Monthly Archives: febrero 2019

Vedra aúna las fiestas de Carnaval y la Camelia

Llega febrero y en Vedra ya se trabajan las composiciones para la Jornada de Exaltación de la Camelia.

La Brigada Ecológica Cativos Vedra fue la encargada de iniciar este curso Voz Natura en el que nos estamos centrando en el cuidado de nuestros montes y demás espacios naturales.

Pegando pétalos.

Desde inicio de curso está llevando a cabo actividades de protección, recuperación y puesta en valor de la riqueza de sus montes, aunque en esta ocasión han querido hacer más hincapié en la conservación de su identidad y de las tradiciones aunando dos de las celebraciones más importantes de la zona: las Jornadas de Exaltación de la Camelia y el Carnaval con los Xenerais do Ulla.

Quién haya seguido el blog estos últimos años se acordará de la importancia de la camelia en Vedra y el espectacular trabajo realizado hace dos cursos. En todo caso, bastará con aclarar que es la fiesta más importante acerca de esta flor, conocida como «flor de invierno» o «flor de Galicia». Y es que sin ser una planta autóctona, encuentra en Galicia las condiciones óptimas para su crecimiento, sorprendiendo a expertos de todo el mundo.

En estas jornadas participan asociaciones y particulares de todo el ayuntamiento de Vedra exponiendo una composición hecha con flores de camelia, además de programar contenidos culturales y ayudando a conservar tradiciones.

Por otra parte, los Xenerais da Ulla que ya se han podido ver otros años en nuestras redes sociales por sus visitas a la EIM Vedra. La primera documentación que se tiene sobre ellos corresponde a los años 70 del siglo XIX y son el eje del Carnaval tradicional del entorno de Santiago de Compostela y el resto de ayuntamientos de su comarca, además esta tradición se convirtió en Fiesta de Interés Turístico Gallego.

Solo falla que no se pueda vestir.

Los Xenerais van montados a caballo, disfrazados con vistosas vestimentas militares similares a las de aquella época, pero además incluyen adornos puramente carnavalescos que lucen también las monturas. Los atavíos, tanto de los Xenerais como de sus caballos, llaman la atención por su tradición, originalidad, colorido y grado de elaboración, lo que hace que tengan un gran valor.

Una vez explicados los dos elementos que dan título a esta entrada, ya solo falta saber qué se han inventado en la EIM Vedra para aunar ambas celebraciones. Y el resultado ha sido un tricorne, el sombrero característico de los Xerais, realizado con camelias.

Siguiendo la misma técnica empleada ya otros años, mientras los niños y niñas del centro desmenuzan las flores separando una a una sus hojas y pétalos, las educadoras recortan los patrones de la composición, esta vez en cartón. Cuando ya está todo preparado, es turno de pegar los pétalos siguiendo los patrones para completar la composición y brindarnos, una vez, un trabajo excelso.

Molinos quijotescos en Santiago de Compostela

El aula de Don Quijote de Cativos Santiago ya está un poco más completa con sus molinos de viento.

Cativos Santiago, la primera escuela de nuestra red, está dedicando este curso a Don Quijote. Sin ir más lejos, entre los personajes que dan nombre a cada clase, son precisamente los mayores del centro los que trabajan en la clase de este titán de las Letras Españolas.

Empapelando.

Y como ya sabéis que los niños y niñas de Santiago de Compostela son muy dados a tener detalles con todo el mundo, han querido brindar un homenaje al ingenioso hidalgo recreando sus molinos. Así que esta vez vamos a ver que tal les ha sentado el traje de «pequearquitectos».

Como es normal, toda construcción requiere de una estructura que soporte todo el peso, por lo que en este caso y aprovechando sus dotes para el reciclaje, los niños y niñas de Cativos Santiago se han decidido por reutilizar cartones de leche que, en primer lugar, han empapelado con tiras de papel de periódico y luego han pintado a su gusto con pinceles.

Molinos terminados.

A continuación han pintado un trozo rectangular de cartulina con ceras blandas y que más adelante será la cubierta del tejado. Y ya puestos a pintar pues también han preparado dos palos de polo, que representarán las aspas del molino.

Una vez que ya tuvieron todos los elementos de su molino preparados por separado, llegó el momento del ensamblaje, así que unieron los dos palos con un encuadernador realizando sendos cortes en el centro de cada uno y lo acoplaron al centro del tetrabrik. Seguidamente realizaron unos cortes en los extremos para dar forma de triángulo al tejado y, finalmente, pegaron la cartulina encima dejando los molinos terminados.

¡Y listo! ¿Qué os parecen los los molinos de viento de Cativos Santiago? ¿Creéis que Don Quijote se sentiría orgulloso? ¿O los confundiría también con sus gigantes?

Dulce hogar para los pajaritos de La Xara

Cada una de las aulas de La Xara decoró y acondicionó su casita para los pajarillos de la zona.

Los niños y niñas de la EIM Mestra Vicenta Estela tienen una querencia especial por los pájaros, lógico teniendo en cuenta la cantidad de ellos que habitan por su zona y la tradición de «colombaires» de su pueblo.

¡Va a ser preciosa!

Estos colombaires son personas que se dedican a entrenar a sus palomas y luego hacen concursos en los que identifican a cada una de ellas por los diferentes colores en su plumaje. Es una actividad de ocio muy típica y que algunos conservan con cariño y respeto.

Pero es que además, este interés de los peques en las aves se debe a que precisamente por ese buen trato, es normal que estos animalitos, especialmente las propias palomas, se acerquen más de lo habitual para recoger la comida del suelo o incluso de las mesas de las terrazas. Ni que decir tiene lo que les alucinan sus despegues, vuelos y aterrizajes…

Así que teniendo esto en cuenta y que en el cole tenían dos casitas paradas, una para cada clase, han decidido que podría ser una buena forma de cuidar a esas aves que tanto les gustan y admiran.

Comida y agua…

Como es habitual, antes de ponerse a trabajar, las educadoras han llevado este tema a la asamblea para comentar cómo son, qué necesitan para vivir… Pero la motivación de los peques no permitió muchas más vueltas y se pusieron a trabajar.

Por lo tanto, una vez ya decididos, se pusieron inmediatamente a decorar las casitas de los que esperaban que fueran sus nuevos amigos. Una vez estas estuvieron terminadas, las llevaron al patio de atrás y las colgaron en un árbol dejándoles también agua y comida.

Ahora llegan todos los días al centro con la necesidad de ir a ver si ha pasado alguien por sus casitas y si es necesario reponer algo o si ya habían encontrado todo lo que necesitaban por ahí adelante.

Las galletas de chocolate de Los Alcázares

Los mayores del Centro de Conciliación de Los Alcázares se lo pasaron en grande cocinando.

La llegada del Carnaval supone uno de los momentos estrella del año para quienes adoramos los postres, como pasa por ejemplo en el Centro de Conciliación de Los Alcázares.

Los ingredientes.

Y es que durante toda una semana, en la asamblea que da comienzo a las tareas de la mañana, han estado hablando sobre los postres típicos de la región, los favoritos que tenía cada uno y los que más se hacían en casa.

Pero como es normal, no sería justo que después de varios días haciendo la boca agua a primera hora de la mañana se terminase la semana sin cocinar nada. Así que se decidió organizar un taller de cocina para elaborar un postre, pero había que llegar a un consenso sobre qué querían cocinar, y el resultado fue: ¡galletas! Que obviamente iban a ser de chocolate porque aquí no hubo discusión posible.

Ni cortos ni perezosos, los niños y niñas de Los Alcázares juntaron los ingredientes necesarios, se remangaron y cocinaron unas deliciosas galletas de chocolate y bañadas en azúcar que hicieron las delicias de todo el mundo. Tendremos que esperar a ver si nos llega la receta…

Año de carballos en A Guarda

Los niños y niñas de A Guarda llevan ya unos días trabajando sobre el roble carballo y su ciclo vital.

El equipo de dirección de la EIM A Guarda ha decidido que este curso el proyecto general de la escuela se fusionará con la temática del proyecto Voz Natura sobre los montes y su repoblación con árboles autóctonos.

Pintando un carballo.

De esta forma también han utilizado esta actividad como introducción a la temática del Carnaval, ya que en el tradicional desfile con el resto de centros educativos de A Guarda han decidido representar una carballeira, un bosque típico del norte peninsular en el que el protagonista es el carballo (roble común).

Como no podía ser de otra forma, la actividad comenzó con una introducción al carballo y otro tipo de árboles autóctonas y una pequeña explicación sobre su ciclo vital, desde que es una semilla hasta que se convierte en un árbol.

Poniendo las hojas.

Y para que esta parte teórica quedara clara, la complementaron con la elaboración de un mural en el que quedó perfectamente plasmado este ciclo desde la bellota hasta el gran carballo que puede alcanzar los 40 metros.

Con esta parte ya clara, llega el momento de preparar el desfile, que es la parte en la que se encuentran ahora mismo y que podremos ver en las redes sociales de Cativos en unas semanas.

El gran carballo.

La idea es que todos los niños, niñas y adultos vayan disfrazados de carballos, con hojas realizadas con papeles y cartulina y utilizando hojas y bolsas marrones para los troncos y ramas. Los peques del centro serán plantitas  y los demás árboles.

Además, también llevarán como carroza un carballo grande realizado a principio de curso al que ya le están saliendo las hojas ahora que se acerca la primavera. Este espécimen está elaborado con materiales como cartón, cartulinas o papel continuo.

Flores para el patio de la EIM Mogán

Los niños y niñas de 2-3 años de Mogán han plantado en el patio lo que será un precioso jardín.

La Brigada Ecológica Cativos Mogán cuenta en las instalaciones de su centro educativo con un espacio con tierra perfecto para actividades de manipulación y experimentación.

Momento artístico.

Por lo tanto, en su misión de enseñarle a los peques a amar y proteger el planeta, las educadoras de la escuela propusieron una actividad en la que valerse de este espacio y aprovechar para pedir la colaboración de las familias para que aportaran envases que normalmente terminarían en la basura y así poder reutilizarlos en el centro.

La idea era plantar flores en tetrabrik, pero como es habitual, lo primero es hacer del recipiente un hogar acogedor para seres tan bonitos como las flores, así que cada uno de los mayores del cole personalizó su maceta con gomets de colores.

Ya en el jardín…

El segundo paso, para que ese hogar sea completamente habitable, es hacer unos agujeros en la base que permitan la eliminación del agua sobrante. De esta forma evitarán que se pudra la planta después de regarla.

Con el envase perfectamente acondicionado, ya solo faltaba la parte más divertida de la actividad: rellenar con sustrato y tierra, plantar la semilla y regar.

Ahora el jardín de la EIM Mogán está creciendo, pero seguro que antes de que termine el curso tendremos noticias de cómo evolucionan sus claveles, teresitas y dalias.

Cómo aprender a reciclar en Molina de Segura

Los niños y niñas del CAI La Asunción han demostrado tener perfectamente asimilado el tema reciclaje.

La Brigada Ecológica Cativos Molina de Segura siempre nos sorprende con divertidas ocurrencias, así que en esta primera publicación no podía ser menos.

¡No fallaron una!

La cuestión es que los mayores del CAI ya llevaban unas semanas trabajando los colores azul y amarillo y, más importante aún, acostumbrándose a recoger el material del aula después de utilizarlo.

Viendo que esta costumbre estaba siendo asombrosamente bien aceptada, las educadoras se decidieron a preparar unos contenedores de reciclaje en los que poder «ordenar» también los residuos y ampliar fácilmente las dinámicas que ya se estaban adoptando en la escuela.

Obviamente antes de entrar de lleno en las tareas de reciclaje, las educadoras explicaron en qué consistía reciclar, por qué había que hacerlo, cómo y por supuesto, predicaron con el ejemplo, que ya sabemos que es lo más efectivo para estos casos.

¡Tachán!

Después de unas semanas con óptimos resultados, las profes del CAI La Asunción elevaron un poco más el listón y pidieron que cada niño y niña del centro llevase de casa algún residuo que tuvieran que reciclar. Todo el mundo hizo su separación de residuos correctamente dejando claro que esta actitud tan responsable estaba completamente asimilada.

Y finalmente el colofón de la actividad fue un taller de manualidades en el que reciclando botellas de plástico se fabricaron juguetes y adornos para el cole. Como veis no se puede ser más sostenible.