A Guarda recicla con Los tres cerditos

Los niños y niñas de A Guarda consiguieron resumir la historia de Los 3 cerditos en un cartón de leche.

A los niños y niñas de la EIM de A Guarda les encanta recrear sus cuentos favoritos en otras actividades que en principio no tienen mucho que ver. Así que como hace un tiempo utilizaron A que sabe a Lúa? para una actividad Voz Natura y les salió genial, esta vez han probado con el cuento de Los tres cerditos.

Sección de carpintería.

Esta historia que todas y todos conocemos forma parte de su material educativo para este curso, y como ya están empezando con conceptos del reciclaje, han pensado que podía ser una buena idea resumir el cuento reutilizando cartones de leche a modo de las casitas de los cerditos. Aunque como al final serían un montón de casitas en clase se las ha ocurrido la genial idea de mezclar todas en un solo contenedor.

Para ello han necesitado:

  • Un cartón de leche con su tapón.
  • Hueveras.
  • Cartulinas.
  • Pinceles.
  • Paja y palitos de helado.
  • Cinta de carrocero.
  • Pinturas témperas.

Y este es el cuento de Los 3 cerditos de A Guarda.

Como muchas otras veces, la actividad comenzó con la inestimable colaboración de las familias, que aportaron los cartones de leche que serían la estructura de la casa y el tejado. ¡Muchas gracias una vez más!

El primer paso fue forrar los cartones con cinta de carrocero, así después serían mucho más fáciles de pintar. Una vez las casitas tuvieron ya la base de color, pintaron las hueveras de rosa o marrón según correspondiera una cabeza de cerdito o de lobo.

Como podéis apreciar en las fotos, el paso final fue caracterizar las casas según tocaba:

  • A la primera le pegaron la paja.
  • A la segunda le pegaron los palitos de helado.
  • A la tercera le dibujaron sus ladrillos.
  • Y al lobo le pintaron el bosque del que nunca debió salir.

Sobra decir que los todo el mundo se marchó encantado con su cuento tan original, práctico y sobre todo resumido.

¿A qué sabe la luna de A Guarda?

La lectura de un cuento inspiró una preciosa actividad para los niños y niñas de A Guarda.

La lectura de un cuento inspiró una preciosa actividad para los niños y niñas de A Guarda.

«¿A qué sabe la luna?» es un cuento de Michael Grejniec que les encanta a los niños y niñas de A Guarda, y mucho más después de la actividad realizada durante la semana pasada. Y es que tras leer el cuento decidieron hacer una representación para la que era necesario trabajar en equipo y colaborar. Un duro trabajo para el que tendrían que invertir toda la semana.

¿A qué sabe la luna?

¡Y el resultado luce así!

Para lograrlo necesitaron los siguientes materiales:

  • Cajas de cartón.
  • Pinturas de colores.
  • Pinceles.
  • Esponjas.
  • Cola.
  • Tijeras,
  • Recortes de cartulinas.
  • Tortitas de maíz.

Para poder representar bien el cuento era imprescindible tenerlo bien presente, por eso el primer paso fue repasarlo detenidamente y prestando mucha atención, familiarizarse con los personajes y los distintos elementos que iban apareciendo.

A continuación comenzaron con el proceso, con cajas de cartón de diferentes tamaños, las pintaron de colores oscuros representando la montaña y la noche, por dónde subirían los animales para hacerse con un pedazo de luna.

Con los restos de cartulinas realizaron los distintos protagonistas del cuento: tortuga, elefante, jirafa, cebra, león, mono, zorro y ratón en diferentes tamaños, lógicamente, y los colorearon con pintura de dedos. Al terminarlos, pegaron cada animal en su caja.

La Luna la hicieron de cartón y la colorearon para luego atarla de un cordelito y colgarla del techo.

El último día ya solo faltaba la representación del cuento. Con la Luna colgada, las profes lo fueron narrando y se fueron colocando poco a poco las cajas del animal correspondiente mientras que la Luna subía más y más alto.

Finalmente, cuando se acabó el cuento, cada niño pudo probar un pedacito de Luna representada en la tortita de maíz. Y claro, una vez finalizado un trabajo tan mastodóntico, como quien construye la Torre de Babel, los peques bailaron y jugaron al ritmo de la canción Lúa de María Fumaça, un grupo gallego muy recomendable y que nos encanta.

Oroso publica su cuento de las estaciones

Los niños y niñas de Oroso trabajaron mucho toda la semana para crear su cuento de las estaciones en papel reciclado.

En Oroso han trabajado mucho toda la semana para crear su cuento de las estaciones.

Los seguidores de este blog sabéis perfectamente que en la red de escuelas infantiles Cativos practicamos la filosofía del «hazlo tú mismo», y en este caso, los niños y niñas de Oroso se han encumbrado. Los artistas de A Ulloa han realizado un cuento sobre las estaciones en el que ellos mismos lo han elaborado todo, empezando por el papel.

Primero se deshace el papel.

Deshacemos el papel…

Para ello han comenzado llevando papeles al cole y desmenuzándolos, para luego ponerlos a remojo y así obtener la pasta de papel, después de batirlos y añadir cola blanca.

... encolamos...

… encolamos…

El siguiente paso es extender el «puré» en los moldes y dejarlo secar hasta que pudieron retirarlo sin que rompiera la hoja. Aún así es necesario dejar que termine de secar sobre tela mientras se elaboran el resto de páginas del cuento.

... ¡y al molde!

… ¡y al molde!

Una vez finalizada la producción de papel, los niños y niñas de Oroso han plasmado paisajes significativos de cada estación utilizando materiales vistosos con los que trabajar también las texturas y los colores.

Finalmente y tras una semana de arduo trabajo, el resultado ha sido espectacular y los creadores se han podido marchar de fin de semana más que contentos.

Una pequeña muestra de la obra de arte de los cracks de Oroso.

Una pequeña muestra de la obra de arte de los cracks de Oroso.