La calabaza Ruperta pasa Samaín en San Rosendo

Los vampiros de San Rosendo posan con Ruperta (arriba a la derecha) en Samaín.

Los vampiros de San Rosendo posan con Ruperta (arriba a la derecha) en la fiesta de Samaín.

Aunque fueron los primeros en realizar actividades relacionadas con el proyecto Voz Natura, en San Rosendo no se han puesto realmente manos a la obra hasta Samaín.

Ruperta naciendo.

Ruperta naciendo.

Antes de eso, los mayores ya habían ido de excursión al Parque Reina Sofía de Ferrol a recoger elementos relacionados con el otoño para después trabajarlos en clase como hojas, bellotas o castañas.

Pero han sido los cativos de 1 y 2 años los que han empezado a crear a partir de la reutilización de papel de periódico cortado en tiras.

En primer lugar han hinchado un globo y lo han recubierto con las tiras de papel de periódico que han pegado en varias capas con la clásica mezcla de agua y cola al 50%.

Ruperta en maquillaje.

Ruperta en maquillaje.

A continuación han pegado otras dos capas de papel de cocina proporcionándole a Ruperta la que sería su forma final.

Una vez se había secado, han procedido a pintarla de naranja y verde en el caso del rabito. Para este paso han sido necesarias 2 capas de pintura que, una vez seca, ha quedado perfecta para que la profe la culminara pintando los ojos y la boca de la calabaza, que en adelante todos conocerán como Ruperta y con la que pudieron disfrutar a tope su fiesta de Samaín.

El curioso caso de la macetarra de Cativos Restollal

Aunque no podrán volver a jugar con ella como antes, su guitarra seguirá en el cole con los "Mirós".

Aunque no podrán volver a jugar con ella como antes, los «Mirós» seguirán con su guitarra.

Cativos Restollal es un cole especialmente concienciado con el medio ambiente, por eso de una forma u otra acaba realizando «talleres imposibles» para no tener que tirar nada. El caso que os contamos hoy es especialmente curioso, ya que esta vez han sido los propios niños y niñas los motores del taller de manualidades.

La famosa macetarra.

La famosa macetarra.

Todo empezó cuando una de las guitarras de la clase de los «Mirós», amantes de la música como su apasionada profe, se rompió de forma que ya no era seguro contar con ella en el aula. Los peques entendían que ya no podrían seguir jugando con ella como hasta ahora, pero el final que le esperaba a su instrumento tampoco era ni mucho menos de su agrado. Por eso sus profes, entendiendo la sensibilidad del asunto, propusieron un desenlace alternativo para su amado instrumento: ¡desde ahora sería una macetarra!

¡Oh la tierra!

¡Oh la tierra!

Lógicamente a todos les pareció fantástico, así que con la ayuda de una sierra especial se cortó una mitad de la caja de la guitarra para que esta clase de 2 años pudiese ponerse manos a la obra. Por supuesto rellenaron la macetarra de tierra (y de paso se embadurnaron un poco que al fin y al cabo es divertidísimo) y aprovecharon unas semillas de calabaza que habían germinado previamente en otra maceta para traspasarlas al que será su nuevo hogar.

Finalmente y tras le feliz desenlace, la clase de los «Mirós» está convencida de que a lo largo del curso podrán reciclar unos cuantos juguetes más, aprendiendo de paso una valiosísima lección: antes de tirar, reciclar.

Estas lechugas tienen los días contados.

Esto va a ser una ensalada.

Precisamente por eso y aprovechando unos restos de madera que había dejado el carpintero han construido también un cajón para plantar sus lechugas. Solo con un martillo y clavos, y recordando hacer unos agujeros en la base, nuestros peques ya se podían poner otra vez manos a la obra: rellenaron su nuevo cajón de tierra, plantaron sus lechugas y obviamente las regaron. Ahora solo queda esperar para poder comerse una deliciosa ensalada. Mientras tanto, seguirán discurriendo ingeniosas soluciones para preservar el medio ambiente y de paso no tener que deshacerse de sus juguetes favoritos.

Taller de Halloween en la Universidad de Murcia

Los papás y mamás de la Universidad de Murcia han disfrutado de una tarde divertida y diferente.

Los papás y mamás de la Universidad de Murcia han disfrutado de una tarde divertida y diferente.

Poco a poco Halloween se va convirtiendo en una fecha cada vez más señalada en el calendario. Particularmente, es una oportunidad única para realizar infinidad de actividades en nuestras escuelas, y un gran ejemplo es el taller que han realizado en el centro de atención a la infancia de la Universidad de Murcia con la inestimable colaboración de las mamás y papás, que ha realizado estas divertidas manualidades: una calabaza, una araña y un esqueleto.

¡Manos a la obra!

¡Manos a la obra!

Para hacer la calabaza necesitaremos:

– Goma eva o cartulina naranja, negra y verde

– Pegamento

– Tijeras

– Folios

– Lápiz

Empezamos dibujando una calabaza en un folio, copiamos la silueta a la goma eva naranja y recortamos la forma. En la goma eva negra dibujamos los ojos y la boca y los recortamos, mientras que en la verde hacemos lo mismo con el rabo. Después lo pegamos todo en la calabaza de goma eva.

Los materiales que nos harán falta para nuestra araña son:

¡Ups!

¡Ups!

– Cartulina naranja

– Pintura de dedos blanca y negra

– Pincel

– Pegamento

– Ojos móviles

En primer lugar pintamos una telaraña blanca con el pincel en una esquina de la cartulina. A continuación echamos la pintura negra en un plato y apoyamos la mano para después plasmarla horizontalmente en la cartulina. Luego volvemos a meter la mano en el plato y marcamos la cartulina en sentido contrario. Ya solo falta pegar los ojos y pintar la boca.

Finalmente, para hacer el esqueleto necesitamos:

Pegar los huesos exige concentración...

Pegar los huesos exige concentración…

– Cartulina negra

– Goma eva blanca y por ejemplo roja

– Folios

– Rotulador negro

– Ojos móviles

– Bastoncillos

– Tijeras

– Pegamento

– Lápiz

Comenzamos dibujando la cabeza de nuestro esqueleto en un folio, la recortamos y marcamos su silueta en la goma eva. Volvemos a recortar y la pegamos en la cartulina (¡Atención al tamaño de la cabeza! Recordad que debe entrar todo el cuerpo en la cartulina). A continuación pegamos los bastoncillos en la columna, extremidades… y los recortamos para hacer las manos y los pies. Recortamos dos triángulos en la goma eva de color y los pegamos para hacer la pajarita. Para acabar el esqueleto solo falta pegar los ojos y dibujar la boca y los agujeros de la nariz con el rotulador.

Aunque la fiesta ya ha pasado, seguro que estas manualidades que han recopilado las familias del CAI de la Universidad de Murcia os dan ideas para otras actividades o incluso para la acondicionar la celebración del año que viene.

Huertos con encanto

Actividad propuesta por Cativos Conxo

Actividad propuesta por Cativos Conxo

Estamos en época de siembra y en Cativos Conxo no paran de trabajar con la tierra y el reciclaje. Atentos a la actividad que nos plantean hoy los alumnos, alumnas y educadores de este centro compostelano.

Como sabréis, últimamente están muy de moda los palets de madera para crear elementos decorativos para el hogar, y también para el jardín. Nuestros niños han querido utilizarlos para construir unos cajones muy chulos en los que cultivar patatas, calabacines y calabazas.

Para poner toda la actividad en marcha, nuestros jardineros han necesitado un poquito de «ayuda carpintera», ya sabéis: martillo, clavos, sierra, un poco de lija, y unas manos que se presten 😉

Huerto Cativos Conxo

Hora de sembrar en Cativos Conxo.

El resultado del trabajo de nuestros «manitas», unos cajones «cosecheros» que encajan a la perfección con la estética del cole. Luego, los pintaron un pelín y…. ¡Tachán! El resultado lo podéis ver en la imagen superior.

Pero todavía les quedaba lo más divertido de la actividad, verter la tierra, plantar y regar.

La verdad es que la creatividad de este cole no tiene fronteras, y no han querido perder la oportunidad de decorar el muro del patio con un par de macetas colgantes.

Macetas colgantes.

Macetas colgantes.

Fijaros en lo preciosas que les han quedado.

Además, nos han explicado el proceso y son muy fáciles de elaborar, ¿os animáis?

Han utilizado unas botellas de plástico grandes y un alambre grueso para colgarlas. Tras rellenarlas de tierra y sembrar unas bonitas flores, sólo han tenido que poner el toque personal del centro, un poco de color con forma de gomets.

La verdad es que, como siempre, en Cativos Conxo han trabajado mucho para esta actividad. Incluso han construido un comedero para pájaros utilizando una botella y una cuchara de madera. ¿Qué os parece?

Comedero pájaros.

Comedero pájaros.

El objetivo es que los pajaritos que se pasean por su huerto hagan una parada para reponer fuerzas y no se entretengan con los frutos. 😉

Y ya que se acerca la hora de preparar la comida, nos despedimos con las hermosas lechugas que han brotado en el invernadero del centro.

Lechugas Cativos Conxo

Lechugas Cativos Conxo

En el próximo post os contaremos más aventuras de las brigadas Cativos.

 

Cativos Mediterráneo inaugura 2015 con los rastrillos y las palas en alto

Asamblea ecológica de Cativos Mediterráneo

Asamblea ecológica de Cativos Mediterráneo

Estrenamos año nuevo pero mantenemos nuestras buenas costumbres y objetivos, por eso, tras la vuelta de vacaciones, lo primero que han hecho en Cativos Mediterráneo ha sido realizar una asamblea ecológica para organizar su trabajo en el huerto.

Cativos Mediterráneo

Descubriendo las formas y colores de las hortalizas.

Los educadores del centro han explicado a los niños y niñas las formas, colores o texturas de algunas hortalizas como la zanahoria, la calabaza, el tomate o la lechuga, que plantaron en su día y que a través de siluetas y dibujos ayudarán a que algunas de sus características se fijen más fácilmente en nuestros «cativos».

Cativos Mediterráneo

Explicación de las herramientas que deben utilizar para la actividad.

Una vez sobre el terreno, los peques han colaborado quitando todas las malas hierbas que habían crecido durante las últimas semanas para ayudar a que sus plantas crezcan sanas. Una práctica con la que los pequeños trabajan la observación y la concentración sin darse cuenta.

Pero esto no es todo porque, a través del contacto y la experimentación con este tipo de alimentos, los niños descubrirán la importancia de tener una alimentación variada y tan saludable como la que aportan estos comestibles. De hecho, hasta se atrevieron a señalar algunos platos en los que les gustaría encontrarse estos frutos 😉

Después de una intensa jornada de trabajo con rastrillos y palas, el huerto de Cativos Mediterráneo ha quedado así de bonito. Y nos ha chivado un pajarillo que los peques están deseando ver el resultado de su trabajo.

Huerto de Cativos Mediterráneo

Huerto de Cativos Mediterráneo