativos como unos auténticos manitas, que además de tener un jardín precioso, pueden cocinar postres riquísimos.

Como toda gran fiesta, en la reforestación no pudo faltar una comilona a la altura

Como en toda gran fiesta, en la reforestación no pudo faltar una comilona a la altura