Monthly Archives: febrero 2016

Satur, el espantapájaros de El Mirador

Los niños y niñas de El Mirador preparados para ir al huerto con Satur.

Los niños y niñas de El Mirador preparados para ir al huerto con Satur.

El clima de El Mirador de San Javier es muy agradecido, por eso su huerto marcha de maravilla a pesar del interés que ha despertado en los pajaritos de la zona. Para solucionarlo, nuestras brigadas ecológicas han decidido crear un espantapájaros que los intimide un poco y vigile todo lo que allí han plantado.

Un trabajador nato.

Un trabajador nato.

El primer paso es unir un rulo de cartón reciclado a una pica con silicona caliente y un precinto. A continuación, los peques han escogido un disfraz reciclado de su baúl para vestirlo.

A continuación y utilizando el contorno de las manos de la educadora, han hecho las del espantapájaros con estropajo y las han pegado al tubo de cartón también con silicona caliente.

Justo después, la seño ha hinchado un globo y entre todos han pegado

con cola varias capas de papel de periódico en pedazos y lo han dejado secar al aire libre hasta el día siguiente, cuando ya se le pudieron dar dos capas de pintura.

Una vez esta estuvo seca han utilizado tapones de botellas para representar los ojos, nariz y boca. Finalmente han recuperado los restos de las bolsas de basura utilizadas en carnaval para pegarlas con silicona caliente simulando el pelo.

Ya con el espantapájaros terminado han decidido que Satur era un buen nombre y lo han ido a clavar al huerto para que empezara a trabajar inmediatamente, y ya de paso, nuestros jóvenes agricultores han aprovechado para plantar unos ajos y regar el huerto.

La clase de “los boteros” inventa un macetero

El ocurrente macetero de "los boteros" es tan eficaz como sencillo de hacer.

El ocurrente macetero de “los boteros” es tan eficaz como sencillo de hacer.

Cativos Conxo es uno de los centros de nuestra red en los que se está implementando el proyecto educativo basado en la teoría de las inteligencias múltiples, y “los boteros” es el nombre que recibe el aula de los mayores, especialmente activos durante este curso. Esta vez han llevado a cabo una mejora tan eficaz como sencilla para su huerto ecológico, y es que al cajón invernadero que crearon hace unos meses ahora hay que añadir un fantástico macetero que en un futuro puede seguir una trayectoria similar.

Para realizarlo han necesitado un saco de rafia, una caja plástica de la fruta, tierra, semillas y silicona caliente.

¡Ay la tierra!

¡Ay la tierra como gusta!

En primer lugar hay que forrar el interior de la caja con el saco de rafia, y para asegurarnos de que queda perfectamente extendido y pegado utilizaremos un poco de silicona caliente. De esta forma el saco filtrará el agua y mantendrá la tierra, permitiendo que esta permanezca húmeda durante más tiempo y de paso, ahorrarnos algún que otro riego.

Una vez realizado este primer paso, lo único que falta para completar nuestro macetero es rellenarlo con tierra, plantar las semillas… ¡y a regar!

Esta vez “los boteros” han optado por plantar pepinos, con los que harán unas deliciosas ensaladas junto a las lechugas que ya crecen en el huerto. ¡Quién las quiera probar ya sabe dónde tiene que ir!

Cómo hacer gusanos de colores con hueveras

Los gusanos de colores de Denia son bastante divertidos y sencillos de hacer.

Los gusanos de colores de Denia son bastante divertidos y sencillos de hacer.

Máxima concentración.

Máxima concentración.

El último taller de reciclaje de Denia ha contado con la participación de una mamá en una actividad tan divertida como instructiva. Y es que a parte de proporcionar el material más importante para la actividad (las hueveras ya recortadas) ha ayudado mucho en la ejecución y les ha explicado a los mayores de la escuela la importancia de reutilizar y reciclar materiales usados para crear otros nuevos.

La actividad consistía en realizar unos gusanos de colores a partir de unas hueveras de cartón, para lo que además se necesitaron pinturas de colores, pinceles, pegamento, ojos y limpiapipas.

Detalle final...

Detalle final…

Como las hueveras ya estaban perfectamente recortadas en forma alargada, lo primero que hicieron nuestros artistas fue dejar brotar su arte y pintar su gusano de colorines.

Una vez terminaron sus gusanos y los dejaron secar, pegaron los ojos y los limpiapipas a modo de antenas, logrando unos coloridos gusanos de un modo sencillísimo.

Molinillos de viento con formas de animales

Los molinillos de viento de A Guarda dan un toque divertido al huerto escolar.

Los molinillos de viento de A Guarda dan un toque divertido al huerto escolar.

Los niños y niñas de A Guarda han descubierto una forma perfecta de reutilizar sus botellines de agua y los recortes de goma eva sobrantes de los disfraces de carnaval. Con estos materiales, rotulador, silicona y el cúter y las tijeras de las profes han creado unos simpáticos molinillos de viento con caras de animales.

Los tres modelos.

Los tres modelos.

Como el aula tiene tres mesas, nuestros peques se han dividido en tres grupos que han diseñado molinillos con forma de vaca, cerdito y gato respectivamente. Primero cada uno el suyo, y a continuación unos más grandes para el huerto del cole.

El primer paso es marcar las orejas en la botella con el rotulador, y a continuación se cortan y se doblan hacia fuera. Luego se dibujan los ojos, hocicos y bocas en los recortes de goma eva y se pegan en la botella con silicona.

Finalmente, ya con el molinillo construido, solo hay que introducir un palo en la botella y las orejas de los animalillos harán que gire con el viento.

Cabañas de la Sagra bucea en creatividad

Los buzos de Cabañas de la Sagra lograron un gran resultado reutilizando unas botellas de plástico.

Los buzos de Cabañas de la Sagra posan para la foto de grupo con sus botellas.

El carnaval ha llegado a Cabañas de la Sagra y en el Gloria Fuertes se han puesto manos a la obra para diseñar unos ocurrentes disfraces de buceador. Para ello solo han necesitado unas botellas de plástico, papel de periódico, pintura, unas cuerdas y algo de cinta.

Cada uno escogió su color favorito.

Cada uno con su color.

El primer paso es forrar las botellas con papel de periódico. A continuación, cada uno las ha pintado de su color favorito y las ha dejado secar. Por supuesto, al aire libre secan más rápido.

Esto exige maña.

Esto exige maña.

Una vez las botellas están secas es necesario darles un punto que les ayuden a recordar cómo son las botellas de buceo, así que les han pegado un poco de cinta alrededor.

Por último, nuestros buzos noveles cierran las botellas con los tapones con cuerdas que han desarrollado las profes y que les permitirán utilizarlas como mochilas.

Una vez probadas y ajustadas las medidas, ya solo falta añadir unos sencillos complementos para lograr un sencillísimo disfraz.

Blancanieves y los enanitos de San Rosendo

La fiesta de Blancanieves y los siete enanitos en San Rosendo fue divertidísima.

La fiesta de Blancanieves y los enanitos en San Rosendo fue divertidísima.

A los niños y niñas de San Rosendo, en Ferrol, les encanta el carnaval y por eso han querido festejarlo por todo lo alto diseñando unos disfraces de enanitos reciclando bolsas de basura de diferentes colores.

Los disfraces quedaron preciosos.

Los disfraces quedaron preciosos.

En primer lugar se dividieron las tareas de confección en cuerpo y cuellos. Por supuesto, nuestros enanitos tienen que llevar cinturón, para los que se usaron bolsas negras y una hebilla recortando goma eva en cuadros con cortes laterales.

Para los gorros reutilizaron sus gorros de Papá Noel y metieron la parte blanca hacia adentro fijándola con cinta de doble cara. Finalmente, cada enanito le dio el toque distintivo a su cuello utilizando gomets de colores.

Pero todo esto no fue suficiente para nuestro diseñadores principiantes de San Rosendo y decidieron confeccionar también el disfraz de Blancanieves con bolsas de basura. Para la falda utilizaron una bolsa amarilla que las profes fruncieron a la altura de la cintura, y en el bajo se añadieron una blonda blanca.

Para la camiseta, creada a partir de una bolsa azul, pegaron en el una tira de washi tape amarillo en el centro y aironfix rojo en las mangas. Y para terminar y dar el toque definitivo, un lazo rojo en el pelo.

Al final, independientemente del genial resultado, lo importante es que los peques se lo pasaron en grande haciendo los disfraces y vistiéndolos en su fiesta de carnaval, en la que realmente estaban todos guapísimos.

Paz y amor en el carnaval hippie de Oroso

Los niños y niñas de Oroso han celebrado una fiesta hippie siguiendo la premisa de "hazlo tú mismo".

El cole de Oroso han celebrado una fiesta hippie siguiendo la premisa de “hazlo tú mismo”.

Los niños y niñas de Oroso aprovecharán estos carnavales para retroceder unas décadas en el tiempo y celebrar una auténtica fiesta hippie al más puro estilo Do It Yourself (hazlo tú mismo). Para ello han divido sus tareas y cada día se han centrado en un aspecto destacable de su interpretación.

Estilismo puro.

Estilismo puro.

Para comenzar la semana, las educadoras pintaron las caras de los peques y a continuación comenzaron a preparar sus pelucas de bolsas de plástico.

El martes fue el turno de decorar sus disfraces sumergiéndolos en el ultracolorido flower power, en lo que todos colaboraron con mucho entusiasmo, como refleja perfectamente el resultado final.

¡Amasar!

¡Amasar!

El miércoles, nuestros jóvenes pacifistas invirtieron su tiempo de clase en realizar sus símbolos de la paz, que vestirían a modo de medallones.

Por supuesto, el taller de cocina del jueves estuvo centrado en los postres típicos de carnaval, aunque como todo el mundo sabe, para estos menudos cocineros, lo realmente importante es jugar con la masa sin importar cual sea la deliciosa finalidad.

Finalmente, el viernes fue el día de la esperada fiesta de disfraces y nuestros hippies pudieron lucir todo el trabajo realizado durante la semana.

¡Qué rico huele Mogán!

Los niños y niñas de 3 años de han necesitado bastante material para crear su fragancia.

Los niños y niñas de 3 años de han necesitado bastante material para crear su fragancia.

Las educadoras del cole de Mogán han propuesto a su alumnado una actividad muy vinculada con el medio natural y con la que además estimularán su olfato: han elaborado bolsitas aromáticas y colonia de frutas. Divididos en dos grupos, los más pequeñines harán las bolsitas y los mayores la colonia.

Un trabajo meticuloso.

Un trabajo meticuloso.

Para elaborar su proyecto, los niños y niñas de 2 años han llevado al cole un calcetín y diversas plantas aromáticas que han recogido en el campo con sus familias, como lavanda, tomillo, romero… Además de disponer lazos, cuerda, diversos adornos y aguja e hilo (por parte de las educadoras).

 

Tan preciosos como agradables.

Tan preciosos como agradables.

Una vez en el cole, cada niño ha pintado su calcetín con temperas y lo ha rellenado con sus plantas aromáticas. Una vez listo, las profes han cerrado los calcetines y nuestros artistas los han seguido decorando para lograr unas preciosas bolsitas que desprenden un agradable olor allí donde se encuentren: su mochila, habitación o el coche de mamá y papá.

Esto no es solo machacar.

Esto no es solo machacar.

Los mayores han necesitado una botella pequeña de plástico, mortero, trozos de piel de fruta (naranja y limón), agua destilada, alcohol, embudo, cuerda, témperas y adornos.

Con ellos han comenzado machacando los trocitos de fruta mientras añadían agua destilada con ayuda de la educadora hasta lograr el olor deseado. Por otra parte, los niños y niñas de tres años han decorado su botella pintándola con témperas para después añadir algunas pegatinas de frutas. Finalmente, y con un poco de ayuda, han llenado la botella usando el embudo y su profe le ha dado el toque final a la mezcla con un poco de alcohol. Tras el último detalle con la cuerda, ahora podrán usar esta colonia cítrica y natural para el aseo en casa o el cole.

Cada botella con su toque distintivo y original marca de la casa.

Cada botella con su toque distintivo y original marca de la casa.