Cómo aprender a reciclar en Molina de Segura

Los niños y niñas del CAI La Asunción han demostrado tener perfectamente asimilado el tema reciclaje.

La Brigada Ecológica Cativos Molina de Segura siempre nos sorprende con divertidas ocurrencias, así que en esta primera publicación no podía ser menos.

¡No fallaron una!

La cuestión es que los mayores del CAI ya llevaban unas semanas trabajando los colores azul y amarillo y, más importante aún, acostumbrándose a recoger el material del aula después de utilizarlo.

Viendo que esta costumbre estaba siendo asombrosamente bien aceptada, las educadoras se decidieron a preparar unos contenedores de reciclaje en los que poder «ordenar» también los residuos y ampliar fácilmente las dinámicas que ya se estaban adoptando en la escuela.

Obviamente antes de entrar de lleno en las tareas de reciclaje, las educadoras explicaron en qué consistía reciclar, por qué había que hacerlo, cómo y por supuesto, predicaron con el ejemplo, que ya sabemos que es lo más efectivo para estos casos.

¡Tachán!

Después de unas semanas con óptimos resultados, las profes del CAI La Asunción elevaron un poco más el listón y pidieron que cada niño y niña del centro llevase de casa algún residuo que tuvieran que reciclar. Todo el mundo hizo su separación de residuos correctamente dejando claro que esta actitud tan responsable estaba completamente asimilada.

Y finalmente el colofón de la actividad fue un taller de manualidades en el que reciclando botellas de plástico se fabricaron juguetes y adornos para el cole. Como veis no se puede ser más sostenible.

Halloween sostenible en el CAI de la UM

Pies fantasma

Las familias de la Universidad de Murcia disfrutaron de un fantástico taller de Halloween.

El proyecto Voz Natura que desarrollará la Red de Escuelas Infantiles Cativos durante este curso se centrará en las festividades, eminentemente locales, que se trabajarán en nuestros centros. Al fin y al cabo, uno de los mejores caminos para perpetuar las celebraciones que más nos gustan y esperamos con más anhelo pasa por lograr que estas sean sostenibles.

En esta primera entrada del curso vamos a hablar del taller de Halloween realizado en el CAI la Universidad de Murcia, y es que a pesar de ser una de las celebraciones más recientes, hay que reconocer que ha entrado con fuerza y cada vez goza de un seguimiento mayor.

Fijos de Halloween.

Con ustedes, unos fijos de Halloween.

Por una parte, los mayores de dos años crearon un murciélago, un fantasma y una momia; todos ellos con un resultado tan simpático como sencillo de lograr. Vayamos de uno en uno:

¡Otro fijo!

¡Otro fijo!

  • Para realizar el murciélago se necesitó: un tubo de papel higiénico, pintura negra, goma eva negra,blanca y roja, ojos y pegamento. La «dificultad» de esta manualidad reside en el pliegue en los extremos del tubo de cartón que recordarán la característica forma del murciélago. A partir de ahí solo hay que pintar, recortar y pegar las alas, boca, ojos y colmillos.
  • El fantasma es aún más fácil si cabe. Solo hace falta una bola de porexpán, gasas, cola blanca, hilo y un rotulador negro. Una vez cubierta la bola con la gasa, la fijamos con cola y solo falta pintar los ojos y colgarlo del hilo. Evidentemente, tanta sencillez se presta a jugar con diferentes tamaños.
  • Finalmente, para realizar la momia volveremos a utilizar algunos de los
    Aún no, pero casi...

    Aún no, pero casi…

    elementos que ya hemos necesitado hasta ahora: tubo de papel higiénico, gasas, pegamento, ojos y pintura negra. En este caso la única duda surge a la hora de saber qué hacer con la pintura negra, pero si os dais cuenta, ¡queda muy bien alrededor de los ojos!

Por su parte, los más peques del centro realizaron un fantasma y un calabaza en imprimación:

  • El fantasma puede hacerse indiferentemente con las manos o los pies, ya que solo hay que pintarlos con pintura de dedos blanca y plasmarlos en una cartulina negra. Luego podemos añadir los ojos o pintarlos con un rotulador negro.

    Parece una mano...

    Parece una mano…

  • La calabaza, sin embargo exige un pelín más, ya que la imprimación se realiza con media manzana pintada de naranja sobre una cartulina blanca. Finalmente solo queda añadir los detalles en verde y negro.

Ya os podéis imaginar cómo se lo pasaron todos en el CAI de la Universidad de Murcia, así que ahora somos nosotros los que os invitamos a que hagáis lo propio en vuestras casas y nos contéis qué tal la experiencia.

¡Una pandilla de manzanas disfrazadas!

¡Una pandilla de manzanas disfrazadas!