El cole de El Mirador ya tiene su huerto

Los peques esperan pacientemente para poder estrenar sus huertos.

Los peques esperan pacientemente para poder estrenar sus huertos.

A falta del espacio de tierra apropiado para que nuestros las brigadas ecológicas Cativos de El Mirador pudiesen tener su huerto, los servicios municipales de San Javier han diseñado seis jardineras móviles elaboradas con palés reutilizados, en las que los niños y niñas del cole ya han plantado las primeras lechugas baby.

Un poco de ayuda para plantar.

Un poco de ayuda para plantar.

Para crear cada uno de los seis huertos se han utilizado dos palés superpuestos y forrados con tela asfáltica, que se han rellenado con tierra ya lista para plantar. Además, cada jardinera cuenta con cuatro ruedas que permitirán una gran movilidad a la hora de buscar el sol.

A partir de ahora, los niños y niñas de El Mirador podrán trabajar su huerta y ocuparse de sus plantas, así que seguro que realizarán muchas actividades como las que otros coles comparten aquí.

Pero lo mejor de todo es que todo el mundo está muy motivado con la iniciativa. Por supuesto los peques están deseosos de trabajar con la tierra y experimentar muchas sensaciones nuevas y aprender cosas diferentes todos los días; las profes ya están pensando en todo lo que pueden hacer a partir de ahora y hasta las familias ya han llevado plantas y semillas al cole para ayudar a que las cosechas sean siempre de primera.

Así que ahora solo nos queda esperar y ver todo lo que brotará este curso de estos nuevos huertos ecológicos.

Satur, el espantapájaros de El Mirador

Los niños y niñas de El Mirador preparados para ir al huerto con Satur.

Los niños y niñas de El Mirador preparados para ir al huerto con Satur.

El clima de El Mirador de San Javier es muy agradecido, por eso su huerto marcha de maravilla a pesar del interés que ha despertado en los pajaritos de la zona. Para solucionarlo, nuestras brigadas ecológicas han decidido crear un espantapájaros que los intimide un poco y vigile todo lo que allí han plantado.

Un trabajador nato.

Un trabajador nato.

El primer paso es unir un rulo de cartón reciclado a una pica con silicona caliente y un precinto. A continuación, los peques han escogido un disfraz reciclado de su baúl para vestirlo.

A continuación y utilizando el contorno de las manos de la educadora, han hecho las del espantapájaros con estropajo y las han pegado al tubo de cartón también con silicona caliente.

Justo después, la seño ha hinchado un globo y entre todos han pegado

con cola varias capas de papel de periódico en pedazos y lo han dejado secar al aire libre hasta el día siguiente, cuando ya se le pudieron dar dos capas de pintura.

Una vez esta estuvo seca han utilizado tapones de botellas para representar los ojos, nariz y boca. Finalmente han recuperado los restos de las bolsas de basura utilizadas en carnaval para pegarlas con silicona caliente simulando el pelo.

Ya con el espantapájaros terminado han decidido que Satur era un buen nombre y lo han ido a clavar al huerto para que empezara a trabajar inmediatamente, y ya de paso, nuestros jóvenes agricultores han aprovechado para plantar unos ajos y regar el huerto.