Un pozo para nuestro huerto

Pozo de Mogán

El huerto de Mogán ya tiene su pozo.

Ya han pasado unos meses desde que empezáramos a contar todo lo que hacen los peques de Cativos en cada uno de sus coles para cuidar el huerto, pero todavía no os habíamos hablado del pozo que han construido en la escuela infantil de Mogán.

La idea de crear el pozo nació de la necesidad de tener una fuente de agua próxima a su plantación, y poco a poco, han podido elaborarlo utilizando diversos materiales reciclados, naturales y fungibles:

  1. Proceso de decoración del pozo.

    Proceso de decoración del pozo.

    Un depósito o bidón de plástico.

  2. Madera.
  3. Cuerdas.
  4. Una rondana y balde de lata reutilizadas.
  5. Arena.
  6. Piedras.
  7. Pintura.
  8. Cola.
  9. Barniz.
  10. Brocha.
  11. Pinceles.
  12. Tornillos.

Una vez tuvieron cerca todo lo necesario, los niños y niñas y sus educadores cortaron el bidón de plástico a una altura a la que pudieran llegar todos y lo recubrieron de arena para, una vez pintado, dotarlo de un efecto de piedra, tal y como se aprecia en la imagen de la derecha.

Encima de su proyecto de pozo tuvieron que colgar la rondana, de la cual se sostendría el balde de lata que permitiría a los párvulos sacar el agua del pozo.

Alumnos de la escuela infantil rellenan de piedras y agua el pozo.

Alumnos de la escuela infantil rellenan de piedras y agua el pozo.

Una vez el pozo estuvo listo, nuestros «cativos» de Mogán lo llenaron de piedras para que la altura del agua fuera de unos 20 cm. aproximadamente, y a partir de ahí, el cuidado de este huerto canario fue mucho más sencillo, ya que los niños sólo tienen que sacar el agua del pozo con el balde y trasvasarlo a las regaderas para alimentar sus plantas.

Después de unos meses de trabajo y cuidados, en su huerto han brotado diversos tipos de hortalizas, cebollas, zanahorias, tomates, berenjenas, coles y calabacines. Todos ellos cultivados en recipientes de plástico reciclados.

A través de este tipo de actividades, el equipo educativo del centro pretende que los más pequeños adquieran, de forma lúdica, una actitud de cuidado y respeto por su entorno, mientras observan el proceso de transformación de las plantas que ellos mismos han cultivado.

La importancia de cuidar un recursos de vital importancia como el agua es otro de los aspectos positivos de esta actividad, así como la cooperación y el trabajo en equipo que han llevado a cabo los niños durante todo el proceso.

Huerto de la escuela infantil de Mogán.

Huerto de la escuela infantil de Mogán.

 

Reciclando ¡Con mucho arte!

Teníamos claro que todos los peques que pasan por los centros Cativos tienen algo especial, pero estos días, los niños y niñas de la escuela infantil municipal de Riveira nos han demostrado que tienen mucho arte haciendo esculturas con materiales reciclados.

«Con mucho arte» es el nombre que han puesto a esta actividad en la que los alumnos de 2 y 3 añitos se han convertido en auténticos escultores con materiales de reciclaje de todo tipo; desde cartones de leche, botellas de plástico, rollos de papel higiénico… y un largo etcétera de posibilidades con las que han elaborado maravillas como éstas:

 

Blog Cativos Riveira

Las «Tartarugas» han optado por hacer su pequeño homenaje a la madre tierra y diseñar un árbol con cartón recubierto de papel y cola para posteriormente pintarlo al estilo Van Gogh. Como veis, son buenos conocedores de los clásicos 😉 Para finalizar y dar color a su escultura, emplearon la técnica de la estampación con esponjas para el color marrón y pinceladas para los tonos más vivos. En la imagen podéis ver a los peques en acción.

Las «Medusas» aprovecharon los envases de yogur pintados con rodillo, pinceles y esponja para dar color y un aire diferente a una simple caja de cartón.

El cartón también fue la materia prima utilizada por los peques de la clase de las «Estrelas», y con eso y unos tubos de cartón pegados sobre una caja, fueron capaces de crear la colorida escultura que observáis en la imagen.

La clase de las «Baleas» ha bautizado a su escultura como «Baleaxe, o robot da reciclaxe», una figura elaborada con una simple caja de cartón, bricks de leche, tubos de papel higiénico y papel de cocina, una bandeja de poliespan, botellas de plástico, papel de periódico y tapones. Poco a poco, ha ido dando color a cada una de las piezas y han pegado cada uno de los elementos hasta dar forma a su robot.

Pero eso no ha sido todo, tenemos más esculturas que os dejarán asombrados, en esta ocasión elaborados por los «Ratiños» de mañana y tarde:

Esculturas elaboradas por los alumnos de Cativos Riveira

Esculturas elaboradas por los «ratiños» de mañana y de tarde.

Como podéis ver, en estas últimas esculturas predomina la utilización de elementos de plástico, principalmente botellas, que tuvieron que tintar con agua y colorante para conseguir este divertido y colorido efecto. Y por supuesto, el cartón, que no podía faltar – por ejemplo – en la elaboración de la jirafa, una de las propuestas que más llama la atención.

Al finalizar, el centro organizó una exposición para que las cerca de 200 familias del centro pudieran ver las diferentes propuestas realizadas por sus pequeños.

Confirmado, ¡¡¡Son unos artistas!!!

¿No os parece? 😉

 

Simulacro de recogida de residuos en Cativos Balsicas

Balsicas

Así de sucio amaneció esta semana el jardín de la escuela infantil municipal de Balsicas, y nuestros niños y niñas han visto la oportunidad perfecta para ayudar a preservar su entorno y prepararse al 100% para ayudar a su planeta cuando éste les necesite.

Alumnos de la escuela infantil Cativos de Balsicas realizan un simulacro de recogida de residuos.

Alumnos del centro clasifican los residuos. 

Ha sido…. ¡¡Toda una experiencia!! 😉  Una actividad preparada por l@s educador@s del centro a modo de simulacro de recogida de residuos en la que tenían muy claros los objetivos: lograr  que los más peques reconocieran el tipo de basura que se iban encontrando a su paso por el jardín y los depositaran en el contenedor correspondiente:

  • El contenedoramarillo, para el plástico. 
  • El contenedor azul, para el cartón y el papel. 

Además, este juego simbólico estaba planteado de forma lúdica, ya que cada un@ de nuestr@s «cativos» contaba con una diadema que le indicaba que tipo de residuos debía localizar en el patio.

De todos modos, para lograr que tod@s nos concienciemos de la importancia de reciclar, esta iniciativa tiene que tener una proyección en el tiempo, y por eso se dejarán los contenedores en las aulas para que los más peques (y también quienes acudan a la escuela infantil), puedan seguir reciclando y clasificando la basura en su día a día.

Juego simbólico para aprender a reciclar.

Juego simbólico para aprender a reciclar.

Pero esto no es todo, porque queremos que este tipo de tareas sean parte de la vida de l@s niñ@s, y por eso se ha pedido y animado a las familias a que continúen con esta práctica en sus casas. Porque con el reciclaje, ganamos tod@s. 🙂

Hasta el próximo post.

Cativos Balsicas

¿Reciclamos?