La vida ilumina la escuela de Molina de Segura

Los mayores salieron al patio a ver en qué se podía convertir una simple semilla.

Los mayores salieron al patio a ver en qué se podía convertir una semilla del tamaño de las que acababan de ver.

Los niños y niñas del CAI Nuestra Señora de la Asunción de Molina de Segura han trabajado durante una semana un concepto tan bonito como la vida. Las educadoras han comenzado a explicar a nuestros peques cómo el proceso que comienza plantando una semilla termina convirtiéndose en un un gran árbol.

Aquí no se puede plantar.

Aquí no se puede plantar.

La actividad comenzó en la asamblea del lunes cuando las educadoras les han mostrado unas semillas de lechuga y zanahoria y nuestros peques las pudieron examinar. Desde ese momento establecieron la relación entre las diminutas semillas y los grandes árboles, la tierra y el agua que necesitan para vivir, además de su importancia y cuidado en no desperdiciarla, especialmente en una región como la murciana.

Trabajo en equipo.

Trabajo en equipo.

A continuación la brigada de Molina plantó sus semillas de lechuga y zanahoria, que revisarán todos los lunes para apreciar sus cambios y acompañarla y cuidarla durante el proceso. Como en la escuela no hay sitio para trasplantarlas y en las jardineras no podrán crecer lo suficiente, realizarán una excursión a una finca agroecológica como ya hicieron el curso pasado y dejar allí sus plantas.

Reforestación feliz en O Salnés

Las brigadas ecológicas Cativos desbordan felicidad.

Las brigadas ecológicas Cativos desbordan felicidad.

Las brigadas ecológicas Cativos continúan con su labor medioambiental, que se ve intensificada con la llegada de la primavera. Esta vez fueron los niños y niñas de la escuela infantil Mafalda del Hospital do Salnés los que llevaron a cabo una exitosa reforestación en una soleada mañana.

La ayuda de los padres es imprescindible.

La ayuda de los padres es imprescindible.

La jornada comenzó a las 11 horas delante del cole, donde se reunieron familias y profes para ajustar los detalles de la actividad. Lo primero fue repartir los mapas y explicar cómo se llegaba al lugar de la plantación, después se distribuyeron las palas y regaderas y cada uno cogió su árbol, que ya habían sido repartidos y etiquetados con el nombre de los participantes. A continuación, las familias se desplazaron al lugar de la reforestación.

Las reforestaciones van muy en serio.

¡Hay que tomárselo en serio!

Una vez allí y mapa en mano, los peques buscaron el sitio donde dejar su arbolito con la ayuda de sus papás y mamás. Al terminar con el de cada uno, fueron a plantar todos uno común para la escuela y otro para el Hospital de O Salnés, del que se encargaron los hermanos mayores.

El final de la plantación significaba que era hora de reponer fuerzas, y para ese momento crítico, nuestros pequeños fueron previsores e hicieron un delicioso bizcocho en el taller de cocina del día anterior, al que acompañaron con un refrescante zumo.

Después de la merienda y con la felicidad acumulada durante toda la jornada fue inevitable dejarse llevar por sus juegos y risas, que terminaron a las 13 horas con la entrega de diplomas que reconocían su esfuerzo y dedicación.

Una cuadrilla lista para entrar en acción.

Las brigadas ecológicas Cativos listas para entrar en acción con su pancarta de fondo.

Las brigadas ecológicas Cativos reforestan Oroso

Reforestación "A Ulloa" de Oroso

Reforestación «A Ulloa» de Oroso

Se acerca la primavera, y con ella, llega una de las experiencias preferidas por nuestras brigadas ecológicas Cativos, las limpiezas y reforestaciones del entorno más próximo de nuestros niños como parte del proyecto propuesto para Voz Natura.

Familias participantes.

Familias participantes.

El sábado fue el turno de la escuela infantil municipal «A Ulloa» de Oroso, uno de los centros clásicos en la realización de esta actividad que, año tras año, sigue sorprendiendo por la gran implicación que obtiene por parte de las familias y los miembros de la corporación municipal.

El paseo do Carboeiro (Sigüeiro) fue el enclave de excepción escogido para esta plantación, una actividad con gran valor medioambiental, en la que también han querido participar la concelleira de Muller, Sanidade, Familia e Igualdade de Oroso, María del Carmen Liste Raña, el concelleiro  de Medio Ambiente, Seguridade Cidadá e Protección Civil, José María Castro Rial, y el concelleiro de Benestar, Cultura, Ensino, Xuventude e Voluntariado, Antonio Leira Piñeiro.

Momento de la plantación.

Momento de la plantación.

En una jornada muy soleada, 32 alumnos de entre 2 y 3 años, acompañados de sus padres, hermanitos e incluso algún abuelo, plantaron un árbol autóctono a lo largo del río Carboeiro, a su paso por las inmediaciones del pueblo coruñés.

Pero encontrar la ubicación idónea para su tarea no fue fácil, los pequeños tuvieron que – a modo de juego –  encontrar la ubicación exacta de su árbol con la ayuda de un mapa. Tras plantarlo, cada «cativo» lo regó a conciencia.

A la satisfacción de haber contribuido en la reforestación de su pueblo, se sumó el diploma acreditativo que entregó la directora del centro a cada pequeño. Y como no podía ser de otro modo, una merienda puso el punto final a una distendida actividad en la que las familias disfrutaron enormemente.

Diploma acreditativo.

Diploma acreditativo.