Los coles de San Javier descubren el Cabezo Gordo.

Los centros de San Javier planificaron un proyecto completísimo para conocer el Cabezo Gordo.

Aunque ya ha terminado el curso Voz Natura, tenemos varias actividades pendientes de publicar que iremos publicando poquito a poco. La primera de ellas la protagonizan el CAI Pasito a Paso de Santiago de la Ribera y el PAI Mar de Colores de El Mirador de San Javier, que han querido conocer uno de los elementos más representativos de su paisaje: el Cabezo Gordo.

Así es como se ve el Cabezo Gordo.

Se trata de una elevación de 312 metros de altura situada en la depresión litoral del Campo de Cartagena, en la Región de Murcia. Desde arriba se puede ver una panorámica del Mar Menor con sus 5 islas y cadenas montañosas que cierran la llanura.

Está formado con rocas de origen calizo y mármol (Piedra del Cabezo) Desde tiempos inmemoriales se viene explotando el mármol gris veteado del Cabezo Gordo que fue utilizado en la antigüedad en la construcción de una buena parte de los edificios de la ciudad de Cartagena como el Teatro Romano, el puerto, el canal del trasvase Tajo-Segura… En la actualidad una parte del Cabezo Gordo se utiliza como cantera donde se extrae mármol y grava para la construcción

El Cabezo Gordo fue declarado Paisaje Protegido en 1998, de interés biótico, paisajístico, paleontológico y cultural.

En 1991 se descubre el yacimiento paleontológico Sima de las Palomas, donde aparecieron restos de huesos de animales y del hombre Neandertal que vivió en la zona hace aproximadamente 50.000 años. Es una Sima kárstica natural que está a 75 metros por encima del nivel del mar y es el yacimiento del Hombre Neandertal más importante del arco mediterráneo español y el segundo en importancia sobre el Hombre Fósil en la Península Ibérica.

Conociendo la cueva.

En el Cabezo Gordo también podemos encontrar la Cueva del Agua, antigua mina explotada a finales del S.XIX y principios del XX.  Es un lago de agua dulce que está a más de 100 metros de altitud sobre el nivel del mar. En ella habitan 5 especies diferentes de murciélagos, algunas en peligro de extinción.

Como os imaginaréis, aquí hay un montón de trabajo, así que vamos a ir poco a poco mientras repasamos todas las actividades que han realizado los niños y niñas de estos dos coles para conocer la historia de su región, el ecosistema actual del Cabezo Gordo y parte de todo lo que se pudo construir gracias su cantera.

  • Recreando el Cabezo Gordo.

En primer lugar y para despertar el interés de los mayores de los coles, las profes del CAI Pasito a Paso y el PAI Mar de Colores decoraron las entradas de sus centros con un dibujo del Cabezo Gordo en papel continuo.

Posteriormente y con la inestimable ayuda de las educadoras (que se encargaron de los trabajos más complicados) construyeron una representación utilizando materiales como cartones, cajas, papel continuo y papel de seda marrón.

  • ¡Cuidado con el fuego!

Una vez que las profes ya habían explicado que en su momento hubiera población neardental, era necesario hablar de la importancia del fuego en aquella sociedad para calentarse, cocinar, elaborar armas y herramientas más resistentes…

Se pusieron manos a la obra y recrearon una hoguera con trozos y rollos de cartón y pintura de colores cálidos.

  • Collares neardentales.

Como si fueran de hueso.

Hoy sabemos que los neandertales ya llevaban joyas hechas con conchas, huesos, dientes… Así que recrearon estos adornos con macarrones que los peques pintaron con pintura blanca y luego las seños añadieron un hueso hecho con cartulina. Así ya tendrían un collar para la fiesta final del proyecto.

  • Murciélagos.

En la Cueva del Agua, que se encuentra dentro de esta gran montaña, habitan 5 especies diferentes de murciélagos como el murciélago de cueva o el murciélago ratonero patudo. Algunos de ellos están en peligro de extinción.

Llevaron a cabo la representación de estos mamíferos con ayuda de material reciclado como hueveras de cartón. Las seños las recortaron dándoles la forma de murciélagos y los peques les dieron color con ayuda de pintura negra y pincel.

  • Pinturas rupestres.

El arte primigenio.

El propósito de estas pinturas Rupestres no se sabe exactamente, pero se sospecha que eran actividades ceremoniales de los chamanes. No existen patrones claros utilizados para realizar las pinturas, por ello no se puede crear un seguimiento. Lo que se busca estudiando estas pinturas es conocer la cultura de estas sociedades prehistóricas. Sus costumbres y sus ceremonias son estudiadas todavía hoy en día buscando patrones que se repitan en la sociedad actual.

Con el fin de que los alumnos y alumnas conozcan cómo se comportaban las sociedades antiguas, su pusieron manos a la obra y realizaron sus propias pinturas rupestres para decorar las cuevas que habían creado en los centros.

Las seños mezclaron agua con unas gotas de pintura marrón y naranja en pulverizadores. Los niños pusieron las manos sobre papel continuo y las educadoras pulverizaron sobre ellas, simulando las pinturas que se hacían en aquella época.

  • Peque-arqueología.

El descubrimiento de fósiles ha sido de vital importancia para conocer mejor la historia de la humanidad. Por ello, recrearon unos pequeños fósiles con masa de sal y pequeños animales de juguete, como  dinosaurios, mamut, ciervos, caballos…

En primer lugar mezclaron la harina con la sal y el agua y, entre todos los peques y las profes removieron bien todo hasta conseguir una masa.

A continuación las seños repartieron un trocito de masa a cada niño o niña para que terminaran de amasarlo y darle la forma redondeada para finalmente estampar la huella del animal en la masa.

  • Excursión ficticia al Cabezo Gordo.

La no-excursión a la cueva.

Tras varios días trabajando la historia del Cabezo Gordo y de haber realizado diversas actividades para representar lo que hay en esta montaña, realizaron una salida del aula para visitar las distintas cuevas que habían construido en los coles, así como para ver con detenimiento sus propias creaciones (pinturas rupestres, hogueras, murciélagos…).

Para esta ocasión necesitaban ir con la vestimenta adecuada, así como con algunos complementos como gorra, linterna,… para conseguir que todo fuese lo más real posible. Durante el recorrido, antes de llegar a la Cueva del Agua, se encontraron varios obstáculos como rampas, algún que otro salto, señales que los niños no sabían muy bien para qué eran, pero que con las explicaciones adecuadas entendieron rápidamente. Sin duda alguna, lo que más gustó fue cuando llegaron a la cueva, pues estaba todo muy oscuro y tuvieron que utilizar las linternas para ver  el interior.

  • Conociendo la piedra del Cabezo Gordo.

La clase magistral.

Y ¿quién mejor para explicar la importancia de esta montaña, que personas que trabajaron allí durante muchos años?

Pues en los coles recibieron las visitas de Carmelo Martínez, un ex trabajador del Cabezo cuyo padre también dedicó gran parte de su vida a picar piedra en dicha montaña; y de Miguel Pérez, también ex trabajador, que durante varios años se dedicó a la explotación del Cabezo Gordo, ya que es ingeniero de minas.

Contaron muchas cosas interesantes, sobre todo lo importante que ha sido el mármol del Cabezo Gordo para la construcción de numerosos elementos en la Región, como el Teatro Romano de Cartagena, el trasvase Tajo-Segura, numerosas calles como la Calle Mayor de Cartagena, el puerto…

Para conocer un poquito mejor las características de la piedra que se saca de allí, llevaron varias muestras de ésta, unos trozos más grandes, otros medianos y otros más pequeños, los cuales se muelen hasta obtener la llamada arenilla que se usa para hacer cemento en la construcción.

Los peques se mostraron muy atentos y curiosos ante sus explicaciones.

  • Fiesta neandertal.

¡Y la fiesta!

Después de tantos días de trabajo y conocimiento sobre la historia del Cabezo Gordo, llegó el gran día de la fiesta de clausura del proyecto, una fiesta ambientada en la época neandertal.

El día comenzó con todo el mundo disfrazándose de neandertales con unos trajes que las seños realizaron con bolsas de basura de color amarillo, a las cuales añadieron manchas de color naranja para hacerlo más parecido a la vestimenta de aquella época.

A los disfraces añadieron los collares y ya estaba todo preparado para disfrutar de la fiesta metiéndose dentro de la cueva, haciendo bailes alrededor del fuego…

Vedra sigue dando ejemplo cuidando su entorno

La Brigada Ecológica Cativos Vedra sigue un paso por delante en responsabilidad medioambiental.

Como ya pudisteis ver en la primera actividad del curso, la EIM de Vedra está ubicada en una zona con especial abundancia de árboles autóctonos. Recordarás que en aquel momento se sentaron las bases de lo que se trabajaría durante el resto del curso en el proyecto Voz Natura, así que la llegada de la primavera supuso un momento perfecto para continuar la experiencia y comprobar la evolución de la Brigada Ecológica Cativos Vedra.

¿Qué será esto?

Como es habitual, la idea de las educadoras es que las actividades realizadas sean lo más motivadoras posible y a la vez tengan una repercusión directa en el medio, así que la idea de pasar toda una jornada por el entorno de la escuela supuso un acontecimiento para los mayores del centro.

Al llevar todo el curso trabajando los conceptos que iban a desarrollar durante la mañana, no fue necesario realizar ningún tipo de explicación especial más allá de definir lo que iban a hacer:

  1. Limpieza del entorno.
  2. Separación de residuos.
  3. Reforestación.
  4. Reutilización de residuos.
  5. Planteamiento de nuevas actividades relacionadas.

¡A plantar!

¿Y cómo iban a hacer todo esto en una mañana? Te preguntarás con razón, pero la respuesta es muy sencilla: teniendo un gran plan.

La brigada salió decidida a ver cómo se encontraba el entorno de la escuela después de llevar una temporada sin visitarlo, aprovechando además la gran cantidad de plantas y fauna autóctona para hacer de exploradores e intentar saberlo todo a cerca de todo lo que se iban encontrando.

Recuperando fuerzas.

De vez en cuando se encontraban algún tipo de residuo, así que lo recogían y lo depositaban en su bolsa correspondiente. Después, se hacían con alguno de los semilleros de especies autóctonas que habían hecho en el cole (castaños o carballos) y lo plantaban en el sitio donde hasta entonces había basura.

Como es lógico, a mitad de la jornada hubo que hacer un descanso para almorzar y recuperar energía, asegurándose al terminar de que quedaba todo perfectamente recogido. Cuando finalmente terminaron de dejar perfecto el entorno de la escuela, volvieron al cole con todo lo que habían encontrado, porque de ahí iban a surgir más actividades.

¿Esto sirve?

En primer lugar habría que examinar los residuos para saber si podían separar algo aprovechable para el taller de reciclaje de la próxima semana. Y por último tenían que analizar todo lo que habían hecho, pues al fin y al cabo tenían un montón de información nueva con la que podrían trabajar en adelante, para hacer un herbolario o ampliar su álbum de fotos de animales con los nuevos que se habían encontrado en la salida.

Y así es como una vez más la Brigada Ecológica Cativos Vedra nos ha dado un ejemplo de cómo podemos cuidar nuestro entorno y pasárnoslo en grande sin realizar prácticamente ningún esfuerzo.

Los monstruitos come tapones de la EI Tizas

Como es habitual, los peques demuestran que ayudar a quién lo necesita puede ser muy divertido.

La Escuela Infantil Tizas ha sido el último centro educativo de San Javier en unirse a nuestra Red de Escuelas Infantiles, pero eso no quita que haya asumido perfectamente los valores Cativos y busque constantemente generar un impacto positivo en su entorno.

Hambre de tapones.

Esta vez han decidido colaborar con Aidemar, una asociación de San Javier sin ánimo de lucro integrada por familias con hijos e hijas que presentan necesidades educativas de apoyo específico y que viene desarrollando actividades desde 1982. Con enorme esfuerzo, esta asociación se ha convertido en un recurso de referencia en materia de atención a la diversidad.

Para poder echarles una mano, nuestras compis de Tizas se han propuesto realizar una recogida de tapones en el cole, pero al no tener colectores en los que depositarlos se han tenido que inventar unos.

La recogida del éxito.

Valiéndose de unas garrafas de agua ya vacías, las han recortado y decorado con goma EVA para crear a los dos monstruitos que protagonizarían esta historia en el cole. Porque como era de esperar llegado el momento de presentarlos en sociedad, la idea con la que se quedaron los peques era que había que llenar esas barrigas de tapones a toda costa.

Así que no solo se tuvieron que zampar todo cuanto tapón había en el cole, si no que trajeron un montón de ellos de casa y en poco tiempo ya se había recogido una cantidad considerable como para que la vinieran a recoger.

Visto el exitazo y la multitud de ventajas, porque no olvidemos que al darles de comer a los monstruitos nuestros peques también están trabajando su psimotricidad fina, lo lógico sería que a partir de ahora Aidemar cuente con un notable suministro de tapones desde la Escuela Infantil Tizas.

Terri llega a San Rosendo para quedarse

La Escuela Infantil San Rosendo ha sumado este mes un nuevo miembro a su equipo.

Como ya sabéis, Terri es la mascota del programa ambiental de Voz Natura y ya lleva unos años acompañándonos y colaborando con nosotros a la hora de cuidar el planeta. Así que no es de extrañar que en San Rosendo (Ferrol) hayan decidido que debe tener presencia diaria en la Escuela, de ese modo les acompañará en sus actividades y sobre todo les ayudará a cuidar su huerto urbano.

¡Hay mucha agua en Terri!

Si os acordáis, sus compis de A Guarda ya habían llegado a una conclusión similar a principios del curso pasado.

Para poder hacer su Terri, primeramente utilizaron una pelota vieja y la forraron con papel higiénico y cola. A continuación le hicieron dos agujeros en ambos lados para poder colocarle los brazos, para lo que utilizaron un tubo de plástico atravesándolo por la pelota de extremo a extremo y forrándolo también de papel higiénico con cola.

Seguidamente pintaron a Terri con sus colores originales y rellenaron dos guantes de látex con algodón para atarlos a los extremos del tubo y así terminar sus manos.

Para la visera utilizaron un trozo de cartulina verde y terminaron a Terri poniéndole un pantalón viejo y unos zapatos reutilizados.

Si os animáis a realizar un Terri, solamente necesitáis estos materiales:

¡Y Terri encantado con el plan de San Rosendo!

  • Pelota.
  • Guantes de látex.
  • Cartulina de color verde.
  • Algodón.
  • Tubo de plástico.
  • Pantalón.
  • Zapatos.
  • Tijeras.
  • Cuerda.
  • Cinta de doble cara.
  • Pintura.
  • Pinceles.
  • Papel higiénico.
  • Cola.

Ya veréis que es muy fácil, divertido y, sobre todo si lo hacéis ¡no os olvidéis de enviarnos alguna foto!

El CAI Beniel estrena circuito de juegos

La Brigada Ecológica Cativos Beniel ha demostrado que con imaginación y cuatro cosas se puede llegar muy lejos.

La Brigada Ecológica Cativos Beniel ha demostrado que con imaginación y cuatro cosas se puede llegar muy lejos.Los niños y niñas del CAI Beniel continúan el curso Voz Natura con la misma intensidad con la que comenzaron. Si os acordáis, allá por noviembre nos contaban en su primera entrada de este curso en el blog que se lo estaban pasando genial realizando experimentos en el aula, pero es que esta vez han ido un poco más lejos y se han montado un mini parque de atracciones con material reciclado.

Pintando los aros.

Evidentemente, el resultado dista mucho de ser un parque, pero de lo que no hay duda es de su poder de atracción con la variedad de juegos que han diseñado y construido con materiales que todo el mundo tiene por casa.

Esta actividad permite a las educadoras hacer una explicación sencilla y lúdica sobre el reciclaje además de permitir realizar ciertas actividades que suponen una diversión añadida y fomentan actitudes como el trabajo en equipo, respetar turnos y, por supuesto, trabajar diferentes habilidades psicomotrices.

Afinando la puntería.

Los juegos que componen el circuito son: un panel de peces para introducir las bolas, un elefante cuya trompa sirve para meter aros de cartón, porterías de animales y bolos con envases de yogur líquido.

Al final, la Brigada Ecológica Cativos Beniel nos ha demostrado una vez más que con imaginación y voluntad, podemos darle una nueva vida a los materiales que todos tenemos por casa (como cartones, pinturas, tubos, envases de plástico…)  disfrutando enormemente en el proceso y compartiendo un rato que aún será más intenso al terminar.

Molinos quijotescos en Santiago de Compostela

El aula de Don Quijote de Cativos Santiago ya está un poco más completa con sus molinos de viento.

Cativos Santiago, la primera escuela de nuestra red, está dedicando este curso a Don Quijote. Sin ir más lejos, entre los personajes que dan nombre a cada clase, son precisamente los mayores del centro los que trabajan en la clase de este titán de las Letras Españolas.

Empapelando.

Y como ya sabéis que los niños y niñas de Santiago de Compostela son muy dados a tener detalles con todo el mundo, han querido brindar un homenaje al ingenioso hidalgo recreando sus molinos. Así que esta vez vamos a ver que tal les ha sentado el traje de “pequearquitectos”.

Como es normal, toda construcción requiere de una estructura que soporte todo el peso, por lo que en este caso y aprovechando sus dotes para el reciclaje, los niños y niñas de Cativos Santiago se han decidido por reutilizar cartones de leche que, en primer lugar, han empapelado con tiras de papel de periódico y luego han pintado a su gusto con pinceles.

Molinos terminados.

A continuación han pintado un trozo rectangular de cartulina con ceras blandas y que más adelante será la cubierta del tejado. Y ya puestos a pintar pues también han preparado dos palos de polo, que representarán las aspas del molino.

Una vez que ya tuvieron todos los elementos de su molino preparados por separado, llegó el momento del ensamblaje, así que unieron los dos palos con un encuadernador realizando sendos cortes en el centro de cada uno y lo acoplaron al centro del tetrabrik. Seguidamente realizaron unos cortes en los extremos para dar forma de triángulo al tejado y, finalmente, pegaron la cartulina encima dejando los molinos terminados.

¡Y listo! ¿Qué os parecen los los molinos de viento de Cativos Santiago? ¿Creéis que Don Quijote se sentiría orgulloso? ¿O los confundiría también con sus gigantes?

Flores para el patio de la EIM Mogán

Los niños y niñas de 2-3 años de Mogán han plantado en el patio lo que será un precioso jardín.

La Brigada Ecológica Cativos Mogán cuenta en las instalaciones de su centro educativo con un espacio con tierra perfecto para actividades de manipulación y experimentación.

Momento artístico.

Por lo tanto, en su misión de enseñarle a los peques a amar y proteger el planeta, las educadoras de la escuela propusieron una actividad en la que valerse de este espacio y aprovechar para pedir la colaboración de las familias para que aportaran envases que normalmente terminarían en la basura y así poder reutilizarlos en el centro.

La idea era plantar flores en tetrabrik, pero como es habitual, lo primero es hacer del recipiente un hogar acogedor para seres tan bonitos como las flores, así que cada uno de los mayores del cole personalizó su maceta con gomets de colores.

Ya en el jardín…

El segundo paso, para que ese hogar sea completamente habitable, es hacer unos agujeros en la base que permitan la eliminación del agua sobrante. De esta forma evitarán que se pudra la planta después de regarla.

Con el envase perfectamente acondicionado, ya solo faltaba la parte más divertida de la actividad: rellenar con sustrato y tierra, plantar la semilla y regar.

Ahora el jardín de la EIM Mogán está creciendo, pero seguro que antes de que termine el curso tendremos noticias de cómo evolucionan sus claveles, teresitas y dalias.

Cómo aprender a reciclar en Molina de Segura

Los niños y niñas del CAI La Asunción han demostrado tener perfectamente asimilado el tema reciclaje.

La Brigada Ecológica Cativos Molina de Segura siempre nos sorprende con divertidas ocurrencias, así que en esta primera publicación no podía ser menos.

¡No fallaron una!

La cuestión es que los mayores del CAI ya llevaban unas semanas trabajando los colores azul y amarillo y, más importante aún, acostumbrándose a recoger el material del aula después de utilizarlo.

Viendo que esta costumbre estaba siendo asombrosamente bien aceptada, las educadoras se decidieron a preparar unos contenedores de reciclaje en los que poder “ordenar” también los residuos y ampliar fácilmente las dinámicas que ya se estaban adoptando en la escuela.

Obviamente antes de entrar de lleno en las tareas de reciclaje, las educadoras explicaron en qué consistía reciclar, por qué había que hacerlo, cómo y por supuesto, predicaron con el ejemplo, que ya sabemos que es lo más efectivo para estos casos.

¡Tachán!

Después de unas semanas con óptimos resultados, las profes del CAI La Asunción elevaron un poco más el listón y pidieron que cada niño y niña del centro llevase de casa algún residuo que tuvieran que reciclar. Todo el mundo hizo su separación de residuos correctamente dejando claro que esta actitud tan responsable estaba completamente asimilada.

Y finalmente el colofón de la actividad fue un taller de manualidades en el que reciclando botellas de plástico se fabricaron juguetes y adornos para el cole. Como veis no se puede ser más sostenible.

Los monstruos del reciclaje de Cabañas de la Sagra

La Brigada Ecológica de Cativos Cabañas de la Sagra empieza ya a reciclar a pleno rendimiento.

La EIM Gloria Fuertes de Cabañas de la Sagra ha comenzado fuerte su andadura este año en el proyecto Voz Natura con una actividad de reciclaje muy inspiradora.

El monstruo verde…

Como ya sabéis los lectores habituales del blog, todos los centros de la Red Cativos dan muchísima importancia a las actividades en las que se trabajan conceptos relacionados con el reciclaje, y por supuesto, no iba a ser menos cuando se adoptan ideas tan simples e ingeniosas como esta.

Y es que las educadoras de Cabañas de la Sagra se han dado cuenta de que puede ser una grandísima motivación jugar a alimentar a los contenedores de reciclaje con la comida que más les gusta, pero hagámoslo bien y empecemos por el principio.

… ¡y a darles de comer!

Obviamente, el primer paso ha sido construir los diferentes contenedores y pintarlos con el patrón de colores que todos reconocemos, pero es que además, los han decorado utilizando tapones y otros materiales para darles “un poco de vida”. Los convirtieron en monstruos del reciclaje.

Una vez los colectores ya estaban preparados, tocaba familiarizarse con la propia actividad de reciclar, así que como avanzábamos hace un momento, las profes les explicaron a los niños y niñas del cole que esos monstruos comían basura, pero que no les valía cualquiera. Así que para facilitar que se fueran familiarizando con el menú preferido de cada uno, han identificado los residuos aportados por las familias con gomets del color representativo de cada colector.

Evidentemente, ahora que ya todo el mundo está completamente convencido de la importancia de separar residuos, los monstruos del reciclaje están ubicados en el pasillo para que los niños y niñas del cole los puedan ver y darles de comer cada vez que tengan la posibilidad.

El proyecto de reciclaje de la EIM de Meis

Los niños y niñas de la EIM de Meis comenzaron el curso preparando su particular zona de reciclaje.

La Escuela Infantil Municipal de Meis ha sido una de las últimas en unirse a la Red de Escuelas Infantiles Cativos, pero como ya habréis visto en el blog, se han integrado de una forma súper rápida y efectiva.

Making off de la casa…

De hecho, este curso han desarrollado una iniciativa de reciclaje que seguramente servirá de guía para otros cursos e incluso otros centros.

Esta idea comienza en septiembre con la realización de varios contenedores para el reciclaje, con los que los niños y niñas del centro trabajarán durante todo el curso para concienciarse e iniciarse activamente en la senda del reciclaje.

Pero a mayores, las educadoras de la escuela tuvieron la genial idea de pedir a las familias que trajeran al centro sus cartones de leche usados, ya que iban a tener un destino muchísimo más atractivo que el contenedor correspondiente: se iba a construir una casita para jugar en el patio exterior.

… y detalle de la decoración.

La llegada de la Navidad y las posibilidades a la hora de decorar el cole supusieron la oportunidad de volver a poner en práctica la iniciativa del reciclaje y, sobre todo, dar rienda suelta a la imaginación para convencer a todo el mundo de que gastando poco se puede conseguir mucho.

De esta forma, el árbol de Navidad fue construido con ramas secas pintadas y adornos elaborados a partir de materiales reciclados como pinceles, cápsulas de café, piñas y hasta se usó una maceta vieja.

Pero el proyecto no termina aquí, y es que hasta final de curso el cole de Meis continuará con una iniciativa que hasta ahora solo se lleva a cabo en el aula de 1-2 años aunque está orientada a repetirse en el resto de clases.

Se trata de la creación de una caja sensorial con material de reciclaje que sobra en el día a día del cole. En ella podemos encontrar tubos con diferentes texturas como tela, cartón o goma EVA; vasitos con diferentes colores y sonidos, con confeti, pasta o arroz; palos de lluvia, depresores… En definitiva, un cajón de recursos que irá creciendo conforme avance el curso.

Y por ahora, hasta aquí llega el proyecto de la EIM de Meis, pero seguramente en lo que queda de curso desarrollen otras actividades por el estilo que continuaremos publicando en este blog.