Entradas etiquetadas como ‘desarrollo rural’

BUSCANDO SETAS: EXPLORAR

viernes, octubre 15th, 2010

explorarLos hongos son habitantes misteriosos de nuestros prados y bosques. Aunque comparables a los vegetales por su estructura, constituyen un reino original, que se caracteriza fundamentalmente por su nutrición por absorción directa.

Su función en la naturaleza es muy importante en los ecosistemas debido a que deben obtener el alimento de materia orgánica muerta (saprófitos), colonizando a otros hongos o a vegetales (parásitos) o cooperando con otras plantas verdes de la que ambos obtienen beneficios (un tipo particular de simbiosis denominada micorriza). Los hongos superiores o macromicetos tienen dos partes distintas:

El micelio, formado por una serie de filamentos o hifas, generalmente de color blanco que viven bajo tierra entre el humus, madera muerta o rodeando raíces. Estos filamentos crecen de forma radial indefinidamente en todas direcciones, abarcando, algunos individuos, grandes extensiones.

La seta (cuerpo fructífero) germinan de algunos extremos del micelio saliendo al exterior, formando estructuras de color y forma muy variadas, de las que se desprenden decenas de millares de esporas que permiten la difusión de la especie. Algunas de estas setas son muy apreciadas desde el punto de vista gastronómico (otras, por su rareza, poseen un alto valor científico).

El ciclo biológico de estos hongos asocia su reproducción a épocas húmedas seguidas de temperaturas suaves (otoño y primavera) que permitan la maduración y dispersión de las esporas. Por ello estos días son especialmente adecuados para identificar los hongos y apreciar una biodiversidad que durante el resto del año permanece oculta.

El ritual coincide con un paseo por el monte y los prados a la búsqueda de las especies más valoradas por su valor culinario. Una vez recolectadas viene la tarea de la identificación alrededor de las cestas. Dado que hay un importante número de setas venenosas, algunas de ellas mortales, recordar que la causa de los envenenamientos no son las setas sino los consumidores irresponsables e ignorantes que se lanzan a la aventura sin saber lo que están comiendo.

Hoy existen numerosas asociaciones micológicas que organizan cursos y salidas al campo para recolectar ejemplares, guiados siempre por gente experta (micólogos) cuya formación está fuera de toda duda. Una serie de pautas además serían:

  • Respetar las especies que no conocemos
  • Respetar el monte y los bosques (y la propiedad privada)
  • Desconfiar de las apreciaciones precipitadas y falsos “conocimientos”
  • Conocer lo que se come y comer lo que se conoce
  • Evitar las falsas ideas sobre las setas tóxicas y su determinación.

Recordar que para mantener la producción de un producto tan ligado al medio natural es imprescindible conservar en buen estado los bosques autóctonos y desconfiar de las setas que crezcan cerca de basureros, carreteras o cauces contaminados o de terrenos en los que se hayan usado pesticidas.

ojd