Oroso publica su cuento de las estaciones

Los niños y niñas de Oroso trabajaron mucho toda la semana para crear su cuento de las estaciones en papel reciclado.

En Oroso han trabajado mucho toda la semana para crear su cuento de las estaciones.

Los seguidores de este blog sabéis perfectamente que en la red de escuelas infantiles Cativos practicamos la filosofía del «hazlo tú mismo», y en este caso, los niños y niñas de Oroso se han encumbrado. Los artistas de A Ulloa han realizado un cuento sobre las estaciones en el que ellos mismos lo han elaborado todo, empezando por el papel.

Primero se deshace el papel.

Deshacemos el papel…

Para ello han comenzado llevando papeles al cole y desmenuzándolos, para luego ponerlos a remojo y así obtener la pasta de papel, después de batirlos y añadir cola blanca.

... encolamos...

… encolamos…

El siguiente paso es extender el «puré» en los moldes y dejarlo secar hasta que pudieron retirarlo sin que rompiera la hoja. Aún así es necesario dejar que termine de secar sobre tela mientras se elaboran el resto de páginas del cuento.

... ¡y al molde!

… ¡y al molde!

Una vez finalizada la producción de papel, los niños y niñas de Oroso han plasmado paisajes significativos de cada estación utilizando materiales vistosos con los que trabajar también las texturas y los colores.

Finalmente y tras una semana de arduo trabajo, el resultado ha sido espectacular y los creadores se han podido marchar de fin de semana más que contentos.

Una pequeña muestra de la obra de arte de los cracks de Oroso.

Una pequeña muestra de la obra de arte de los cracks de Oroso.

Paz y amor en el carnaval hippie de Oroso

Los niños y niñas de Oroso han celebrado una fiesta hippie siguiendo la premisa de "hazlo tú mismo".

El cole de Oroso han celebrado una fiesta hippie siguiendo la premisa de «hazlo tú mismo».

Los niños y niñas de Oroso aprovecharán estos carnavales para retroceder unas décadas en el tiempo y celebrar una auténtica fiesta hippie al más puro estilo Do It Yourself (hazlo tú mismo). Para ello han divido sus tareas y cada día se han centrado en un aspecto destacable de su interpretación.

Estilismo puro.

Estilismo puro.

Para comenzar la semana, las educadoras pintaron las caras de los peques y a continuación comenzaron a preparar sus pelucas de bolsas de plástico.

El martes fue el turno de decorar sus disfraces sumergiéndolos en el ultracolorido flower power, en lo que todos colaboraron con mucho entusiasmo, como refleja perfectamente el resultado final.

¡Amasar!

¡Amasar!

El miércoles, nuestros jóvenes pacifistas invirtieron su tiempo de clase en realizar sus símbolos de la paz, que vestirían a modo de medallones.

Por supuesto, el taller de cocina del jueves estuvo centrado en los postres típicos de carnaval, aunque como todo el mundo sabe, para estos menudos cocineros, lo realmente importante es jugar con la masa sin importar cual sea la deliciosa finalidad.

Finalmente, el viernes fue el día de la esperada fiesta de disfraces y nuestros hippies pudieron lucir todo el trabajo realizado durante la semana.