¿Adivináis de qué se han disfrazado en Riveira?

La semana de carnaval terminó en la EIM de Riveira con una gran fiesta y dulces típicos.

El carnaval es una fiesta de gran calado en Riveira, de hecho, los niños y niñas del cole se pasan más de una semana celebrándolo. Y evidentemente, ¡este año no iba a ser menos!

 

¿A quién os recuerdan?

Las educadoras organizaron distintas actividades para que cada día tuviera algo que ver con la celebración que tanto gusta en Riveira. Imaginaos cuánto que desde hace ya bastantes años el martes de carnaval es festivo para poder celebrarlo como se merece.

Resumidamente, las actividades carnavalescas consistieron:

  1. El lunes y martes hubo taller de pintacaras donde los niños y niñas del cole pudieron lucir los motivos que les apetecían: piratas, gatos, ratones, indios…).
  2. El miércoles cada clase pintó sus caretas de pollitos y patitos, según correspondiera, y todo el mundo se la llevó a casa.
  3. El jueves fue el día de lucir un complemento carnavalesco (pelucas, gafas, gorros…), cada quién el que prefería.
  4. El viernes fue el día propio de la fiesta en el cole, en el que cada familia asistió con un dulce típico de las celebraciones (orejas, roscas, filloas) y se encontró con la sorpresa de todo el personal del centro (alumnado incluido) alternando vestimenta.

Aquí es más fácil.

Los niños y niñas de 1 a 3 años se disfrazaron de profes, con el mandil típico de las educadoras, con sus colores representativos hechos con bolsas de plástico, lazos y aironfix. Evidentemente, también llevaban sus etiquetas identificativas con nombre y puesto de trabajo.

Como vestir a los bebés con bolsas de plástico no era lo más apropiado, les tocó interpretar el papel del personal de servicios (cocina y limpieza) con su color blanco representativo, gorro para cocinar e identificación.

Por supuesto, a las profes les tocó vestirse como sus cativos aunque no pudieron abandonar sus funciones durante la fiesta.

Finalmente, el martes con el entierro de la sardina se puso punto y final a una fiesta que no volverá hasta el año que viene, ¡y menos mal!

El Mirador de las Fiestas de la Primavera

La Batalla de las Flores fue una de las celebraciones más divertidas en El Mirador.

La Batalla de las Flores fue una de las celebraciones más divertidas en El Mirador.

Una vez finalizada la Semana Santa, la Región de Murcia se prepara para disfrutar de sus maravillosas Fiestas de la Primavera. Durante esta semana, se celebran las fiestas por excelencia de la Región: el Bando de la Huerta, la Batalla de las Flores y el Entierro de la Sardina.

El cuento de la fiesta.

El cuento de la fiesta.

Para explicarles el origen de estas fiestas, las educadoras del PAI Mar de Colores han decidido comenzar con un cuento: “Don Carnal y Doña Cuaresma”

Empezamos el repaso por estas celebraciones con el Bando de la Huerta, uno de los días grandes y que en 2012 fue declarada Fiesta de Interés Turístico Internacional. Esta fiesta se celebra el martes de Pascua y es una exaltación de las tradiciones huertanas dónde la inmensa mayoría de murcianos se echan a la calle durante todo el día ataviados con el traje típico local.

Para el Bando de la Huerta, las educadoras realizaron un photocall en cartón con la silueta de un niño y una niña con los trajes típicos, para que los artistas del cole los terminaran pintándolos con su toque más personal. Además, también han observado, manipulado y probado verduras y frutas típicas de la huerta murciana, recordando de paso la importancia que tienen estos alimentos para nuestra salud.

Todo el mundo huertano.

Todo el mundo huertano.

La Batalla de las Flores (hoy conocida como Murcia en Primavera) es un desfile en el que los murcianos ataviados con los trajes típicos de Murcia lanzan más de 200.000 flores y obsequios a los asistentes. Se celebra el jueves de Pascua y en él participan carrozas alegóricas a los festejos tradicionales. Las carrozas están decoradas con flores naturales y muestran la belleza de los huertos y jardines murcianos.

Para la recreación de la Batalla de las Flores ha sido imprescindible la colaboración de las familias, que han participado aportando distintas flores. Tras observarlas, manipularlas y olerlas, realizaron un pequeño desfile en el hall del cole en el que los peques han disfrutado lanzado las flores a sus educadoras, a Cati, Tivo y sus compis.

Los sardineros.

Y los sardineros.

Finalmente, para el Entierro de la Sardina (que ya celebraron sus compis de Torre Pacheco) recrearon el desfile, cómo no, con una sardina gigante que los peques pintaron de color plateado.

Por otro lado, para representar la quema harían falta llamas de fuego, así que usaron también cartón, pintura de color amarillo y rojo, y papel celofán de color amarillo para hacerlo aún más real. Este fuego hecho con cartón serviría de base para colocar a Doña Sardina encima.

Como buenos sardineros, los peques y las seños también necesitaron unos trajes, los cuales elaboraron con bolsas de basura de color negro y en los que pegaron unas bonitas sardinas hechas con cartulina que los jóvenes sardineros decoraron con papel de aluminio, simulando la piel del pez.

En definitiva, podemos asegurar que las Fiestas de la Primavera en El Mirador han sido de las mejores y más completas que se han escrito en este blog.

El Entierro de la Sardina en Torre Pacheco

En cole de San Antonio, en Torre Pacheco, ya saben porqué es tan importante el Entierro de la Sardina.

En Torre Pacheco ya valoran como deben el Entierro de la Sardina.

Los niños y niñas del Barrio de San Antonio, en Torre Pacheco, han querido celebrar su propio Entierro de la Sardina. Pero antes de ver cómo se lo montaron, vamos a conocer su historia.

¡Creatividad!

Liberando creatividad.

Esta fiesta empezó como una mofa, pero con el paso del tiempo se ha convertido en uno de los actos más multitudinarios en Murcia durante sus fiestas de primavera.

En 1851 un grupo de estudiantes ideó este original evento para parodiar la prohibición de comer carne durante la Cuaresma. Años después, un grupo de murcianos denominados como “Sardineros” retomaron el festejo y designan cada año a personalidades relevantes que deberán encarnar al “Gran Pez” y a “Doña Sardina”. Previamente al entierro, se organizan desfiles y pasacalles con gigantes, carrozas y comparsas.

El día del entierro, las carrozas se engalanan y se ambientan en los dioses del Olimpo y otros seres mitológicos como los dragones. El desfile consiste en una especie de carnaval mitológico en el que el principal interés para nuestros peques son los juguetes que reparten desde las carrozas.

Todos a una con la gran sardina.

Todos a una con la gran sardina.

Una vez finaliza el desfile, se quema una escultura que representa una gran sardina y el fin de las fiestas de primavera.

En San Antonio, la actividad fue realizada en dos sesiones:

Antes de comenzar la primera de ellas, las educadoras explicaron a los niños y niñas en la asamblea un poquito la historia y la tradición de la Fiesta de Primavera y el Entierro de la Sardina, apoyándose en imágenes que les ayudasen a entender lo que iba a pasar.

La actividad comenzó con el engalanamiento de sardinas, y es que cada participante pudo decorar la suya con gomets de colores. A continuación prepararon su corona para el desfile previo al entierro de la sardina.

En la segunda sesión, dibujaron la silueta de una sardina (de tamaño grande) en papel continuo, los niños y niñas pegarán trocitos de papel de diferentes colores y confeti para decorarla, para posteriormente recrear el entierro de la sardina y su tradicional quemada.

Durante el desfile sonó la música y todos se lo pasaron en grande con la caída de confeti de colores, entendiendo (más o menos) porqué es una fiesta tan importante para sus mayores.