Echa a andar el huerto escolar del CAI Beniel

Las educadoras del CAI de Beniel han improvisado sus huertos escolares en cajas de fruta.

Beniel forma parte de una comarca conocida como la Huerta Murciana, por lo que es lógico que su Brigada Ecológica trabaje diariamente en su huerto escolar.

El huerto de zanahorias.

Como en el recinto de la escuela no disponen de terreno adaptado para tener su huerto, han improvisado unos en cajas preparadas especialmente con tierra, abono y piedras en el fondo para que los sostengan.

Los cultivos más habituales en la zona son verduras y cítricos, especialmente el limón, con los que los niños y niñas del cole están completamente familiarizados.

Así que esta vez se ha decidido que lo que van a plantar serán semillas de  zanahorias y rábanos que cuidarán y regarán diariamente durante las próximas semanas al mismo tiempo que podrán ver cómo evolucionan.

Durante esta primera jornada de trabajo en el huerto han aprendido cómo hay que preparar la tierra, cómo plantar las semillas y qué es necesario para que estas crezcan fuertes y sanas. Y además, han podido experimentar con la tierra y el agua, una actividad que sin duda es de las favoritas de todas las Brigadas Ecológicas Cativos.

Cómo empaquetar regalos reciclando y a la moda

Sirviéndose solo de estos materiales, los peques de la Universidad de Murcia han hecho un regalo estupendo.

El regalo del Día del Padre de la Universidad de Murcia ha sido creado solo con estos materiales.

Los niños y niñas del CAI de la Universidad de Murcia han estado trabajando en el regalo para el Día del Padre y han tenido una magnífica idea para empaquetarlo reutilizando el cartón del papel higiénico con un diseño muy actual.

Un envoltorio perfecto.

Un envoltorio perfecto.

Para lograrlo solo han necesitado muchos tubos de cartón (en total 75 para todo el alumnado), un sello rojo y mucha imaginación.

Básicamente lo que han hecho nuestros artistas ha sido cerrar el tubo por los dos lados con dos dobleces, logrando una forma que estamos acostumbrados a ver últimamente en joyerías y perfumerías pero que en muchos casos, no se nos habría ocurrido aplicar con semejante facilidad.

Para finalizar el envoltorio, nuestros peques han optado por un sello y una tarjetita cargados de sentimiento, pero por supuesto, hay infinidad de formas de decorarlo y trabajar la presentación.

El regalo para los papás fueron unas fundas de gafas personalizadas con el contorno de las lentes por un lado y un bigote por la otra cara. Es decir, se han llevado un regalo útil y personalizado en un envoltorio top.

¡Santiago de la Ribera ya tiene su huerto escolar!

La inauguración del huerto escolar era un momento muy esperado por todos.

La inauguración del huerto escolar era un momento muy esperado por todos.

¡Nadie se lo quiso perder!

¡Nadie se lo quiso perder!

Los niños y niñas del CAI de Santiago de La Ribera tuvieron el privilegio de estrenar su huerto escolar el pasado día 13 de noviembre. Este momento, muy esperado sobre todo por los mayores del cole, contó con la asistencia del alcalde de San Javier entre otras personalidades como el concejal de Agricultura y Medio Ambiente, sin el que sería imposible esta preciosa iniciativa que tanta ilusión ha creado entre alumnado y personal docente.

A este importante momento en la aún corta vida de la escuela asistieron también las familias, que tuvieron la oportunidad de visitar el aula de sus retoños y ver el resultado de algunos de los talleres en los que han estado trabajando, especialmente aquellos que se desarrollaron con el objetivo de aprovechar todo el potencial de su huerto.

Un huerto con talento.

Un huerto con talento.

Algunos de los utensilios para la atención y cuidado del huerto elaborados por los niños y niñas de dos años son los espantapájaros Pepa y Berto, dos contenedores de agua para aprovechar la escasa lluvia de la zona, un anemómetro para identificar los días de viento, un comedero para los pájaros y por supuesto regaderas. Como no podía ser de otra forma, todo este material ha sido elaborado con productos reciclados, concienciando a los peques de la importancia de preservar el medio ambiente y a la vez estimulando su ya de por sí increíble creatividad.

¡Esto promete!

¡Esto promete!

A continuación se procedió al riego y plantación de los semilleros donde cada alumno, ayudado por su progenitor y bajo la supervisión de su tutora, plantó verduras típicas de la zona: lechugas baby, rizada y morada, acelgas, brócoli y apio. Además, en unos maceteros contiguos al huerto, también plantaron flores y plantas aromáticas como zinnias, tagetes y guisantes aromáticos, que además de decorar el huerto cuando crezcan y florezcan, permitirán que las educadoras trabajen conceptos relacionados con la naturaleza como la diferencia entre plantas comestibles y ornamentales.

Ha sido un trabajo coordinado.

Ha sido un trabajo coordinado.

Aunque el huerto cuenta con un sistema de riego por goteo, los niños y niñas del CAI saldrán al menos un día a la semana con sus regaderas para cuidar su plantación, mantenerla limpia de hierbas que dificulten su crecimiento y familiarizarse con los cuidados que necesitan y su evolución, observando y experimentando el proceso de desarrollo de su plantación.

Ahora, toca esperar tres meses hasta que llegue el momento de recoger la primera cosecha y de la cual tendréis noticias frescas.