L’Escoleta descubre la flora y fauna del Montgó

Los cativos de L’Escoleta pudieron conocer de primera mano la flora y la fauna del Montgó.

El Parque Natural del Montgó es una reserva natural que preside desde las alturas la zona de Dénia y Jávea. Como es lógico, en Dénia han montado un centro de interpretación en el Jardín Municipal del Bosc de Diana en el que también contemplan la reserva marina del cabo San Antonio, y los niños y niñas de L´Escoleta han ido a visitarlo.

Buscando la flor azul…

La excursión se antojaba movidita porque con la llegada de la primavera ya sabemos lo que pasa, pero con calma y orden todo se soluciona.

Empezaron viendo los árboles que allí había, separados por zonas y escuchando las explicaciones que el guía les daba sobre ellos. También pudieron ver un montón de flores y jugar a buscar alguna en concreto según su color.

Los peces del cabo San Antonio.

A continuación entraron a la antigua alquería de la finca agrícola donde pudieron descubrir la fauna autóctona y desarrollar diferentes juegos y puzzles didácticos cuya intención no es otra que familiarizarse con el entorno natural (cosa que hoy se echa bastante en falta), ademas de estimular sus habilidades psicomotrices o el trabajo en grupo.

Al terminar en esta estancia volvieron a salir para ir a ver la zona de las plantas aromáticas, que supone un gran estímulo para los sentidos por la gran variedad de olores y sabores que allí se pueden encontrar. Además, también pudieron seguir disfrutando y jugando con las flores porque al fin y al cabo, la primavera es lo que tiene.

Los abetos poblarán Los Alcázares

Los niños y niñas de Los Alcázares expusieron sus creaciones en la cristalera del Concilia.

El Centro de Conciliación de Los Alcázares se encuentra en un paraje costero y sin montes, pero eso no es impedimento para que se sumen al proyecto Voz Natura de este año, que como sabéis está enfocado en la recuperación del monte.

Algo más de musgo…

Para comenzar esta actividad Voz Natura en un paisaje tan diferente del gallego, que es en el que se diseña la programación, las educadoras del Concilia han dedicado varias jornadas a explicar la importancia de cuidar el monte para prevenir los incendios y la contaminación, así como de la reforestación para reponer los ejemplares quemados, muertos o enfermos, o simplemente lograr que un «organismo» como el bosque pueda seguir creciendo con algo de ayuda.

La primera actividad fue ilustrar un árbol de otoño con las huellas de sus manos. Así que una vez las educadoras diseñaron el árbol desnudo y sus hojas, los niños y niñas de Los Alcázares procedieron a estampar sus manos en las hojas para lograr una composición típica del otoño.

Después de plantar, hay que regar.

Otra de las actividades fue colorear el tronco de un abeto y simular todo su follaje pegando musgo.

Una vez terminadas estas dos actividades, pegaron todo el trabajo en las cristaleras del centro para que todas las familias pudiesen disfrutar de cómo se trabaja en el cole.

Pero sin duda la actividad principal fue otra muchísimo más comprometida:

Aprovechando un cercado que hay al lado de la puerta del Concilia, las Brigadas Ecológicas Cativos Los Alcázares se han puesto manos a la obra y han plantado abetos para donárselos al ayuntamiento una vez estos sean ya grandecitos.

Las profes del cole nos cuentan que les habría encantado hacer una reforestación, pero en su zona no es posible así que han optado por criar unos arbolitos que en un futuro adornaran las plazas y jardines del municipio, por lo que podrán visitarlos siempre que quieran.