Menú de invierno para los pajarillos de Oroso

La Brigada Ecológica de Oroso no se ha olvidado de la fauna del cole en los días más duros del año.

La Escuela Infantil Municipal A Ulloa de Oroso está situada muy próxima a Santiago de Compostela, en una zona que podríamos denominar como el corazón de la provincia de A Coruña. Es una zona en la que hace muchísimo frío. De hecho, empezaron enero con 7 grados bajo cero.

Terminando de preparar el menú.

En los terrenos del centro educativo hay mucha zona verde y, por lo tanto, un montón de animalitos y bichitos que viven en el campo que rodea la escuela.

Por eso, pensando que en invierno no hay mucho alimento a la vista para las aves, han decidido facilitarles comida a los pajaritos atrevidos que pasean por la zona. Por eso han fabricado unos “comederos” reciclados.

Para ello, han pedido a las familias que llevasen al cole rollos vacíos de papel para reutilizarlos una vez más antes de tirarlos a la basura.

Poniendo la mesa.

La idea era preparar unos banquetes improvisados para las aves de la zona, así que han embadurnado los rollos de papel con crema de cacahuete y a esta le han pegado alpiste. Han pasado un cordel por el interior del rollo y los han ido colgando por la finca de la escuela.

Seguro que esta iniciativa de los niños y niñas de A Ulloa saca de algún apuro a los valientes pajarillos que se han quedado por la zona.

El CAI Beniel se especializa en experimentos

Los muñecos de Don Pasto van a ser protagonistas durante una temporada en el CAI de Beniel.

La Brigada Ecológica Cativos Beniel es una de las más prolíficas de la Red Cativos, ya que como podréis ver en el blog, han hecho prácticamente de todo y siempre bien.

¡Primer experimento!

Sin embargo por lo que podemos ver en este principio de curso están yendo un paso más allá y nos han sorprendido con dos sencillos pero efectivos experimentos.

El primero de ellos tuvo lugar hace unas semanas y necesitaron algodón, piedras, colorante alimentario y botellas de plástico vacías.

La idea era que los mayores del cole pudieran trabajar los colores disolviendo el colorante en agua y, por otra parte, comprobar cómo con las botellas vacías y según se llenaran con algodón o piedras, siendo materiales diferentes lógicamente tendrían propiedades diferentes, claro está, haciendo hincapié en el sonido que producían.

Fabricando a Don Pasto.

Pero es que una vez terminada esta parte del experimento se encontraron con una circunstancia muy ilustrativa de lo que es la contaminación del agua: una vez se había disuelto el colorante ese agua nunca volvería a ser la misma. Este simple detalle valió una perfecta explicación de por qué es muy importante cuidar nuestro entorno y procurar no mancharlo, ya que nunca lo podremos recuperar completamente.

El otro experimento tuvo lugar durante los últimos días y hay que reconocer que es muy muy divertido. Para llevarlo a cabo necesitaron medias, cuellos de botella, alpiste y serrín.

La idea era crear, cada uno, a su propio Don Pasto. Un muñeco al que le creciera el pelo.

Para ello utilizaron el cuello de botella de embudo, llenando la media en un principio con el alpiste y a continuación con el serrín. A continuación, las educadoras dieron forma a la cabeza de Don Pasto y cada brigada se encargó de dar el toque definitivo pegando los ojos y la boca.

Con los muñecos ya creados llegaba la parte más importante: lograr que le creciera el pelo. Para conseguirlo han estado regando su cabeza diariamente y poniéndola al sol, ya que sin olvidarnos de que son plantas, sabemos que son factores imprescindibles para que crezcan fuertes y sanas.

De esta original manera, las profes del CAI Beniel han explicado el ciclo de las plantas y al mismo tiempo han inculcado la importancia de cuidar el entorno de la forma más lúdica posible.