Santiago de la Ribera ya planta en su huerto

Los mayores del CAI Pasito a Paso ya han preparado su huerto escolar.

La Brigada Ecológica Cativos de Santiago de la Ribera no ha faltado este año a su cita con el huerto escolar. Y es que como cada año, los mayores del cole ya se han puesto a trabajar para recoger una deliciosa cosecha de verduras típicas de su tierra para luego llevárselas al comedor.

¡Semilleros listos!

Esta vez han plantado tomates, cebollas tiernas, lechuga rizada, lechuga de hoja de roble y brócoli entre otras.

Como siempre, el primer paso de la siembra es preparar los maceteros con arena fértil y utilizando los utensilios adecuados: palas, semilleros y regaderas; además de los contenedores de agua que ya realizaron en talleres anteriores.

Pero antes de empezar, la brigada escuchó atentamente las explicaciones y demostraciones de las educadoras para luego poder poner en práctica lo que les habían dicho.

¡Manos a la tierra!

La tarea era sencilla, pero había bastantes plantas. Había que hacer un agujerito en la tierra en el que introducir los semilleros y después tapar con tierra y regar.

Fue un trabajo rápido y más o menos limpio, y ahora ya solo faltan las labores de seguimiento y cuidado del huerto para asegurarse de que todo transcurre adecuadamente y sin sobresaltos, observando su evolución y contando los días hasta la recogida.

Las semilla mágicas de El Llano de Molina

Los niños y niñas de El Llano observan sus hueveras para no perderse ni un segundo del proceso

Los niños y niñas de El Llano observan sus hueveras para no perderse ni un segundo.

Los peques de la Escuela Municipal El Llano han puesto en práctica las indicaciones que la mascota Terri les ha dado durante el curso y han elaborado unos semilleros con material reciclado.

Mejor que riegue la seño...

Mejor que riegue la seño…

Para hacer los vuestros necesitaréis: hueveras, serrín y semillitas, pueden ser de zanahorias, tomates o calabacines, éstas son las que han plantado los niños de El Llano, ¡son sus favoritas!

Para su elaboración colocaremos un poco de serrín en las hueveras y  en el medio de este, pondremos unas semillitas.

Finalmente, tendremos que regar nuestros semilleros para que las plantas crezcan sanas y fuertes.

Los niños y niñas están ansiosos por probar los frutos que han sembrado y todos los días se acercan  a sus semilleros para ver si han salido ya y si les hace falta algo, regándolos si es necesario con ayuda de sus educadoras.

De la huerta al plato con la escuela infantil Cativos de San Antonio

Divertidas y saludables recetas elaboradas por los alumnos de la escuela infantil Cativos de San Antonio.

Divertidas y saludables recetas elaboradas por l@s alumn@s de la EIM de San Antonio.

Hoy queremos ofreceros otra forma de ver la huerta escolar, porque después de plantar y cuidar durante meses unas diminutas semillas, toca saborear y disfrutar de los frutos que nos ha dado la tierra. Y eso es lo que quieren enseñarnos con este post desde la escuela infantil de San Antonio, en Torre-Pacheco (Murcia).

Con las verduras y hortalizas que han brotado en su huerto, los niños y niñas del centro, siempre con la atenta colaboración de sus educadoras y el personal de la escuela, han preparado recetas muy llamativas y apetitosas que buscan potenciar en los más pequeños una alimentación sana y que, al mismo tiempo, su relación con este tipo de comestibles se produzca de una forma dinámica y divertida. Además, estas actividades son de gran utilidad para repasar vocabulario básico, como los utensilios de cocina o los ingredientes utilizados en las diferentes recetas.

La curiosidad y el entusiasmos de los más pequeños fue una gran motivación para todo el equipo de Cativos San Antonio, que se puso manos a la obra para hacer cosas tan chulas como estas:

Receta 1: «La serpiente salada»

Ingredientes: 

  • 1 barra de pan
  • Lechuga
  • Dos aceitunas
  • Tomates
  • Pimiento rojo
Receta "La serpiente salada"

Receta «La serpiente salada»

Su elaboración es muy, muy fácil. Sólo tenéis que abrir la barra de pan por la mitad con un cuchillo y retirar la miga. Luego los peques se encargaron de untar con tomate, trocear las hojas de lechuga y las profes se encargaron de partir los tomates y pimiento en rodajas finas. El siguiente paso fue pan comido, sólo era cuestión de rellenar la barra de pan con la lechuga troceada, los tomates y rodajas de pimiento. Las dos aceitunas rellenas y un trocito de pimiento rojo les sirvieron para hacer los ojos y la lengua de la serpiente. Y….tchán!!

¿Qué os parece el resultado?

Receta 2: «Las setas del bosque»

Receta "Setas del bosque"

Receta «Setas del bosque»

Ingredientes: 

  • Huevos cocidos
  • Tomates pequeños
  • Queso fresco de untar
  • Lechuga

Los tomates y los huevos son la materia prima de la próxima receta que nos presentan los peques de San Antonio. Para elaborarla, nuestros chefs han tenido que cortar los tomates por la mitad y vaciar un poco su interior con una cucharilla. A continuación, cortaron la base de los huevos para que las setas se quedasen estables y no se desmontaran 😉 El siguiente paso fue colocar los tomates sobre los huevos y hacer unos puntitos sobre ellos con el queso fresco de untar, tal y como se aprecia en la imagen de la izquierda. Y por último, la lechuga, que les ayudó a adornar la base de su plato. Um… ¡Rico, rico!

Receta 3: «Barquitos rellenos»

Ingredientes:

  • Calabacines 
  • Jamón york cortado en tacos y lonchas
  • Zanahorias
  • Daditos de queso

Para esta última receta con aires muy marineros, los alumnos de la escuela infantil han tenido que cortar los calabacines por la mitad y en sentido longitudinal. Por supuesto, de esto se han encargado las educadoras. Seguidamente, los pequeños han extraído la pulpa para crear una especie de «barquitas». Tras sofreír un poquito el relleno del calabacín y mezclarlo con los tacos de jamón york, los dados de queso y la zanahoria rallada en un bol, ya sólo quedaría colocarlos en una bandeja con un poco de aceite y cocerlos en el horno durante unos 30 minutos. Una vez listos, para darles el toque final habría que decorar los barquitos y colocarles una vela, realizada con unos palillos y unas lonchas de jamón york.

La verdad es que la experiencia fue inolvidable, creativa, saludable y muy, muy amena para los más pequeños. 

Además, nos ha contado un pajarillo que, niños y mayores, terminaron chupándose los dedos.

Y vosotr@s, ¿os animáis con estas recetas?  😆

¡¡Queremos que nos contéis vuestras experiencias!!