Cativos Santiago nos enseña a convertir viejas camisetas en útiles bolsas

Posando con sus preciosas bolsas recicladas.

Posando con sus preciosas bolsas recicladas.

Los alumnos de la escuela infantil Cativos Santiago están dispuestísimos a concienciarse en el consumo responsable y la ayuda al medio ambiente. Por eso, los niños y niñas de la clase de 2 años ‘Ghaiteiros’ realizaron en enero una actividad muy divertida a la par que educativa. Gracias a ella convirtieron unas viejas camisetas en unas útiles y preciosas bolsas. Para lograrlo siguieron unos pasos muy sencillos:

– Como querían que las bolsas fuesen acordes al tamaño de los peques, optaron por ELEGIR camisetas pequeñas. Así resultaron más cómodas de llevar.

– A continuación llegó lo más divertido, DECORAR! Así, se armaron de pinceles y pintura de diferentes colores y… manos a la obra! Se podría utilizar pintura textil, pero como es un poco fuerte, dicidieron usar témpera por seguridad.

Pintando las camisetas.

Pintando las camisetas.

– A continuación, los/as profes procedieron a CORTAR las camisetas para darles forma. Como podéis apreciar en la foto, solo hay que hacer los cortes en las mangas (que serán las asas) y en el cuello para rebajarlo un poco.

Camiseta cortada.

Camiseta cortada.

– El último paso consiste en COSER la parte baja de la camiseta que será el fondo de la bolsa.

Ya veis que es súper sencillo! Ya tenemos nuestra propia bolsa, al mismo tiempo que hemos reciclado y ayudado al cuidado del medio ambiente de manera divertida con un resultado chulísimo!  😉

Molinos quijotescos en Santiago de Compostela

El aula de Don Quijote de Cativos Santiago ya está un poco más completa con sus molinos de viento.

Cativos Santiago, la primera escuela de nuestra red, está dedicando este curso a Don Quijote. Sin ir más lejos, entre los personajes que dan nombre a cada clase, son precisamente los mayores del centro los que trabajan en la clase de este titán de las Letras Españolas.

Empapelando.

Y como ya sabéis que los niños y niñas de Santiago de Compostela son muy dados a tener detalles con todo el mundo, han querido brindar un homenaje al ingenioso hidalgo recreando sus molinos. Así que esta vez vamos a ver que tal les ha sentado el traje de «pequearquitectos».

Como es normal, toda construcción requiere de una estructura que soporte todo el peso, por lo que en este caso y aprovechando sus dotes para el reciclaje, los niños y niñas de Cativos Santiago se han decidido por reutilizar cartones de leche que, en primer lugar, han empapelado con tiras de papel de periódico y luego han pintado a su gusto con pinceles.

Molinos terminados.

A continuación han pintado un trozo rectangular de cartulina con ceras blandas y que más adelante será la cubierta del tejado. Y ya puestos a pintar pues también han preparado dos palos de polo, que representarán las aspas del molino.

Una vez que ya tuvieron todos los elementos de su molino preparados por separado, llegó el momento del ensamblaje, así que unieron los dos palos con un encuadernador realizando sendos cortes en el centro de cada uno y lo acoplaron al centro del tetrabrik. Seguidamente realizaron unos cortes en los extremos para dar forma de triángulo al tejado y, finalmente, pegaron la cartulina encima dejando los molinos terminados.

¡Y listo! ¿Qué os parecen los los molinos de viento de Cativos Santiago? ¿Creéis que Don Quijote se sentiría orgulloso? ¿O los confundiría también con sus gigantes?