La falla de Los Picapiedra triunfa en Denia

Las familias de Denia trabajaron durante meses en la elaboración de la falla de Los Picapiedra.

Las familias de Denia trabajaron durante meses en la elaboración de la falla de Los Picapiedra.

La Brigada Ecológica de Denia ha comenzado este curso con una fecha imprescindible en su calendario, las Fallas. Y ese día llegó ayer.

Denia es una localidad fallera con 70 años de celebraciones a pesar de pertenecer a la provincia de Alicante. Actualmente cuenta con once comisiones falleras y es reconocida en la Comunidad Valenciana no por su cantidad, si no por la calidad de sus monumentos.

Falla quemada.

La fiesta se celebra cada mes de marzo, especialmente los días 17, 18 y 19 en los que las ciudades se inundan de música, pólvora, color y tradición. A estos días les precede la plantá, cuatro días en los que las comisiones trabajan a contrarreloj para poner a punto el trabajo realizado durante todo un año, la falla.

Las fallas son obras de arte efímero en las que se plasman críticas satíricas a la sociedad actual y que serán pasto de las llamas en la noche de San José, como símbolo de purificación y finalización de un ejercicio para seguir en el siguiente año con fuerzas e ilusiones renovadas.

La comisión de nuestra brigada comenzó a trabajar hace meses, y es que las familias llevan meses elaborando muñecos falleros con materiales reciclados de acuerdo al tema escogido este año: «Los Picapiedra».

Una vez estuvieron todos los elementos de la falla en el cole (ayer), se plantó para quemarla esa misma tarde con la colaboración de Protección Civil, que controló el fuego perfectamente y nos dio paso a una fantástica merienda de chocolate con buñuelos.

¡Que comience la música en San Rosendo!

La orquesta de Cativos San Rosendo, a falta de que comiencen los ensayos, apunta muy alto.

La orquesta de Cativos San Rosendo, a falta de que comiencen los ensayos, apunta muy alto.

Los niños y niñas del San Rosendo, en Ferrol, se han propuesto montar una orquesta dentro del aula, pero su orquesta no es una banda cualquiera, ya que todos sus instrumentos están fabricados con materiales reciclados.

Han decidido que van a empezar con tres instrumentos: maracas, tambores y guitarras.

Decorando los tambores...

Decorando los tambores…

Para la confección de las primeras se han servido de los envases de sus yogures líquidos. Por supuesto cada uno ha decorado sus maracas antes de añadir un puñadito de lentejas y cerrarlas con un globo.

Los tambores, por su parte, han sido fabricados con los botes metálicos de leche en polvo. En primer lugar las profes los han revestido con aironfix, y a continuación los músicos los han decorado nuevamente a su gusto utilizando gomets. Finalmente han tensado la membrana de globo para conseguir un sonido único.

... y la guitarra.

… y la guitarra.

Y para terminar, el instrumento más carismático (la guitarra) ha sido creado a partir de una caja de pañuelos, que nuestros músicos han decidido pintar de azul. A continuación se añadió un tubo de papel de cocina a modo de mástil y, una vez secó la pintura, las educadoras pusieron las cuerdas a la guitarra utilizando gomas.

Ahora que nuestros músicos ya tienen sus instrumentos ya solo falta lo más importante: ¡ensayar!

Satur, el espantapájaros de El Mirador

Los niños y niñas de El Mirador preparados para ir al huerto con Satur.

Los niños y niñas de El Mirador preparados para ir al huerto con Satur.

El clima de El Mirador de San Javier es muy agradecido, por eso su huerto marcha de maravilla a pesar del interés que ha despertado en los pajaritos de la zona. Para solucionarlo, nuestras brigadas ecológicas han decidido crear un espantapájaros que los intimide un poco y vigile todo lo que allí han plantado.

Un trabajador nato.

Un trabajador nato.

El primer paso es unir un rulo de cartón reciclado a una pica con silicona caliente y un precinto. A continuación, los peques han escogido un disfraz reciclado de su baúl para vestirlo.

A continuación y utilizando el contorno de las manos de la educadora, han hecho las del espantapájaros con estropajo y las han pegado al tubo de cartón también con silicona caliente.

Justo después, la seño ha hinchado un globo y entre todos han pegado

con cola varias capas de papel de periódico en pedazos y lo han dejado secar al aire libre hasta el día siguiente, cuando ya se le pudieron dar dos capas de pintura.

Una vez esta estuvo seca han utilizado tapones de botellas para representar los ojos, nariz y boca. Finalmente han recuperado los restos de las bolsas de basura utilizadas en carnaval para pegarlas con silicona caliente simulando el pelo.

Ya con el espantapájaros terminado han decidido que Satur era un buen nombre y lo han ido a clavar al huerto para que empezara a trabajar inmediatamente, y ya de paso, nuestros jóvenes agricultores han aprovechado para plantar unos ajos y regar el huerto.

El AGA San Javier propone una segunda vida para las bombillas fundidas

Manualidad elaborada con materiales reciclados por los alumnos de la escuela infantil Cativos de la Academia General del Aire.

Manualidad elaborada con materiales reciclados por los alumnos de la EI de la Academia General del Aire.

Desde la escuela infantil Cativos de la Academia General del Aire San Javier (Murcia) señalan que uno de los valores de gran importancia que las familias pueden enseñar a su hij@s es hacerles ver que el cuidado del planeta es una responsabilidad de todos y cada uno de nosotros.

Un consejo de gran envergadura, ya que de ellos, de nuestros niños y niñas, dependerá que en el futuro se siga contribuyendo a esta labor todavía con más ganas. Por eso, en nuestro post de hoy, vamos a daros ideas para reutilizar esa gran cantidad de residuos que se generan en los días más señalados de las Navidades y dejar volar nuestra imaginación para crear…Cativos AGA San Javier

¿Qué os parece si decoramos un bombilla vieja? 😉

Nuestros peques se han animado a diseñarla con motivos navideños para utilizarlas como adorno en sus casas. Atent@s porque es muy sencillo y sólo necesitamos los siguientes materiales:

  • Una bombilla fundida.
  • Témperas.
  • Pegatinas.
  • Un cordón o lana.
  • Una pistola de silicona o pegamento. 

Cativos AGA San JavierLa elaboración, cómo veréis, es muy sencilla. Basta con pintar nuestra bombilla con el diseño que más nos guste, nuestros peques han escogido pintar con témperas a estos simpáticos pingüinos. Una vez se seque la témpera, podremos adornarlo con pegatinas; por ejemplo, ponerles los ojos, las patas, algún elemento distintivo o lo que consideremos más oportuno. Y por último, hacerle el enganche para colgarlo de nuestro árbol de Navidad con un poco de lana o cordón y pegándolos bien en el extremo superior de la bombilla, tal y como se aprecia en la imagen.

¿Qué os parece? ¿Alguien se atreve? 🙂