XOGOS POPULARES

Tuvimos una clase muy especial: nos la dieron cuatro abuelos y en ella aprendimos a jugar, pero a jugar con los juegos de cuando ellos eran pequeños.

El trompo, la rueda o el molinillo fueron algunas de las maravillas que descubrimos. Por cierto, no había nada, nada de plástico.

Los abuelos nos explicaron todo fenomenal, por lo que le entregamos un diploma de reconocimiento y agradecimiento por su clase magistral.

Esta entrada fue publicada en #confianza, actividades, Actividades en familia, noticias, sensibilización, Sin categoría, Sostenibilidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.