El Mirador, la huerta de Europa

El curso del PAI Mar de Colores fue un verdadero máster en agricultura.

El PAI Mar de Colores de El Mirador, en San Javier, es conocido en todo el continente por exportar algunas de las verduras y hortalizas más ricas que se pueden comprar en los supermercados. Así que es normal que teniendo en cuenta que muchas de las familias del cole se dedican a la agricultura, esta haya englobado un montón de actividades a lo largo del curso.

1. Los semilleros.

Pero como siempre y para que os podáis hacer una idea, vamos a hablar un poco de la historia de El Mirador y su economía.

En primer lugar hay que decir que ya era conocido por su nombre en el siglo XVII, pero que no fue hasta el XVIII cuando se construyó el pueblo alrededor de la ermita de la Virgen del Rosario. Hasta ese momento su territorio estaba dedicado al pastoreo trashumante y el cultivo de secano.

Hoy El Mirador se encuentra al norte del municipio costero de San Javier y se localiza en la extensión árida del Campo de Cartagena. Es también una de las localidades murcianas con más actividad agrícola y sus cultivos bajo plástico de hortalizas y flor de corte han generado una importante producción, siendo varias las empresas y cooperativas dedicadas a la manufactura de los productos cultivados.

2. La cajita misteriosa.

Dicho esto, es lógico que a través del huerto escolar se haya enfocado el curso a conocer las tradiciones referentes a este modo de vida y en general, acercarse a la cultura agrícola de la que viven la mayoría de las familias del centro. De esta forma, los niños y niñas del cole han podido aprender a identificar los diferentes productos que pueden encontrar en el campo y su importancia para la salud, además de las herramientas que se utilizan o los ciclos de los cultivos.

Para llevar acabo estos objetivos se programaron actividades durante todo el curso, y como es lógico, la primera de ellas fue la siembra, para lo que se contó con la colaboración, una vez más, de Semilleros Mirajauca, que aportó un montón de semillas para empezar a trabajar el huerto y que la Brigada Ecológica Cativos El Mirador se estrenase en el mundo de la agricultura.

3. Papá trabaja el campo.

A la siguiente actividad la llamaron “La cajita misteriosa”. A través de ella se mostraron las herramientas necesarias para trabajar el huerto y se apostó por la posibilidad de crear cada uno las suyas propias con materiales reciclados. Una vez terminado este proceso de fabricación, en la caja se podían encontrar herramientas como: pala, rastrillo, regadera…

Un tiempo después recibieron la visita de un padre agricultor que llegó al cole con su tractor. Todo el mundo se quedó alucinado y pudo ver su funcionamiento y algunas características como sus enormes ruedas. Ya que estaba allí aprovecharon para hacerle algunas preguntas sobre su oficio, y muy amablemente contó que llevaba 28 años dedicado a la agricultura, empezando de crío y terminando por heredar el negocio familiar, que era muy complejo porque hay factores como el clima que no se pueden controlar. También dijo que normalmente planta pimientos, calabacín o brócoli y los vende al mercado nacional e internacional.

4. El Dulze

Después de recibir a un profesional del sector en el cole, el siguiente paso para ir un poco más allá era visitar las instalaciones como las de El Dulze, donde pudieron ver sus invernaderos y aplicar sus ya extensos conocimientos en la materia con actividades como sembrar en macetas.

Finalmente, para resumir y visualizar todo lo que habían aprendido sobre la agricultura de su municipio se pusieron manos a la obra y plasmaron todo en un mural de grandes dimensiones titulado El Mirador. La huerta de Europa.

Como es costumbre en las Brigadas Ecológicas Cativos, se sirvieron principalmente de materiales reciclados para representar una infraestructura tan típica en la zona como es el invernadero. Además, no podían faltar algunos de los productos más cultivados, como son los pimentos, lechugas, tomates… Y todo esto, en la entrada de la escuela junto a un rincón temático en el que volver a ver y manipular con algunos de esos productos que, recordemos, nos ayudarán a mantener una dieta saludable.

5. ¡Visita con premio!

Y como todo este esfuerzo no podía quedar sin premio, el proyecto del PAI Mar de Colores llegó a oídos del ayuntamiento y tanto el Alcalde de San Javier José Miguel Luengo como el Concejal de Agricultura Sergio Martínez, se personaron en el centro para felicitar a todo el mundo por su inmensa labor. Además, llevaron material para realizar una nueva plantación en el huerto escolar y un carnet que acreditaba a la brigada como “Grandes agricultores de la huerta de Europa”. Sin duda, un reconocimiento más que merecido.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.