Conxo sale a buscar sus tesoros de otoño

 

La recogida de tesoros de otoño fue la primera actividad medioambiental del cole de Conxo

La recogida de tesoros de otoño fue la primera actividad medioambiental de Conxo.

Los mayores del cole de Conxo estrenaron el curso de actividades medioambientales con una fructífera salida al parque para buscar sus tesoros de otoño.

Pinceles peculiares.

Pinceles peculiares.

La idea inicial era buscar elementos típicos de la estación para conocerlos y experimentar con ellos, pero al final los niños y niñas del cole han decidido elaborar varios murales temáticos con ellos. Y es que las hojas, piñas y bellotas recogidas han sido tantas que los mayores las han compartido con sus compis de la clase de 1-2 años.

Pero es que además de utilizar estos materiales para el mural, también se han servido de las hojas para pintar, como si fueran pinceles las han mojado en pintura y han plasmado su arte directamente en el lienzo.

Por otra parte, como los niños y niñas de Conxo son muy atentos, no han dejado pasar la oportunidad de mostrarnos las patatas que han recogido del huerto y que según parece estaban deliciosas. Podéis ver su huerto en otra entrada de este blog hace casi un año.

Últimos momentos de la cosecha de patatas.

Últimos momentos de la cosecha de patatas.

Semilleros de roble para la plantación de Oroso

Los mayores de Oroso no han dudado en crear sus semilleros ante la escasez de plantas para la reforestación.

Los mayores de Oroso han creado sus propios semilleros para usar en la plantación anual.

Los mayores del cole de A Ulloa, en Oroso, suelen realizar plantaciones de árboles todos los años en terrenos cedidos por el ayuntamiento. Pero como cada vez les resulta más difícil encontrar las plantas y aprovechando que en el cole tienen una especie tan autóctona como el carballo (roble) ya dando bellotas, han decidido que este año se prepararán sus propios semilleros.

¿Saldrán?

¿Saldrán?

De esta forma, cada uno se ha valido de una caja de toallitas ya vacía para forrarla con papel de periódico encolado y decorarla al gusto.

Con los semilleros ya preparados, solo faltaba equiparse para el frío y la hierba mojada y salir a buscar la mejor bellota posible.