Conxo y O Restollal llegan al final del camino

Los mayores de Conxo y O Restollal cerraron el curso Voz Natura con una visita por el casco histórico compostelano.

Los mayores de Conxo y O Restollal pasearon por el casco histórico compostelano.

Junio es tradicionalmente el mes más esperado por los escolares, ya que con él trae el final del curso y el principio del verano. Pero este año en Conxo y O Restollal este significado se ampliaba, y es que después de un sinfín de actividades, muchas incluidas en el proyecto Voz Natura, terminando el invierno se lanzaban a por un reto todavía mayor: trazar su propia ruta del Camino de Santiago.

No podía faltar el Obradoiro...

No podía faltar el Obradoiro…

Pero esta no fue una labor sencilla, pues como cualquier ruta de tránsito con destino Santiago de Compostela, la nueva ruta de Cativos debería contar con una señalización adecuada, obra cómo no, de unas Brigadas Ecológicas Cativos dispuestas a ofrecer una nueva perspectiva de las archiconocidas conchas de vieira.

Como era de esperar, los mayores de Conxo y O Restollal esperaban impacientes esa visita al casco histórico de su ciudad, que si bien seguramente lo conocerán de sobra por sus paseos familiares o actividades de sus centros como los cuenta cuentos de la Editorial Kalandraka en la Galería Sargadelos, nunca se habían prodigado de esta forma con sus compis de aventuras, de los que en unos días se despedirán para afrontar una nueva etapa llena de nuevos retos y para la que les deseamos mucha suerte.

O Restollal señaliza el Camino de Santiago

Gracias a la actuación de la Brigada Ecológica Cativos O Restollal, el Camino gozará de nueva señalización.

Gracias a la Brigada Ecológica Cativos O Restollal, el Camino goza de nueva señalización.

Los mayores de O Restollal han cogido el relevo de sus compis de Conxo y han estado preparando la etapa definitiva del camino que los llevará a la Catedral.

Elaborando piedras.

Elaborando piedras.

Cómo toda España y más de media Europa sabe, hacer el Camino de Santiago sería impensable sin una correcta señalización, y ahí es precisamente dónde los niños y niñas de O Restollal han decidido que debían enfocar sus esfuerzos.

Para ello se han valido de unos tetrabriks que han encolado y forrado con papel de periódico. A continuación los han pintado de gris (simulando piedras) y por supuesto la flecha amarilla o la concha de vieira, aunque esta última también vale pegarla. ¡Y así es como se improvisa un monolito señalizador del camino!

Pero no contentos con eso, también han seguido el mismo proceso con una caja grande de cartón, de esta forma, el que se despiste no podrá decir que el camino de las Brigadas Ecológicas Cativos Conxo y O Restollal no estaba bien señalizado.