Los coles de San Javier descubren el Cabezo Gordo

Los centros de San Javier planificaron un proyecto completísimo para conocer el Cabezo Gordo.

Aunque ya ha terminado el curso Voz Natura, tenemos varias actividades pendientes de publicar que iremos publicando poquito a poco. La primera de ellas la protagonizan el CAI Pasito a Paso de Santiago de la Ribera y el PAI Mar de Colores de El Mirador de San Javier, que han querido conocer uno de los elementos más representativos de su paisaje: el Cabezo Gordo.

Así es como se ve el Cabezo Gordo.

Se trata de una elevación de 312 metros de altura situada en la depresión litoral del Campo de Cartagena, en la Región de Murcia. Desde arriba se puede ver una panorámica del Mar Menor con sus 5 islas y cadenas montañosas que cierran la llanura.

Está formado con rocas de origen calizo y mármol (Piedra del Cabezo) Desde tiempos inmemoriales se viene explotando el mármol gris veteado del Cabezo Gordo que fue utilizado en la antigüedad en la construcción de una buena parte de los edificios de la ciudad de Cartagena como el Teatro Romano, el puerto, el canal del trasvase Tajo-Segura… En la actualidad una parte del Cabezo Gordo se utiliza como cantera donde se extrae mármol y grava para la construcción

El Cabezo Gordo fue declarado Paisaje Protegido en 1998, de interés biótico, paisajístico, paleontológico y cultural.

En 1991 se descubre el yacimiento paleontológico Sima de las Palomas, donde aparecieron restos de huesos de animales y del hombre Neandertal que vivió en la zona hace aproximadamente 50.000 años. Es una Sima kárstica natural que está a 75 metros por encima del nivel del mar y es el yacimiento del Hombre Neandertal más importante del arco mediterráneo español y el segundo en importancia sobre el Hombre Fósil en la Península Ibérica.

Conociendo la cueva.

En el Cabezo Gordo también podemos encontrar la Cueva del Agua, antigua mina explotada a finales del S.XIX y principios del XX.  Es un lago de agua dulce que está a más de 100 metros de altitud sobre el nivel del mar. En ella habitan 5 especies diferentes de murciélagos, algunas en peligro de extinción.

Como os imaginaréis, aquí hay un montón de trabajo, así que vamos a ir poco a poco mientras repasamos todas las actividades que han realizado los niños y niñas de estos dos coles para conocer la historia de su región, el ecosistema actual del Cabezo Gordo y parte de todo lo que se pudo construir gracias su cantera.

  • Recreando el Cabezo Gordo.

En primer lugar y para despertar el interés de los mayores de los coles, las profes del CAI Pasito a Paso y el PAI Mar de Colores decoraron las entradas de sus centros con un dibujo del Cabezo Gordo en papel continuo.

Posteriormente y con la inestimable ayuda de las educadoras (que se encargaron de los trabajos más complicados) construyeron una representación utilizando materiales como cartones, cajas, papel continuo y papel de seda marrón.

  • ¡Cuidado con el fuego!

Una vez que las profes ya habían explicado que en su momento hubiera población neardental, era necesario hablar de la importancia del fuego en aquella sociedad para calentarse, cocinar, elaborar armas y herramientas más resistentes…

Se pusieron manos a la obra y recrearon una hoguera con trozos y rollos de cartón y pintura de colores cálidos.

  • Collares neardentales.

Como si fueran de hueso.

Hoy sabemos que los neandertales ya llevaban joyas hechas con conchas, huesos, dientes… Así que recrearon estos adornos con macarrones que los peques pintaron con pintura blanca y luego las seños añadieron un hueso hecho con cartulina. Así ya tendrían un collar para la fiesta final del proyecto.

  • Murciélagos.

En la Cueva del Agua, que se encuentra dentro de esta gran montaña, habitan 5 especies diferentes de murciélagos como el murciélago de cueva o el murciélago ratonero patudo. Algunos de ellos están en peligro de extinción.

Llevaron a cabo la representación de estos mamíferos con ayuda de material reciclado como hueveras de cartón. Las seños las recortaron dándoles la forma de murciélagos y los peques les dieron color con ayuda de pintura negra y pincel.

  • Pinturas rupestres.

El arte primigenio.

El propósito de estas pinturas Rupestres no se sabe exactamente, pero se sospecha que eran actividades ceremoniales de los chamanes. No existen patrones claros utilizados para realizar las pinturas, por ello no se puede crear un seguimiento. Lo que se busca estudiando estas pinturas es conocer la cultura de estas sociedades prehistóricas. Sus costumbres y sus ceremonias son estudiadas todavía hoy en día buscando patrones que se repitan en la sociedad actual.

Con el fin de que los alumnos y alumnas conozcan cómo se comportaban las sociedades antiguas, su pusieron manos a la obra y realizaron sus propias pinturas rupestres para decorar las cuevas que habían creado en los centros.

Las seños mezclaron agua con unas gotas de pintura marrón y naranja en pulverizadores. Los niños pusieron las manos sobre papel continuo y las educadoras pulverizaron sobre ellas, simulando las pinturas que se hacían en aquella época.

  • Peque-arqueología.

El descubrimiento de fósiles ha sido de vital importancia para conocer mejor la historia de la humanidad. Por ello, recrearon unos pequeños fósiles con masa de sal y pequeños animales de juguete, como  dinosaurios, mamut, ciervos, caballos…

En primer lugar mezclaron la harina con la sal y el agua y, entre todos los peques y las profes removieron bien todo hasta conseguir una masa.

A continuación las seños repartieron un trocito de masa a cada niño o niña para que terminaran de amasarlo y darle la forma redondeada para finalmente estampar la huella del animal en la masa.

  • Excursión ficticia al Cabezo Gordo.

La no-excursión a la cueva.

Tras varios días trabajando la historia del Cabezo Gordo y de haber realizado diversas actividades para representar lo que hay en esta montaña, realizaron una salida del aula para visitar las distintas cuevas que habían construido en los coles, así como para ver con detenimiento sus propias creaciones (pinturas rupestres, hogueras, murciélagos…).

Para esta ocasión necesitaban ir con la vestimenta adecuada, así como con algunos complementos como gorra, linterna,… para conseguir que todo fuese lo más real posible. Durante el recorrido, antes de llegar a la Cueva del Agua, se encontraron varios obstáculos como rampas, algún que otro salto, señales que los niños no sabían muy bien para qué eran, pero que con las explicaciones adecuadas entendieron rápidamente. Sin duda alguna, lo que más gustó fue cuando llegaron a la cueva, pues estaba todo muy oscuro y tuvieron que utilizar las linternas para ver  el interior.

  • Conociendo la piedra del Cabezo Gordo.

La clase magistral.

Y ¿quién mejor para explicar la importancia de esta montaña, que personas que trabajaron allí durante muchos años?

Pues en los coles recibieron las visitas de Carmelo Martínez, un ex trabajador del Cabezo cuyo padre también dedicó gran parte de su vida a picar piedra en dicha montaña; y de Miguel Pérez, también ex trabajador, que durante varios años se dedicó a la explotación del Cabezo Gordo, ya que es ingeniero de minas.

Contaron muchas cosas interesantes, sobre todo lo importante que ha sido el mármol del Cabezo Gordo para la construcción de numerosos elementos en la Región, como el Teatro Romano de Cartagena, el trasvase Tajo-Segura, numerosas calles como la Calle Mayor de Cartagena, el puerto…

Para conocer un poquito mejor las características de la piedra que se saca de allí, llevaron varias muestras de ésta, unos trozos más grandes, otros medianos y otros más pequeños, los cuales se muelen hasta obtener la llamada arenilla que se usa para hacer cemento en la construcción.

Los peques se mostraron muy atentos y curiosos ante sus explicaciones.

  • Fiesta neandertal.

¡Y la fiesta!

Después de tantos días de trabajo y conocimiento sobre la historia del Cabezo Gordo, llegó el gran día de la fiesta de clausura del proyecto, una fiesta ambientada en la época neandertal.

El día comenzó con todo el mundo disfrazándose de neandertales con unos trajes que las seños realizaron con bolsas de basura de color amarillo, a las cuales añadieron manchas de color naranja para hacerlo más parecido a la vestimenta de aquella época.

A los disfraces añadieron los collares y ya estaba todo preparado para disfrutar de la fiesta metiéndose dentro de la cueva, haciendo bailes alrededor del fuego…