Daily Archives: 30 marzo, 2017

Estudiando Molina y su historia de labranza

 

La expedición de los coles de Molina y El Llano llegó al museo dispuesta a empaparse de conocimientos.

La expedición de los coles de Molina y El Llano llegó al museo dispuesta a aprenderlo todo.

Los niños y niñas de Molina de Segura y El Llano llevan todo el curso familiarizándose con la historia de su región, y es que como todos sabemos, la denominación de la huerta de España no es cosa de ayer. Pero si hay algo que destacar sobre la cultura y modos de vida de la zona, es que a pesar de la revolución tecnológica, aún se siguen utilizando herramientas y sistemas de regadío de otras épocas (aljibes, norias, pozos…).

La noria fue de lo que más les impresionó.

La noria fue de lo que más les impresionó.

El río Segura, a su paso por Molina, deja una extensa zona de cultivos, destacando El Llano, La Ribera y La Torrealta. Por eso las educadoras han podido programar diversas sesiones en las que su alumnado llevaba al cole diferentes utensilios que continúan utilizando sus familias, además de trabajar con fichas que han asentado la percepción de estos nuevos conceptos.

Sin embargo, la actividad estrella en relación a esta temática ha sido la salida al Museo Etnográfico Carlos Soriano, ubicado en El Llano de Molina. En este enclave han podido ver una noria de corriente de 1799 que eleva el agua de la acequia a los bancales situados a un nivel superior al del cauce. De esta forma, han podido ver cómo gracias a los canales, se regaban (y riegan) los campos de cultivo cuándo no están a la misma altura que el curso del agua.

Una explicación perfecta.

Una explicación perfecta.

Por otra parte, han podido visitar la típica casa huertana que da sentido al museo, y es que allí aún se mantiene el mobiliario de la época, las tinajas para el agua, trajes tradicionales y de labranza, aperos de la huerta, etc.

Y por supuesto tratándose de un museo, también han podido ver maquetas. Gracias a ellas han podido entender fácilmente cómo se elaboraba la harina, cómo se trataba el esparto para fabricar cestos o zapatillas, cómo se forjaba el hierro para fabricar herramientas…

Al fin y al cabo, el incontrolable avance del progreso y la urbanización condenan al olvido ciertas costumbres y utensilios con los que hasta no hace mucho estábamos completamente familiarizados, pero que cada vez caen en el olvido a una mayor velocidad, eso sí, a costa de dificultarnos a nosotros y las próximas generaciones el entender cuál es nuestra procedencia y la de nuestra región.