Molinos quijotescos en Santiago de Compostela

El aula de Don Quijote de Cativos Santiago ya está un poco más completa con sus molinos de viento.

Cativos Santiago, la primera escuela de nuestra red, está dedicando este curso a Don Quijote. Sin ir más lejos, entre los personajes que dan nombre a cada clase, son precisamente los mayores del centro los que trabajan en la clase de este titán de las Letras Españolas.

Empapelando.

Y como ya sabéis que los niños y niñas de Santiago de Compostela son muy dados a tener detalles con todo el mundo, han querido brindar un homenaje al ingenioso hidalgo recreando sus molinos. Así que esta vez vamos a ver que tal les ha sentado el traje de «pequearquitectos».

Como es normal, toda construcción requiere de una estructura que soporte todo el peso, por lo que en este caso y aprovechando sus dotes para el reciclaje, los niños y niñas de Cativos Santiago se han decidido por reutilizar cartones de leche que, en primer lugar, han empapelado con tiras de papel de periódico y luego han pintado a su gusto con pinceles.

Molinos terminados.

A continuación han pintado un trozo rectangular de cartulina con ceras blandas y que más adelante será la cubierta del tejado. Y ya puestos a pintar pues también han preparado dos palos de polo, que representarán las aspas del molino.

Una vez que ya tuvieron todos los elementos de su molino preparados por separado, llegó el momento del ensamblaje, así que unieron los dos palos con un encuadernador realizando sendos cortes en el centro de cada uno y lo acoplaron al centro del tetrabrik. Seguidamente realizaron unos cortes en los extremos para dar forma de triángulo al tejado y, finalmente, pegaron la cartulina encima dejando los molinos terminados.

¡Y listo! ¿Qué os parecen los los molinos de viento de Cativos Santiago? ¿Creéis que Don Quijote se sentiría orgulloso? ¿O los confundiría también con sus gigantes?

Jardinería cativa en O Restollal

Así de vivo quedó el cierre de O Restollal… ¡Y eso que aún faltan las flores!

 

La primavera está a la vuelta de la esquina y en nuestros coles ya se están ultimando los preparativos para recibirla. Prueba de ello es la clase de los Cerditos de O Restollal, que han creado unas macetas chulísimas con material reciclado.

¡A regar!

La idea era plantar petunias y claveles en las botellas de agua mineral que se habían terminado últimamente, así que las profes las recortaron y las pusieron a disposición de los mayores del cole.

A partir de este momento ya fue todo cosa de los artistas del cole, que las pintaron de colores divertidos y primaverales. Una vez la pintura se había secado llegaba una de las tareas que más se disfrutan en nuestros coles: ¡llenarla de tierra!

Con las macetas preparadas ya solo faltaba plantar las semillas y darles de beber, otro momento especial, y es que llenar las regaderas para dar vida a unas plantitas es una sensación que les encanta.

Finalmente, y aprovechando que ya estaban en faena, los mayores del cole también aprovecharon para plantar unas lechuguitas que pronto podrán degustar en el comedor.

Conxo y O Restollal llegan al final del camino

Los mayores de Conxo y O Restollal cerraron el curso Voz Natura con una visita por el casco histórico compostelano.

Los mayores de Conxo y O Restollal pasearon por el casco histórico compostelano.

Junio es tradicionalmente el mes más esperado por los escolares, ya que con él trae el final del curso y el principio del verano. Pero este año en Conxo y O Restollal este significado se ampliaba, y es que después de un sinfín de actividades, muchas incluidas en el proyecto Voz Natura, terminando el invierno se lanzaban a por un reto todavía mayor: trazar su propia ruta del Camino de Santiago.

No podía faltar el Obradoiro...

No podía faltar el Obradoiro…

Pero esta no fue una labor sencilla, pues como cualquier ruta de tránsito con destino Santiago de Compostela, la nueva ruta de Cativos debería contar con una señalización adecuada, obra cómo no, de unas Brigadas Ecológicas Cativos dispuestas a ofrecer una nueva perspectiva de las archiconocidas conchas de vieira.

Como era de esperar, los mayores de Conxo y O Restollal esperaban impacientes esa visita al casco histórico de su ciudad, que si bien seguramente lo conocerán de sobra por sus paseos familiares o actividades de sus centros como los cuenta cuentos de la Editorial Kalandraka en la Galería Sargadelos, nunca se habían prodigado de esta forma con sus compis de aventuras, de los que en unos días se despedirán para afrontar una nueva etapa llena de nuevos retos y para la que les deseamos mucha suerte.

O Restollal señaliza el Camino de Santiago

Gracias a la actuación de la Brigada Ecológica Cativos O Restollal, el Camino gozará de nueva señalización.

Gracias a la Brigada Ecológica Cativos O Restollal, el Camino goza de nueva señalización.

Los mayores de O Restollal han cogido el relevo de sus compis de Conxo y han estado preparando la etapa definitiva del camino que los llevará a la Catedral.

Elaborando piedras.

Elaborando piedras.

Cómo toda España y más de media Europa sabe, hacer el Camino de Santiago sería impensable sin una correcta señalización, y ahí es precisamente dónde los niños y niñas de O Restollal han decidido que debían enfocar sus esfuerzos.

Para ello se han valido de unos tetrabriks que han encolado y forrado con papel de periódico. A continuación los han pintado de gris (simulando piedras) y por supuesto la flecha amarilla o la concha de vieira, aunque esta última también vale pegarla. ¡Y así es como se improvisa un monolito señalizador del camino!

Pero no contentos con eso, también han seguido el mismo proceso con una caja grande de cartón, de esta forma, el que se despiste no podrá decir que el camino de las Brigadas Ecológicas Cativos Conxo y O Restollal no estaba bien señalizado.

El macetero-neumático de O Restollal

Neumático-macetero

Algo tan feo como un neumático viejo puede transformarse en algo bello como este macetero.

Los seguidores habituales del blog ya sabéis que los niños y niñas de O Restollal (Santiago de Compostela) son tremendamente creativos, bien, pues su última peripecia ha sido crear un macetero a partir de un neumático usado.

Así quedó el neumático tras los recortes.

Así quedó el neumático tras los recortes.

Para eso, a parte del neumático, han necesitado:

  • Tiza
  • Cúter
  • Pintura plástica
  • Una tabla de madera de 50 cm de diámetro.
  • Puntas
  • Martillo

El primer paso es marcar con tiza el borde del neumático. En este caso han decidido hacerlo con formas de pétalos (ya os podéis imaginar qué han plantado, ¿verdad?). Una vez ya tenemos el diseño hay que cortarlo con un cúter. Estos recortes no se desperdician, de hecho ya nos han avisado de que son muy útiles para, por ejemplo, hacer el marco de un cuadro o un espejo.

Siempre el paso más divertido.

Siempre el paso más divertido.

El siguiente paso es pintarlo, así que en primer lugar se pinta todo de un color para tapar el aburrido color negro del neumático. Una vez se ha secado la primera capa de pintura ya es hora de darle ese toque tan suyo, así que han plasmado sus manos por todo el neumático, más personalizado imposible.

Una vez han tenido la decoración finalizada, los profes han fijado la tabla que servirá de base. Claro, han utilizado las puntas y el martillo.

Finalmente ya solo queda lo más divertido: llenarlo de tierra, plantar unos bulbos de jacintos, regar con mucha agua y ahora ¡a esperar a que crezcan las flores!

¡Ya en acción las brigadas de Santiago y Oroso!

Los niños y niñas de Oroso se encontraron todo dispuesto para comenzar con su reforestación, que fue todo un éxito.

Los niños y niñas de Oroso se encontraron todo dispuesto para la reforestación.

Las brigadas ecológicas Cativos de Conxo, O Restollal y Oroso ya han entrado en acción realizando una limpieza de entornos naturales en el parque Eugenio Granell de Santiago de Compostela los primeros, y una reforestación en el área recreativa de Cachopal los de Oroso.

Estos son nuestros héroes de Oroso.

Estos son nuestros héroes de Oroso.

Los primeros en ponerse manos a la obra fueron precisamente los niños y niñas de Oroso, que aprovecharon el terreno y los árboles autóctonos cedidos por el ayuntamiento para reforestar el espacio situado en la parroquia de Os Ánxeles.

Los treinta niños y niñas que acudieron con sus familias recibieron también un mapa y una tarjeta para localizar y recordar la ubicación exacta de su planta, y es que esta vez las brigadas ecológicas Cativos de Oroso se fueron hasta el medio centenar de árboles, una cifra nada desdeñable.

 

Fue una preciosa mañana en Santiago de Compostela.

Fue una preciosa mañana en Santiago.

Una vez finalizaron la actividad fue momento de recuperar fuerzas con una merienda y recibir los diplomas de manos de Beatriz Rodeiro, María del Carmen Liste y Vanesa Boo, concelleiras de Ensino, Muller e Turismo respectivamente, que presidieron el acto y llevaron a cabo el reparto de árboles, mapas e tarjetas identificativas.

Por su parte, los mayores de los coles de Conxo y O Restollal disfrutaron de una mañana lectiva diferente en la que se citaron en el parque Eugenio Granell para llevar a cabo la limpieza de una zona especialmente condicionada, aprovechando además para poner en práctica conceptos aprendidos en clase como los referentes al reciclaje.

Obviamente, al finalizar la actividad nuestras brigadas ecológicas Cativos disfrutaron de un más que merecido almuerzo campestre antes de poner rumbo a sus aulas para continuar con su día de clase.