ABANDO-NO

El final de curso es peligroso para el ABANDO-NO de mascotas; muchos niños piden de regalo un perro sin saber ni ellos ni su familia el trabajo que supone y, al acercarse el verano, no sabemos qué hacer con la mascota, ni con quién dejarlo durante nuestras vacaciones.

Por ello, queremos educar en la tenencia responsable de mascotas a nuestro alumnado.

Como continuación de la colaboración que comenzamos este curso con el refugio de animales Villa-Peixiño, durante la última semana del curso tuvimos a dos voluntarias, Cris Reina y Viki Lago, peluquera canina y especialista en terapia con perros, respectivamente, que nos vinieron a contar la historia de sus perros, Rom y Mimo. 

Rom y Mimo son perros abandonados por sus dueños que alguien encontró y llevó a refugios. Ellos tuvieron una segunda oportunidad y encontraron una familia que los cuida y dar todo su amor.

El alumnado de 4º EP. además de conocer la historia de Rom y Mimo, aprendieron que tener una mascota supone mucha responsabilidad: vacunas, chip de identificación, desparasitación interna y externa, cepillado y lavado del animal, lavado de sus ropas, comida, paseos con cadena, recogida de sus cacas, educación y sobre todo…amor.

Después de valorar si podemos cubrir todas las necesidades de nuestra mascota, debemos tener en cuenta que la mejor opción es adoptar. Comprar mascotas a los criadores supones ayudar a la explotación animal.

Las voluntarias, Cris y Viki, les contaron a los alumnos cómo se trabaja en Villa-Peixiño y las necesidades que tiene este centro, desde pienso, latas de comida, pipetas, etc. Todo el colegio colaboró y conseguimos recaudar pienso para llenar los asientos y los maleteros de dos coches.

Además este refugio permite apadrinar a cualquiera de los animales que se encuentra allí, de modo que los padrinos tengan la oportunidad de participar en el bienestar del animal apadrinado; por ejemplo: comprándole un collar antiparasitario, poder pasearlo o llevarlo a casa el fin de semana. Los padrinos pueden convivir con sus ahijados, comprobando todo lo que éstos necesitan y así evaluar en primera persona, el poder tener mascotas en casa.

El próximo curso vamos a aprovechar esta oportunidad educativa que nos ofrece Villa-Peixiño, proponiendo en el colegio que cada clase apadrine a un “Peixiño” y se responsabilice de su bienestar.

Esta entrada fue publicada en actividades, Actividades en familia, Mascotas, Para alumnado, Para profesores, Recursos na rede, sensibilización, Sin categoría, Sostenibilidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.