Los monstruos del reciclaje de Cabañas de la Sagra

La Brigada Ecológica de Cativos Cabañas de la Sagra empieza ya a reciclar a pleno rendimiento.

La EIM Gloria Fuertes de Cabañas de la Sagra ha comenzado fuerte su andadura este año en el proyecto Voz Natura con una actividad de reciclaje muy inspiradora.

El monstruo verde…

Como ya sabéis los lectores habituales del blog, todos los centros de la Red Cativos dan muchísima importancia a las actividades en las que se trabajan conceptos relacionados con el reciclaje, y por supuesto, no iba a ser menos cuando se adoptan ideas tan simples e ingeniosas como esta.

Y es que las educadoras de Cabañas de la Sagra se han dado cuenta de que puede ser una grandísima motivación jugar a alimentar a los contenedores de reciclaje con la comida que más les gusta, pero hagámoslo bien y empecemos por el principio.

… ¡y a darles de comer!

Obviamente, el primer paso ha sido construir los diferentes contenedores y pintarlos con el patrón de colores que todos reconocemos, pero es que además, los han decorado utilizando tapones y otros materiales para darles «un poco de vida». Los convirtieron en monstruos del reciclaje.

Una vez los colectores ya estaban preparados, tocaba familiarizarse con la propia actividad de reciclar, así que como avanzábamos hace un momento, las profes les explicaron a los niños y niñas del cole que esos monstruos comían basura, pero que no les valía cualquiera. Así que para facilitar que se fueran familiarizando con el menú preferido de cada uno, han identificado los residuos aportados por las familias con gomets del color representativo de cada colector.

Evidentemente, ahora que ya todo el mundo está completamente convencido de la importancia de separar residuos, los monstruos del reciclaje están ubicados en el pasillo para que los niños y niñas del cole los puedan ver y darles de comer cada vez que tengan la posibilidad.

Cabañas descubre las maracas de Don Caracol

Los niños y niñas de la EIM Gloria Fuertes descubrieron una sencilla forma de hacer música.

Los niños y niñas de la EIM Gloria Fuertes de Cabañas de la Sagra son conocidos en la Red Cativos por su increíble gusto por los cuentos y la música.

Primero conocieron a Don Caracol.

Por eso a nadie le extraña que cuando en el Día del Libro la profe Mónica les leyó el cuento Don Caracol y la clave de sol, se metieran tanto en el papel que no tuvieran otra cosa en mente que crear su propia música.

Por eso, sus educadoras, siempre resolutivas, pidieron ayuda a las familias para fabricar unas maracas.

Cuando todo el mundo tuvo su envase de yogur líquido organizaron un taller en el que cada artista debía decorar su instrumento. Al fin y al cabo, es la forma más inmediata de expersar el estilo de cada uno…

Cuando la orquesta se dio por satisfecha con sus instrumentos, procedieron a la parte meramente de lutier:

Y luego se pusieron manos a la obra.

  1. En primer lugar introdujeron unos granos de arroz dentro del envase para que este tuviera una sonoridad óptima.
  2. Finalmente cerraron sus maracas con un globo y con la ayuda de las profes lo ataron fuerte con una goma.

A partir de este momento, la orquesta de maracas Cativos Cabañas de la Sagra ya estaba capacitada para acompañar como es debido a Don Caracol, que como ya hemos dicho, siempre toca en clave de sol.

Iniciación a las legumbres de La Sagra

Un abuelo del cole se presentó voluntario para instruir a la joven Brigada Ecológica Cativos Cabañas.

La Brigada Ecológica de Cabañas de la Sagra ha empezado fuerte este año y se ha atrevido con uno de los cultivos más representativos de su comarca: las legumbres.

¡El arte que no falte!

Pero claro, quien no tiene costumbre de plantarlas necesita el consejo de una voz experta. Y justo por eso un simpático abuelo de la EIM Gloria Fuertes organizó un taller en el que compartió sus experiencias, explicó cómo se plantan las legumbres y cómo se riegan y hasta dijo ¡que tenía un tractor!

Con él, los niños y niñas de Cabañas vieron unas láminas en las que aprendieron en unos sencillos pasos cuál es el procedimiento y por si fuera poco y a modo de mecenas, dejó unas bolsas de lentejas y garbanzos de su propia cosecha para que trabajaran con ellas en la escuela.

Después de semejante iniciación al mundo de las legumbres faltaba preparar los recipientes donde se germinarían, así que reciclando unos vasos de yogur prepararon sus semilleros y los decoraron cada uno a su gusto.

¿Lenteja o garbanzo?

Finalmente llegó el día de poner en práctica todo lo aprendido. Con ayuda de las profes Marta y Berta colocaron algodón húmedo dentro del envase de yogur y pusieron lentejas o garbanzos en su interior.

Como colofón, prepararon un rincón en el pasillo de la escuela donde han colocado una mesa con unas regaderas, los envases de yogur con las legumbres y las láminas para recordar los sencillos pasos que debían seguir para que las plantas crezcan fuertes.

Cabañas de la Sagra bucea en creatividad

Los buzos de Cabañas de la Sagra lograron un gran resultado reutilizando unas botellas de plástico.

Los buzos de Cabañas de la Sagra posan para la foto de grupo con sus botellas.

El carnaval ha llegado a Cabañas de la Sagra y en el Gloria Fuertes se han puesto manos a la obra para diseñar unos ocurrentes disfraces de buceador. Para ello solo han necesitado unas botellas de plástico, papel de periódico, pintura, unas cuerdas y algo de cinta.

Cada uno escogió su color favorito.

Cada uno con su color.

El primer paso es forrar las botellas con papel de periódico. A continuación, cada uno las ha pintado de su color favorito y las ha dejado secar. Por supuesto, al aire libre secan más rápido.

Esto exige maña.

Esto exige maña.

Una vez las botellas están secas es necesario darles un punto que les ayuden a recordar cómo son las botellas de buceo, así que les han pegado un poco de cinta alrededor.

Por último, nuestros buzos noveles cierran las botellas con los tapones con cuerdas que han desarrollado las profes y que les permitirán utilizarlas como mochilas.

Una vez probadas y ajustadas las medidas, ya solo falta añadir unos sencillos complementos para lograr un sencillísimo disfraz.