Los coles de San Javier descubren el Cabezo Gordo

Los centros de San Javier planificaron un proyecto completísimo para conocer el Cabezo Gordo.

Aunque ya ha terminado el curso Voz Natura, tenemos varias actividades pendientes de publicar que iremos publicando poquito a poco. La primera de ellas la protagonizan el CAI Pasito a Paso de Santiago de la Ribera y el PAI Mar de Colores de El Mirador de San Javier, que han querido conocer uno de los elementos más representativos de su paisaje: el Cabezo Gordo.

Así es como se ve el Cabezo Gordo.

Se trata de una elevación de 312 metros de altura situada en la depresión litoral del Campo de Cartagena, en la Región de Murcia. Desde arriba se puede ver una panorámica del Mar Menor con sus 5 islas y cadenas montañosas que cierran la llanura.

Está formado con rocas de origen calizo y mármol (Piedra del Cabezo) Desde tiempos inmemoriales se viene explotando el mármol gris veteado del Cabezo Gordo que fue utilizado en la antigüedad en la construcción de una buena parte de los edificios de la ciudad de Cartagena como el Teatro Romano, el puerto, el canal del trasvase Tajo-Segura… En la actualidad una parte del Cabezo Gordo se utiliza como cantera donde se extrae mármol y grava para la construcción

El Cabezo Gordo fue declarado Paisaje Protegido en 1998, de interés biótico, paisajístico, paleontológico y cultural.

En 1991 se descubre el yacimiento paleontológico Sima de las Palomas, donde aparecieron restos de huesos de animales y del hombre Neandertal que vivió en la zona hace aproximadamente 50.000 años. Es una Sima kárstica natural que está a 75 metros por encima del nivel del mar y es el yacimiento del Hombre Neandertal más importante del arco mediterráneo español y el segundo en importancia sobre el Hombre Fósil en la Península Ibérica.

Conociendo la cueva.

En el Cabezo Gordo también podemos encontrar la Cueva del Agua, antigua mina explotada a finales del S.XIX y principios del XX.  Es un lago de agua dulce que está a más de 100 metros de altitud sobre el nivel del mar. En ella habitan 5 especies diferentes de murciélagos, algunas en peligro de extinción.

Como os imaginaréis, aquí hay un montón de trabajo, así que vamos a ir poco a poco mientras repasamos todas las actividades que han realizado los niños y niñas de estos dos coles para conocer la historia de su región, el ecosistema actual del Cabezo Gordo y parte de todo lo que se pudo construir gracias su cantera.

  • Recreando el Cabezo Gordo.

En primer lugar y para despertar el interés de los mayores de los coles, las profes del CAI Pasito a Paso y el PAI Mar de Colores decoraron las entradas de sus centros con un dibujo del Cabezo Gordo en papel continuo.

Posteriormente y con la inestimable ayuda de las educadoras (que se encargaron de los trabajos más complicados) construyeron una representación utilizando materiales como cartones, cajas, papel continuo y papel de seda marrón.

  • ¡Cuidado con el fuego!

Una vez que las profes ya habían explicado que en su momento hubiera población neardental, era necesario hablar de la importancia del fuego en aquella sociedad para calentarse, cocinar, elaborar armas y herramientas más resistentes…

Se pusieron manos a la obra y recrearon una hoguera con trozos y rollos de cartón y pintura de colores cálidos.

  • Collares neardentales.

Como si fueran de hueso.

Hoy sabemos que los neandertales ya llevaban joyas hechas con conchas, huesos, dientes… Así que recrearon estos adornos con macarrones que los peques pintaron con pintura blanca y luego las seños añadieron un hueso hecho con cartulina. Así ya tendrían un collar para la fiesta final del proyecto.

  • Murciélagos.

En la Cueva del Agua, que se encuentra dentro de esta gran montaña, habitan 5 especies diferentes de murciélagos como el murciélago de cueva o el murciélago ratonero patudo. Algunos de ellos están en peligro de extinción.

Llevaron a cabo la representación de estos mamíferos con ayuda de material reciclado como hueveras de cartón. Las seños las recortaron dándoles la forma de murciélagos y los peques les dieron color con ayuda de pintura negra y pincel.

  • Pinturas rupestres.

El arte primigenio.

El propósito de estas pinturas Rupestres no se sabe exactamente, pero se sospecha que eran actividades ceremoniales de los chamanes. No existen patrones claros utilizados para realizar las pinturas, por ello no se puede crear un seguimiento. Lo que se busca estudiando estas pinturas es conocer la cultura de estas sociedades prehistóricas. Sus costumbres y sus ceremonias son estudiadas todavía hoy en día buscando patrones que se repitan en la sociedad actual.

Con el fin de que los alumnos y alumnas conozcan cómo se comportaban las sociedades antiguas, su pusieron manos a la obra y realizaron sus propias pinturas rupestres para decorar las cuevas que habían creado en los centros.

Las seños mezclaron agua con unas gotas de pintura marrón y naranja en pulverizadores. Los niños pusieron las manos sobre papel continuo y las educadoras pulverizaron sobre ellas, simulando las pinturas que se hacían en aquella época.

  • Peque-arqueología.

El descubrimiento de fósiles ha sido de vital importancia para conocer mejor la historia de la humanidad. Por ello, recrearon unos pequeños fósiles con masa de sal y pequeños animales de juguete, como  dinosaurios, mamut, ciervos, caballos…

En primer lugar mezclaron la harina con la sal y el agua y, entre todos los peques y las profes removieron bien todo hasta conseguir una masa.

A continuación las seños repartieron un trocito de masa a cada niño o niña para que terminaran de amasarlo y darle la forma redondeada para finalmente estampar la huella del animal en la masa.

  • Excursión ficticia al Cabezo Gordo.

La no-excursión a la cueva.

Tras varios días trabajando la historia del Cabezo Gordo y de haber realizado diversas actividades para representar lo que hay en esta montaña, realizaron una salida del aula para visitar las distintas cuevas que habían construido en los coles, así como para ver con detenimiento sus propias creaciones (pinturas rupestres, hogueras, murciélagos…).

Para esta ocasión necesitaban ir con la vestimenta adecuada, así como con algunos complementos como gorra, linterna,… para conseguir que todo fuese lo más real posible. Durante el recorrido, antes de llegar a la Cueva del Agua, se encontraron varios obstáculos como rampas, algún que otro salto, señales que los niños no sabían muy bien para qué eran, pero que con las explicaciones adecuadas entendieron rápidamente. Sin duda alguna, lo que más gustó fue cuando llegaron a la cueva, pues estaba todo muy oscuro y tuvieron que utilizar las linternas para ver  el interior.

  • Conociendo la piedra del Cabezo Gordo.

La clase magistral.

Y ¿quién mejor para explicar la importancia de esta montaña, que personas que trabajaron allí durante muchos años?

Pues en los coles recibieron las visitas de Carmelo Martínez, un ex trabajador del Cabezo cuyo padre también dedicó gran parte de su vida a picar piedra en dicha montaña; y de Miguel Pérez, también ex trabajador, que durante varios años se dedicó a la explotación del Cabezo Gordo, ya que es ingeniero de minas.

Contaron muchas cosas interesantes, sobre todo lo importante que ha sido el mármol del Cabezo Gordo para la construcción de numerosos elementos en la Región, como el Teatro Romano de Cartagena, el trasvase Tajo-Segura, numerosas calles como la Calle Mayor de Cartagena, el puerto…

Para conocer un poquito mejor las características de la piedra que se saca de allí, llevaron varias muestras de ésta, unos trozos más grandes, otros medianos y otros más pequeños, los cuales se muelen hasta obtener la llamada arenilla que se usa para hacer cemento en la construcción.

Los peques se mostraron muy atentos y curiosos ante sus explicaciones.

  • Fiesta neandertal.

¡Y la fiesta!

Después de tantos días de trabajo y conocimiento sobre la historia del Cabezo Gordo, llegó el gran día de la fiesta de clausura del proyecto, una fiesta ambientada en la época neandertal.

El día comenzó con todo el mundo disfrazándose de neandertales con unos trajes que las seños realizaron con bolsas de basura de color amarillo, a las cuales añadieron manchas de color naranja para hacerlo más parecido a la vestimenta de aquella época.

A los disfraces añadieron los collares y ya estaba todo preparado para disfrutar de la fiesta metiéndose dentro de la cueva, haciendo bailes alrededor del fuego…

Los monstruitos come tapones de la EI Tizas

Como es habitual, los peques demuestran que ayudar a quién lo necesita puede ser muy divertido.

La Escuela Infantil Tizas ha sido el último centro educativo de San Javier en unirse a nuestra Red de Escuelas Infantiles, pero eso no quita que haya asumido perfectamente los valores Cativos y busque constantemente generar un impacto positivo en su entorno.

Hambre de tapones.

Esta vez han decidido colaborar con Aidemar, una asociación de San Javier sin ánimo de lucro integrada por familias con hijos e hijas que presentan necesidades educativas de apoyo específico y que viene desarrollando actividades desde 1982. Con enorme esfuerzo, esta asociación se ha convertido en un recurso de referencia en materia de atención a la diversidad.

Para poder echarles una mano, nuestras compis de Tizas se han propuesto realizar una recogida de tapones en el cole, pero al no tener colectores en los que depositarlos se han tenido que inventar unos.

La recogida del éxito.

Valiéndose de unas garrafas de agua ya vacías, las han recortado y decorado con goma EVA para crear a los dos monstruitos que protagonizarían esta historia en el cole. Porque como era de esperar llegado el momento de presentarlos en sociedad, la idea con la que se quedaron los peques era que había que llenar esas barrigas de tapones a toda costa.

Así que no solo se tuvieron que zampar todo cuanto tapón había en el cole, si no que trajeron un montón de ellos de casa y en poco tiempo ya se había recogido una cantidad considerable como para que la vinieran a recoger.

Visto el exitazo y la multitud de ventajas, porque no olvidemos que al darles de comer a los monstruitos nuestros peques también están trabajando su psimotricidad fina, lo lógico sería que a partir de ahora Aidemar cuente con un notable suministro de tapones desde la Escuela Infantil Tizas.

Tizas pone en marcha su proyecto de huerto

La Escuela Infantil Tiza va a poner en marcha este curso su propio huerto escolar.

La Escuela Infantil Tizas, de San Javier, se encuentra en una zona privilegiada para la agricultura, como ya pudisteis leer en anteriores entradas. Por eso es lógico que los mayores del cole se hayan decidido a plantar su propio huerto.

¡Gomets por todas partes!

Obviamente el proyecto Voz Natura es el mejor contexto para lanzar la iniciativa, así que en diferentes sesiones de su taller han ido dando poco a poco, sin prisa pero sin pausa, todos los pasos necesarios para acabar teniendo su propio huerto escolar.

En la primera sesión fabricaron sus semilleros. Para eso se valieron de los vasitos de yogur que ya se habían comido, de forma que pudieron reutilizar el envase y darle una nueva vida. Aunque también hay que reconocer que eran un poco sosos, por eso se centraron en decorarlos y personalizarlos, que fue una excusa perfecta para poder darle un poco de vida a todo el talento artístico que atesoran estos niños y niñas.

Con las preciosas macetas ya preparadas llegó la hora de darles el uso para el que se prepararon, por eso la Brigada Ecológica Cativos Tizas se armó con tierra y semillas y se puso manos a la obra. En ese tremendo huerto que están preparando habrá: rabanito redondo rojo, perejil de hoja lisa, hinojo de Florencia, escarola doble de verano, mostaza blanca, tomillo, cilantro, rúcula, espinaca Viroflay, perifollo común, lechuga romana larga, cebollino, eneldo y manzanilla. Es decir, una variedad espectacular que probablemente acabarán degustando en el comedor.

¿Qué plantaré aquí…?

Después de regar y comprobar que estaba todo bien, las macetas viajaron a su primer destino: la ventana del cole. Ahí pasarán el principio de su vida para que los niños y niñas del centro puedan ver todos los días cómo evolucionan y aprender de su crecimiento, regarlas y ¡contarnos que ya ha salido algún brote! A lo largo del curso intentaremos contaros cómo progresa esta preciosa iniciativa.

 

El Mega Rincón del Reciclado de Santiago de la Ribera

Los mayores del CAI Pasito a Paso han comenzado a trabajar conceptos de reciclaje.

El CAI Pasito a Paso de Santiago de la Ribera ha sido el primer centro Cativos que se ha puesto a tope con el reciclaje este curso. Evidentemente, el resto de coles de nuestra red de escuelas infantiles harán lo propio, pero debemos salientar cómo se lo han tomado este año en este cole de San Javier.

«Esto va así, mira»

Para empezar, las educadoras han explicado la importancia de recoger la basura y mantener nuestro entorno limpio, pues de lo contrario, los sitios que frecuentamos nos parecerán más descuidados, la naturaleza se enfermará perdiendo su color y su brillo y todo esto nos acabará afectando también a los humanos.

Una vez estos conceptos estaban completamente asentados, las profes han comenzado a explicarles que la basura no se recoge toda junta, si no que existen diferentes tipos de contenedores para los diferentes tipos de basura, así que iban a trabajar en eso.

¡Plásticos al amarillo!

Para empezar, han tomado una buena superficie de papel continuo y han dibujado los diferentes contenedores que los mayores del cole iban a pintar de sus respectivos colores para familiarizarse con ellos.

A continuación han dibujado diferentes tipos de basura, que también han coloreado los niños y niñas del cole, con los que simularían una recogida de residuos en su cole, familiarizándose de esta forma con el procedimiento y asimilando una conducta que seguro, seguro, habrán interiorizado perfectamente a final de curso.

El CAI y el PAI municipales cuidan San Javier

Los coles de El Mirador y Santiago de la Ribera visitaron juntos el Ecoparque de San Javier.

Las Brigadas Ecológicas Cativos del CAI Pasito a Paso de Santiago de la Ribera y el PAI Mar de Colores de El Mirador, visitan todos los cursos el Ecoparque.

¡Esto está controlado!

En esta salida pudieron ver ellas mismas todo lo que llevan aprendido desde principio de curso sobre el reciclaje. Y es que de la mano de Milagros Villaescusa, Técnico de la Concejalía de Medio Ambiente, pudieron conocer mejor que nadie todos los detalles de este punto limpio de San Javier.

Una vez terminado el recorrido, se sentaron en semicírculo y se dispusieron a escuchar un bonito cuento sobre la temática que los había llevado allí.

Y una vez terminada la historia, todos se organizaron y se dispusieron a completar la tarea que realmento los había llevado allí: reciclar los residuos que se habían generado en sus coles.

Ni una planta sin su agua.

A partir de ese momento, con la satisfacción del deber cumplido, comenzaron con el resto de actividades que tenían planeadas, como cantar y bailar o, coincidiendo con la proximidad de los días del árbol y el agua, decidieron que era un motivo perfecto para realizar una plantación.

Esta vez tocó plantar unas florecillas de las que se tendrá que encargar el encargado del Ecoparque, que se quedó sorprendido con la habilidad de nuestras brigadas para esto de la agricultura. Y es que seguramente, él no sabe que ya venían de recoger la cosecha de sus huertos escolares.

El Mirador, la huerta de Europa

El curso del PAI Mar de Colores fue un verdadero máster en agricultura.

El PAI Mar de Colores de El Mirador, en San Javier, es conocido en todo el continente por exportar algunas de las verduras y hortalizas más ricas que se pueden comprar en los supermercados. Así que es normal que teniendo en cuenta que muchas de las familias del cole se dedican a la agricultura, esta haya englobado un montón de actividades a lo largo del curso.

1. Los semilleros.

Pero como siempre y para que os podáis hacer una idea, vamos a hablar un poco de la historia de El Mirador y su economía.

En primer lugar hay que decir que ya era conocido por su nombre en el siglo XVII, pero que no fue hasta el XVIII cuando se construyó el pueblo alrededor de la ermita de la Virgen del Rosario. Hasta ese momento su territorio estaba dedicado al pastoreo trashumante y el cultivo de secano.

Hoy El Mirador se encuentra al norte del municipio costero de San Javier y se localiza en la extensión árida del Campo de Cartagena. Es también una de las localidades murcianas con más actividad agrícola y sus cultivos bajo plástico de hortalizas y flor de corte han generado una importante producción, siendo varias las empresas y cooperativas dedicadas a la manufactura de los productos cultivados.

2. La cajita misteriosa.

Dicho esto, es lógico que a través del huerto escolar se haya enfocado el curso a conocer las tradiciones referentes a este modo de vida y en general, acercarse a la cultura agrícola de la que viven la mayoría de las familias del centro. De esta forma, los niños y niñas del cole han podido aprender a identificar los diferentes productos que pueden encontrar en el campo y su importancia para la salud, además de las herramientas que se utilizan o los ciclos de los cultivos.

Para llevar acabo estos objetivos se programaron actividades durante todo el curso, y como es lógico, la primera de ellas fue la siembra, para lo que se contó con la colaboración, una vez más, de Semilleros Mirajauca, que aportó un montón de semillas para empezar a trabajar el huerto y que la Brigada Ecológica Cativos El Mirador se estrenase en el mundo de la agricultura.

3. Papá trabaja el campo.

A la siguiente actividad la llamaron «La cajita misteriosa». A través de ella se mostraron las herramientas necesarias para trabajar el huerto y se apostó por la posibilidad de crear cada uno las suyas propias con materiales reciclados. Una vez terminado este proceso de fabricación, en la caja se podían encontrar herramientas como: pala, rastrillo, regadera…

Un tiempo después recibieron la visita de un padre agricultor que llegó al cole con su tractor. Todo el mundo se quedó alucinado y pudo ver su funcionamiento y algunas características como sus enormes ruedas. Ya que estaba allí aprovecharon para hacerle algunas preguntas sobre su oficio, y muy amablemente contó que llevaba 28 años dedicado a la agricultura, empezando de crío y terminando por heredar el negocio familiar, que era muy complejo porque hay factores como el clima que no se pueden controlar. También dijo que normalmente planta pimientos, calabacín o brócoli y los vende al mercado nacional e internacional.

4. El Dulze

Después de recibir a un profesional del sector en el cole, el siguiente paso para ir un poco más allá era visitar las instalaciones como las de El Dulze, donde pudieron ver sus invernaderos y aplicar sus ya extensos conocimientos en la materia con actividades como sembrar en macetas.

Finalmente, para resumir y visualizar todo lo que habían aprendido sobre la agricultura de su municipio se pusieron manos a la obra y plasmaron todo en un mural de grandes dimensiones titulado El Mirador. La huerta de Europa.

Como es costumbre en las Brigadas Ecológicas Cativos, se sirvieron principalmente de materiales reciclados para representar una infraestructura tan típica en la zona como es el invernadero. Además, no podían faltar algunos de los productos más cultivados, como son los pimentos, lechugas, tomates… Y todo esto, en la entrada de la escuela junto a un rincón temático en el que volver a ver y manipular con algunos de esos productos que, recordemos, nos ayudarán a mantener una dieta saludable.

5. ¡Visita con premio!

Y como todo este esfuerzo no podía quedar sin premio, el proyecto del PAI Mar de Colores llegó a oídos del ayuntamiento y tanto el Alcalde de San Javier José Miguel Luengo como el Concejal de Agricultura Sergio Martínez, se personaron en el centro para felicitar a todo el mundo por su inmensa labor. Además, llevaron material para realizar una nueva plantación en el huerto escolar y un carnet que acreditaba a la brigada como “Grandes agricultores de la huerta de Europa”. Sin duda, un reconocimiento más que merecido.

 

La EI Tizas se va de romería por San Blas

Los huertanos y huertanas de Tizas con su trono de San Blas.

Los niños y niñas de la Escuela Infantil Tizas, de San Javier, volvieron a celebrar un año más la Romería de San Blas, aunque a diferencia del curso pasado, este año no pudieron contar con la participación de sus compis del CAI Pasito a Paso.

Esta vez decidieron que la celebración transcurriría íntegramente en el interior de la escuela, por eso todo el mundo, excepto los bebés, colaboró en la preparación de los trajes de huertanos tan típicos de la fiesta y, por supuesto, en la elaboración del trono.

Finalmente, con todos los elementos indispensables ya preparados, solo quedaba celebrar la romería, con el paseo a hombros del santo y, por supuesto, las canciones tradicionales con las que amenizaron la fiesta cantando y bailando.

Al rico caldero de Santiago de la Ribera

Los niños y niñas del CAI Pasito a Paso vivieron el proceso con máxima expectación.

El CAI Pasito a Paso está ubicado en Santiago de la Ribera, que es una pedanía pequeñita pero la más poblada del municipio de San Javier, en la Región de Murcia. Santiago de la Ribera se encuentra en el litoral del Mar Menor y cuenta con aguas cristalinas, tranquilas y poco profundas, por eso su turismo es bastante familiar aunque también es muy típico la práctica y aprendizaje de todo tipo de deportes acuáticos.

Cocinaremos un plato típico de…

Las fiestas patronales más destacadas son la Romería de San Blas (que ya vimos el año pasado), la festividad del Patrón de Santiago y la festividad de San Francisco Javier.

Por el enclave geográfico de la pedanía, su gastronomía refleja la tradición marinera, así que ¿qué mejor forma que acercar a los niños y niñas del cole el plato tradicional del municipio? Conociendo el arroz «caldero» podrán trabajar con los cinco sentidos los alimentos típicos de su tierra y al mismo tiempo entender la importancia de una dieta sana y equilibrada.

Como actividad introductoria se presentó un cuento motivador acompañado de imágenes donde conocieron qué es el caldero, lo que representa en su pueblo y todos y cada uno de sus ingredientes, los utensilios necesarios para su elaboración y la importancia de “comer de todo” para estar sanos y fuertes. Seguidamente  dieron color a su propio caldero y pegaron en él granitos de arroz con el característico color cobre de este exquisito plato.

Vamos a ver qué es un caldero.

Al día siguiente continuaron con la actividad y recibieron la visita una abuelita experta en la elaboración de calderos y su pinche de cocina. Primeramente enseñaron y mostraron todos los ingredientes y utensilios necesarios para realizar el caldero. Los niños los vieron, olieron y tocaron, y acto seguido, cocinera y pinche  se pusieron manos a la obra explicando al mismo tiempo los pasos a seguir:

  1. Los ingredientes principales son de esta receta son: morralla (pescado de roca), mújol y dorada en rodajas, ñoras, ajos, tomate triturado natural y arroz.
  2. En primer lugar hay que poner todo el pescado a hervir para realizar el fondo, el caldo. Mientras tanto, en una sartén se sofríen ñoras (con mucho cuidado que no se quemen), se sacan y se trituran junto a unos ajos.
  3. A continuación se sofríe el tomate natural. Una vez sofrito se añade el picado de la ñora y los ajos y se vierte todo el caldo de la morralla. Se deja cocer alrededor de un cuarto de hora y se le añade las rodajas de dorada y mújol.
  4. Tras unos 10 minutos se saca el pescado y se coloca en una fuente, se cuela el caldo bien asegurándonos que no quede ninguna espina ni restos de ñoras y finalmente se añde el arroz. Y a partir de ahí hay que esperar 20 minutos aproximadamente para que el arroz se cueza y se espese un poco.
  5. En la mesa con un buen caldero no puede faltar el alioli, realizado también de forma casera a partir de ajos y aceite de oliva.

Máxima concentración a los fogones.

De manera simultánea a la realización del caldero, los niños y niñas del cole, ayudados por sus seños, se “convierten en cocineros” y simulan (con material  adaptado para ellos), la elaboración del arroz. ¡Fue un momento apasionante para ellos! Sólo había que verles las caras.

Durante la cocción todos asomaron sus cabecitas a la olla con mucha curiosidad y veían  la transformación de los alimentos, ya que sus profes les mostraron los ingredientes en crudo y después se los dieron a probar cocinados, como por ejemplo el pescado, que les gustó mucho.

Todo el cole se inundó con el olor peculiar de este plato único en la comarca del Mar Menor, propiciando muchas sensaciones y emociones ese día. De hecho, a la salida del cole las familias comentaban que el olor a caldero de notaba desde la puerta y los peques les contaban literalmente “he hecho caldero con arroz y pescado”.

Y aquí el resultado de ambas cocinas.

Queremos dar las gracias enormemente a nuestras dos colaboradoras, Maria y Rebeca, por ayudarnos y hacer posible una jornada tan entrañable.

Y a vosotros, lectores y lectoras, también os agradeceremos que nos dejéis vuestras impresiones o nos comentéis, por ejemplo, qué os parece este plato si os habéis animado a cocinarlo.

El Mirador comienza el curso Voz Natura a tope

Es de esperar que el huerto del PAI Mar de Colores luzca espectacular en unas semanas.

La Brigada Ecológica Cativos El Mirador siempre ha sido muy dispuesta, pero en este comienzo de curso se han lucido dejándolo todo ya encarrilado. Veamos:

Repasando conceptos.

Una de sus primeras preocupaciones ha sido idear un sistema de reciclaje que les permitiese ser efectivos y eficientes durante todo el curso. Así que para empezar, la seño les ha leído el cuento ¿Por qué debo reciclar? Descubriendo de esta forma cómo entre todos podemos cuidar y mejorar el medio ambiente.

Una vez ya estaba todo el mundo motivado, han tenido la genial idea de elaborar sus propios cubos de reciclaje, decorándolos en función de los materiales que deberían depositar en cada uno y poniéndolos ya en funcionamiento según terminaron la actividad.

De motivación, sobrados.

Pero no contentos con esto, tan solo unos días después ya estaban trabajando en su huerto, para lo que contaron con la ayuda de su amiga María, de Semilleros Mirajauca, que además de las semillas que iban a plantar, les proporcionó conocimientos e instrucciones para su huerto.

Finalmente, después de la clase magistral de María, la Brigada Ecológica Cativos El Mirador se puso manos a la obra para acondicionar su huerto y, posteriormente, procedieron a plantar las semillas que les habían regalado: lechuga,brócoli, cebolla, perejil, apio, eneldo y menta.

Seguramente volvamos a tener noticias de este huerto y su maravillosa brigada.

El CAI Pasito a Paso recoge su primera cosecha

Todos los participantes coincidieron en que la primera cosecha ha sido un éxito.

Todos los participantes coincidieron en que la primera cosecha ha sido un éxito.

La Brigada Ecológica Cativos Santiago de la Ribera se ponía manos a la obra junto a sus familias el pasado mes de enero para realizar una interesante plantación en su huerto escolar.

Algunos momentos estelares...

Algunos momentos estelares…

Cuatro meses después, los participantes de aquella actividad volvieron a unir fuerzas para realizar la recolección de la cosecha.

Durante todo este tiempo, los mayores del CAI Pasito a Paso se encargaron de cuidar los vegetales y seguir permanentemente la evolución de su huerto.

Sin embargo, la gran mayoría de sus familiares no tuvieron la misma suerte y no han podido comprobar la evolución de su trabajo, así que ya os podréis imaginar su sorpresa cuándo descubrieron el resultado de aquella plantación.

Una vez realizada la recogida de la cosecha, tocó el reparto para que todo el mundo se pudiese llevar a casa y catar el producto de los esfuerzos de los niños y niñas del cole, que se mostraron muy ilusionados por poder compartir con sus familias una actividad en la que han trabajado tanto durante los últimos meses. Y a nosotros solo nos quedan palabras de agradecimiento por su permanente predisposición a colaborar con el cole.