PROYECTO HERMANO PERRO, EN MARCHA

Desde que pusimos en marcha este proyecto, muchos alumnos con sus familias fueron a visitar y pasear a las mascotas de Villa Peixiño, llevaron regalos para sus ahijados e incluso apadrinaron alguno más con sus hermanos; y, últimamente, sospechamos que alguna familia está pensando en adoptar uno de los perritos de la protectora.

El Proyecto Hermano Perro empezó con unas sesiones de tenencia responsable de mascotas, que llevamos haciendo en el colegio desde hace tres años y este curso se amplió de un modo muy llamativo para el alumnado, sobre todo para los de Infantil.

Cada clase tiene apadrinado un perro de Villa Peixiño y, además de tener su foto en el aula y conocer su historia, los niños llevan a casa una mochila con un peluche igual al perro apadrinado y un libro hecho con todo el cariño por la “profe” Ibana, que cuenta cómo llegó el perro al refugio.

Estos libros nos cuentan como Done escapó del fuego y lo creyeron muerto cuando lo encontraron; como Looser fue encontrado lleno de garrapatas y “famélico”, con tanto miedo en el cuerpo que no es capaz de salir del refugio; y como Lagoon recuperó su vida después de un terrible abandono. Al final del libro tenemos una hoja especial que las familias que lo deseen, pueden cubrirla y acercarse con ella a Villa Peixiño para llevar al ahijado a pasear o compartir un fin de semana casero.
La intención de este proyecto es doble, además de colaborar con el refugio y ayudar en el bienestar del ahijado, las familias pueden ponderar el trabajo y el cariño que conlleva tener un perro en casa.
Estos son algunos de nuestros mini-padrinos en sus paseos con los ahijados, Isabel además del ahijado de la clase, convirtió a Kin en el ahijado de toda su familia.

Cuando los niños entregan de nuevo al perro en el refugio, después de un paseo responsable sin soltar al perro y recogiendo sus cacas, reciben un diploma de “Buen Padrino”.

El curso pasado también colaboramos con la protectora Villa Peixiño, recaudando fondos con la venta de libros usados donados por las familias y con la venta de chocolate con churros, en la celebración del Día del Libro.

Además, también reunimos entre toda la comunidad educativa, todo el pienso que veis en la foto. No me extraña que la voluntaria que vino a llevárselo, estuviera así de contenta.

Esta entrada fue publicada en Actividades en familia, Mascotas, Para alumnado, Para profesores, Recursos na rede, sensibilización, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.