BIODIVERSIDAD Y HUERTO ESCOLAR

Si a primera vista un huerto escolar no es más que una pequeña parcela, ecológica o no, cultivada por escolares, detrás de esa aparente simplicidad se esconde una experiencia enriquecedora, donde se desarrollan los valores ligados al medioambiente y se experimentan las dependencias que las personas tenemos del entorno y los ritmos de la naturaleza.
En muchos de vuestros centros tiene una gran tradición y en él, sin duda, han discurrido muchos de los mejores momentos por su alto valor educativo.

Además complementa la oferta educativa convencional con métodos y experiencias que sin duda enriquecen el aprendizaje y la formación del alumnado.
Se trata de una actividad participativa, que desarrolla el trabajo en equipo, en la que se informa, forma y educa, haciendo uso de técnicas sostenibles, y mostrando las diferencias entre los vegetales y su forma de crecimiento.
La fuerte carga motivadora que tiene el huerto al utilizar directamente objetos que se pueden manipular y que al experimentar con ellos nos transmiten sensaciones, con un ritmo distinto al del aula, permiten asimilar mejor los contenidos mediante la experimentación.
En nuestro proyecto sobre biodiversidad, el huerto juega un papel importante, desde el punto de vista formal creando nuestro huerto de aromáticas, jardín de los helechos, bulbos de primavera y otoño, rotación de cultivos y múltiples experiencias más.
Desde el punto de vista del ámbito social cumple el objetivo de comprometer al alumno en la asignación de tareas, asumir responsabilidades, aprender conceptos y procedimientos relacionados con los seres vivos. Les capacita, con el tiempo, para que puedan intervenir en la búsqueda reflexiva de soluciones a los problemas ambientales detectados.
La experiencia es adaptable a todas las edades, utilizar herramientas y manejar materiales, conseguir objetivos de producción más ecológicos, ayudar a los mas pequeños…

  • Preparación del terreno: volteo, cava, alisamiento, surcos.
  • Incorporación de abonos, fabricación de compost.
  • Siembra de semillas en los semilleros calientes e invernaderos…
  • Trasplante de plántulas arraigadas en semillero.
  • Riego: acolchado, por surcos, goteo
  • Mantenimiento: escardados, entutorado.
  • Tratamiento ecológico de plagas.

Son algunas de las muchas actividades que podéis incluir.

Eso si no olvidéis que hoy es el último día para la presentación de proyectos.

¡Apúntate aquí, rellenando el formulario!

 

Marcar como favorito enlace permanente.

3 comentarios

  1. Estoy muy de acuerdo con lo que dices. El huerto es una oportunidad magnífica que puede estar integrada perfectamente en todas las iniciativas escolares que tengan un significado verdadero para los alumnos. Noticias como la de Michelle Obama y su huerto en la Casa Blanca pueden enriquecer más el tema: lo convierten en algo universal.

  2. gracias por la pista Alfonso

  3. Pingback: ARRANCAMOS | blogmaestrovnat

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *