Un invernadero portátil para trabajar en casa

Los invernaderos.

Los invernaderos expuestos antes de que se los llevaran para casa

Los niños y niñas de 2 y 3 años de la EIM de Vedra disfrutan mucho con las actividades relacionadas con la huerta, por eso sus profes les han ayudado a construir unos invernaderos con material reciclado para que se los puedan llevar a casa.

¿La parte más divertida?

¿La parte más divertida?

Esta vez, el proceso requirió varias etapas y el trabajo coordinado de los talleres de reciclaje y huerta, y por supuesto, las familias, que son las que hacen posibles todas estas actividades.

En este paso la ayuda viene muy bien.

Y el paso más complicado

En este caso, las mamás y los papás marcaron el inicio de la construcción con una campaña de recogida de bandejas de porexpán para el taller de reciclaje, donde se construyeron los invernaderos con bridas y bolsas de congelación.

De ahí, los invernaderos pasaron directamente al taller de huerta, donde los niños rellenaron las bandejas con tierra y sembraron las espinacas.

Testando el producto.

Espinacas

Para adelantar el proceso de crecimiento y enseñarles a los peques el fruto y qué se hace con la espinaca, las profes llevaron espinacas al aula para que observaran su color y forma, el sabor, el olor…

Una vez terminados, los cativos se llevaron sus invernaderos a casa, donde deberán continuar con las labores de mantenimiento: regadío, estudio del crecimiento… De esta forma, podrán poner en práctica lo que hacen y aprenden en el aula con el invernadero del centro.

Los artistas y sus magníficos invernaderos portátiles

Los artistas y sus magníficos invernaderos portátiles